La esencia de lo natural

(por Mónica Gómez)

Cada trabajo que realicemos en esta vida nos diferencia. Así como cada paso que damos, aun siendo corto, nos direcciona al rumbo deseado. Somos participes activos de nuestras propias decisiones, actores en cada elección. Muchas de esas conductas son propias de la inspiración de nuestra esencia, esa que nos educa a ser quien somos, en función de lo todo aquello que vivimos.
En la cocina la esencia de cada alimento se distinguen por los productos que lo componen. Depende directamente del ingrediente y de la naturaleza del mismo para lograr que el plato terminado nos represente. Elaborar el pan con nuestras manos es sinónimo de perpetuar un acto patrimonial y volverlo vigente. Es a partir de esa condición que los que cocinan tiene que encaminar su vocación. Valorar ese proceso primitivo pero a la vez noble que es realizar el pan con nuestras manos. La elección de cada ingrediente se determina por nuestra naturaleza y es en función de lo que nosotros deseamos brindar en ese pan.
Muchos son los que revalorizan el esfuerzo de realizar este proceso día a día en cada hogar. Seleccionar cada ingrediente, amasar y hornear este alimento loable, son los factores que dan la naturaleza de la gastronomía. En el proceso por mantener una alimentación consiente y más orientada a los orígenes el proceso de elección de las harinas son fundamentales para destinar los factores nutricionales de los alimentos que lleve a la mesa. La gran variedad que hay en el mercado es paralelo al aumento en la demanda. Muchos son los elementos que tengo que se reconocen en la harina Milpa, producida en la ciudad de Puan.
Desde hace 9 años esta familia de productores está radicado en un campo familiar al sur de la provincia de Buenos Aires, siempre realizando diversas actividades como viveros, huerta ganadería y agricultura manteniendo un punto de vista agroecológico con el fin de producir en armonía con la naturaleza y el ambiente. Habiendo conocido diversos proyectos de la zona relacionadas con la producción de harina, esta familia se inclina a la elaboración de harina integrales agroecológicas. Viendo que la producción del grano de trigo agroecológico por sí mismo no tenía el valor propio de este proceso decidieron adquirir un molino a piedra y otorgarle el valor agregado al producto. Desarrollaron una harina integral de trigo agroecología de molienda manual y con altos valores nutricionales.
La particularidad de este producto tan vital en el día de la cocina es que no solo lo comercializan al público sino que principalmente la consumen a diario en su hogar. Eso les da la gran satisfacción de saber que los alimentos que llevan a la mesa están elaborados con productos que ellos mismos producen sin químicos.
La producción de un alimento consiente se impulsa a raíz de estos productores que aportan dedicación y esfuerzo en la esencia de cada ingrediente. Para que todos los días puedas deleitarte con pan realizado por vos, no podes perderte esta receta.
PAN INTEGRAL
Necesitas:
Harina integral orgánica 500 gr.
Levadura fresca 30 gr.
Azúcar integral 1 cta
Aceite de oliva 50 cc
Miel 1 cta
Semillas varias
Sal 20 gr.
Procedimiento:
Volcar la harina con la sal en la mesada, hacer un hueco en el centro y disponer todo los ingredientes. Unirlos y amasar por 10 minutos. Dejar descansar el bollo por 30 minutos, llevarlo a la mesada nuevamente y desgasificar la masa con los dedos. Estirar con palote en forma rectangular, enrollar y colocarlo en un molde de pan lactal o en una budinera. Rociar con agua y colocarle las semillas. Tapar y dejar leudar hasta que duplique su volumen. Llevar a horno precalentado por 35 minutos.