Una mirada al pasado cercano

En noviembre del año 2006, el dictador Sadam Husein era juzgado y sentenciado a muerte en la horca por una corte iraquí, después de ser hallado culpable de crímenes de lesa humanidad contra 148 chiitas iraquíes asesinados en 1982. Años antes, el 13 de diciembre de 2003, Husein había sido capturado después de que una coalición liderada por Estados Unidos invadiera Irak para deponer su régimen, acusado de ocultar armas de destrucción masiva y mantener vínculos con la red terrorista Al-Qaeda. El juicio a Sadam Husein ocurrió bajo el interinato de un gobierno de transición y concluyó con su ejecución, el 30 de diciembre de 2006.