La mente también necesita ponerse en forma

(por Fernando “coco” Maineri) 

¿Te olvidaste las llaves? ¿No recordás el número de celu? ¿Que tenías que hacer más tarde?…No te obsesiones por los pequeños olvidos, todos los experimentamos de vez en cuando. Son producto de la falta de atención y de no ejercitar las diferentes capacidades mentales. Especialmente ahora que nuestro ritmo de vida y sus facilidades están haciendo que no ejercitemos la memoria convenientemente:

Celulares que llevamos con nosotros a todos lados, agendas electrónicas, que nos recuerdan que es lo que tenemos que hacer en cada momento, con quien hemos quedado, a qué hora, nos avisan de fechas señaladas…

Todo esto hace que actualmente resulte más necesario que nunca estimular las diferentes capacidades mentales y por eso estamos en presencia de la revolución del entrenamiento cerebral: cada vez están más de moda los juegos y ejercicios que utilizan como soporte las nuevas tecnologías o los clásicos papel, lápiz, o algún elemento como estímulo extra.

Y no es una simple moda, existe un fondo científico que neurólogos y psicólogos están dando a conocer, a medida que aparecen nuevos descubrimientos sobre la forma en que funciona nuestro cerebro. Cada vez parece más claro que la estimulación del cerebro es un requisito para paliar y evitar los olvidos cotidianos del envejecimiento, así como numerosas enfermedades relacionadas.

  • Haz ejercicio físico: El ejercicio mejora tu capacidad mental tanto como la forma física. El efecto se debe al bienestar que produce el ejercicio y a la aportación extra de que proporciona el entrenamiento aeróbico, También estimula a la formación de nuevas células cerebrales. Así como el ejercicio físico mejora las cualidades mentales, el ejercicio mental mejora las cualidades físicas.
  • Come lo adecuado: La dieta afecta al modo en que piensas. Empieza por un buen desayuno, para reabastecer a tu cerebro de glucosa. Debe contener hidratos de carbono, cereales o pan integral, proteínas bajas en grasa, leche semidesnatada, y frutas. Los huevos son ricos en colina, clave en nuestra capacidad de memorizar. Las ensaladas fresca, ricas en antioxidantes para mantener a raya el envejecimiento cerebral producido por los radicales libres. Eliminar alimentos ricos en grasas trans, Aumentar la ingesta de pescado. Frutas secas. Y buen descanso.
  • Un cerebro entrenado: Cuando hay estímulos diversos y actividad física, la sinapsis se transmite de forma continua.

El estímulo constante de los axones mantiene sana la vaina de mielina, lo que mejora la conductividad.

La combinación de ejercicio y estímulo de los sentidos produce nuevas neuronas y conexiones. El cerebro mantiene una red flexible y joven con