Mensaje de Carbap para la corporación política

Comunicado de la entidad a propósito del nuevo incremento de la presión tributaria.

Los representantes de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap) solicitaron a los encargados “del Estado nacional, provincial y municipal que definitivamente hagan un ajuste de sus estructuras y que se deje de buscar metodologías recaudatorias que atentan contra el futuro de los argentinos”.

“Días atrás mediante el decreto 332/19 se materializo un incremento transitorio de la alícuota de la tasa de estadística de importaciones que va de 0,5% a 2,5%, es decir, un aumento de cinco veces su valor para una tasa que desde hace veinte años no presentaba modificaciones. El gobierno debe saber que este aumento de los costos de importación indefectiblemente los termina pagando el productor, ya que es sabido que el costo se traslada dentro la cadena siendo absorbido por quien produce”, advirtió Carpab por medio de un comunicado.

“El aumento de la tasa de estadística a las importaciones no deja de ser una mala noticias para los productores, ya que mientras se hable de supercosechadebe entenderse que no todo el campo es zona núcleo de altos rendimientos y que gran parte del norte del país se encuentra inundado, mientras que otras zonas afrontan una sequia importante que hace peligrar su producción”, añadió.

“De una buena vez los políticos deben entender que es fundamental para este país alcanzar el equilibrio fiscal, pero el mismo no debe lograrse aumentando las tasas e impuestos, sino que debe conseguirse disminuyendo el peso agobiante del Estado”, requirió la entidad agropecuaria.

Buena parte de los insumos empleados en el sector agropecuario son importados –fósforo, glifosato técnico, maquinaria e implementos agrícolas– con lo cual el aumento de la tasa de estadística impacta sobre los costos de producción del sector. “Argentina se hizo produciendo y la salida de la crisis tendrá su origen en el campo como motor de arranque de la economía, pero será necesario proveerlo de capital de trabajo accesible y disminuir la enorme presión tributaria que asfixia y paraliza al sector”, apuntó Carbap.

El aumento impositivo también perjudica la capacidad de pago de la industria aceitera argentina, dado que encarece la importación de soja proveniente fundamentalmente de Paraguay, la cual, al tener un mayor contenido proteico, permite compensar, en el proceso de elaboración de harina, la progresiva pérdida de tenor proteico que se viene registrando en territorio argentino.

A partir del martes de esta semana se dispuso que la importación de bienes para consumo interno y para procesar en el marco de régimen de importación temporaria pasarán a estar gravadas con una tasa de estadística del 2,5% hasta el 31 de diciembre de 2019.