El vigilante, emblema nacional

(por Mónica Gómez)

Cuando hablamos de cocina de tradición, tendemos a dividir  por regiones la gastronomía. Integramos los productos por zona, ya que nuestro extenso país nos brinda un surtido de productos en cada provincia. La particularidad de la cocina del norte no es la misma que la del sur. Sus elementos se orientan a resaltar los productos que dado a las características climáticas ofrece el suelo. Hay en referencia ciertos ingredientes y recetas que se pueden encontrar recorriendo el país, tal como las empanadas, el dulce de leche o el indiscutido asado argentino.

Todo aquel que pisa suelo patrio está obligado a llenar su paladar de estas propuestas que nos identifican. Pero no somos solamente los que preparamos el mejor asado, las más ricas empanadas, sean salteñas o tucumanas, ni el Malbec mas premiado. Nuestra gastronomía tiene mucho que ofrecer, las papas andinas, los tomates mendocinos, las navajas de atlántico, los corderos patagónicos e infinidad de ingredientes que crecen en tierra fértil. Cada rincón tiene su emblema en la cocina y es fundamental dar a conocerlo. Atesorar las preparaciones que lo enaltecen y promover su consumo diariamente para que al ser parte de nosotros pueda ser parte de nuestra tradición.

La gastronomía de un pueblo se hace atreves del tiempo junto con la historia. Y se mantiene como parte de la cultura para identificar sus costumbres, una de estas es el postre que trae consigo una historia. Se cree que el dulce de Batata que conforma el tan conocido y comúnmente llamado vigilante, fue creado en un convento en la provincia de Buenos Aires por el 1920, prosiguiendo a su antagonista dulce de membrillo. Un poco de historia que relata el libro de Daniel BalmacedaLa comida en la historia Argentina” cuenta como la historia es atravesada  por la gastronomía regional. “Juan Bautista Alberdi” era un entusiasta consumidor de queso con dulce, según registros de 1843. En 1890, cuando al final de la comida se optaba entre café o postre, este último era, por lo general, queso y dulce. La popularidad de esta combinación lo llevó a ostentar el título de “postre nacional”. Además del consabido “vigilante”, en un principio con dulce de membrillo y luego ampliado al fresco y batata.

Para re versionar el postre hoy les traigo la receta de Torta de Queso y Dulce 

Necesitamos:

  • Azúcar 180gr
  • Queso ricota 100gr
  • Manteca pomada 65gr
  • Ralladura de 2 limón
  • Huevos 2
  • Harina 380gr
  • Polvo para hornear 8gr
  • Jugo de limón 150cc
  • Dulce de Batata 200gr

Preparación:

                Batir la manteca pomada con la ricota y el azúcar, incorporar los huevos y ralladura de limón, mezclar con los secos tamizados y terminar con el jugo de limón. Disponer la preparación en un molde y colocar en la superficie el dulce de batata cortado en cuadraditos. Cocinar en horno a 180 ° por 40 minutos.