Se compensaría la demanda global de energía con solo un 1% de tierras agrivoltaicas

La energía solar tiene el potencial de compensar una fracción significativa de las demandas de electricidad no renovables a nivel mundial, sin embargo, puede ocupar áreas extensas cuando se implementa a este nivel. Esta preocupación, así como por entonces fue biocombustibles versus alimentos, crece a nivel global, suponiendo que las grandes instalaciones de energía renovable desplacen otros usos de la tierra.
Una investigación del Departamento de Energía de los Estados Unidos, publicada en la revista científica Nature, analizó el potencial de los sistemas agrivoltaicos de doble uso. Estas producciones integradas pueden aliviar la competencia de la tierra para el desarrollo de la energía solar, creando una oportunidad productiva significativa para la sostenibilidad. Los resultados de esta sorprendente investigación así lo demuestran. 
La demanda mundial de energía se vería compensada por la producción solar sí incluso menos del 1% de las tierras de cultivo se convirtieran en un sistema agrivoltaico.
El modelo matemático que empleó el Departamento tuvo alcance global. Con él, se midió la eficiencia energética del panel solar y su potencial de producción de energía, dadas las condiciones locales de cada zona bajo estudio. Asimismo, el potencial de producción de energía solar se clasificó según el objetivo productivo de cada zona analizada.
La competencia potencial de la tierra entre la producción de energía y alimentos requiere una comprensión más profunda del recurso solar, dice el trabajo, a lo que además agregaron que la expansión global de la energía solar requerirá que se identifiquen tanto los desarrollos de infraestructura energética más sostenibles, como las ubicaciones de estos desarrollos.