General Rodríguez: El intendente y sus funcionarios trabajarán ad honorem

El intendente de General Rodríguez, Mauro García, se sumó al grupo de jefes municipales y dirigentes que anunciaron medidas de ajuste político, y anunció que él y todos sus funcionarios trabajarán ad honorem en respuesta a “la difícil situación económica”.

“Esta medida solidaria de la dirigencia política del municipio es en respuesta a la difícil situación económica de General Rodríguez, que supera los 40 millones de déficit”, se indicó desde la administración de García, dirigente del Frente de Todos.

Y remarcó que “la deuda flotante del municipio asciende a los 300 millones de pesos y posee un déficit de cuenta corriente de 80 millones”.

Según informó el municipio, García debió “afrontar 27 millones de pesos de deuda a Edenor y la falta de pago de cuatro meses de recolección de residuos, entre otras cosas”.

“Esta medida de García y sus funcionarios permitió asegurar el pago de sueldos, aguinaldos y del bono navideño para los empleados de la comuna y además poner en funcionamiento varias áreas que quedaron desmanteladas durante el Gobierno anterior de Darío Kubar (Cambiemos)”, agregó.

Tras las fuertes críticas por haber exceptuado los regímenes especiales de la suspensión de la movilidad jubilatoria por 180 días, el Gobierno anunció un plan de ajuste del gasto político. El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, dijo que el Ejecutivo prepara una reducción de asesores. Además, los diputados y senadores nacionales congelaron sus dietas por 180 días.

En sintonía con la promulgación de la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva, tres intendentes de la provincia también tomaron medidas como la de García.

Guillermo Britos, de Chivilcoy; Ricardo Móccero, de Coronel Suárez; y Alberto Gelené, de Las Flores, se sumaron al gesto: los primeros dos congelaron sus sueldos y el tercero renunció a percibirlo.

(DIB) FD