El poder del Ajo

(por Mónica Gómez)

Toda gran aventura comienza con una pequeña actitud de cambio. Ese empujón es ínfimo y a la vez es la chispa que activa todo. Nosotros tenemos ese poder de cambiar, cada cosa que se nos proponga, siempre que contemos con ese destello. Los cambios en nuestra alimentación son consecuencia de una actitud que nos influencia del otro. Queremos hacerlo en post de nosotros mismo, no para complacer al resto, aun así necesitamos comprender el porqué. La naturaleza es quien tiene las respuestas, escuchar de ella lo que nos manda es alimentarnos de forma consiente y en pos de nuestra salud.
Cada estación nos marca el camino de los alimentos que nos aportan los nutrientes esenciales para la época. Conocerlos, aprender de cada uno y consumirlos es esencial. Manteniendo un compromiso con el producto que más cercano este de nuestro lugar, colaborando con la producción local y fomentando el trabajo rural en cada región. Las actividades ligadas a las producciones agrícolas muchas veces son una gran fuente de la economía regional y es necesario fomentarlas desde los pequeños productores, impulsando la producción de insumos locales.
Todo el trabajo que hagamos por conocer nuestros alimentos va a ser la recompensa de mucha personas que trabajan bajo la estacionalidad. Se va a sentir en el medio ambiente, en la tierra y en el proceso de siembra y cosecha. Consumir en temporada no solo ayuda a nuestro patrimonio, sino que también a las economías regionales. Tal como sucede con la producción de Ajos en Mendoza, esta labor prácticamente manual es el gran impulso del mercado productivo de la provincia. Siendo la afluente del 90 % del ajo que se consume en el país y lo cultivan más de 2 mil agricultores, se convirtió el tercer exportador de ajos al mundo. Este producto cuenta con una gran calidad reconocido por los mercados competidores.
La labor moviliza una gran cantidad de recursos, ya sean mano de obra o capital. Los jornaleros que están presente en la cosecha tienen como tarea principal la obtención de un producto firme, que no contraiga humedad después de la limpieza y que su frescura se mantenga hasta el momento del uso. Muchos son los recaudos previos y pos a el momento de cosechar el bulbo pero su obtención tiene como fruto una fuerte fuente de trabajo.
Reconozcamos en cada producto no solo su aspecto nutricional sino también el valor comercial que beneficia a las poblaciones y activa las economías locales como sustento de vida.
El ajo es un producto noble que hace tiempo se está reivindicando y retomando su lugar en la cocina. Hoy para que lo incorpores de otra manera, te presento la receta de
PAN FOCACCIA DE AJOS
Necesitamos:
Harina 500gr.
Agua 350cc.
Aceite de oliva 50cc
Levadura seca 4gr.
Azúcar 1 pisca
Sal 12gr.
Ajos 8 dientes
Tomates cherry
Romero y sal gruesa
Leche y laurel
Procedimiento:
Disponer la harina con la sal en un bowl y en el centro incorporar la levadura el azúcar, el agua tibia y el aceite. Mezclar y formar una masa como la consistencia de un engrudo. Taparla y llevar a heladera por 1 hora. Cada 20 minutos sacarla y realizar 6 dobleces con las manos con aceite para que no se nos pegue la masa. Después de ese tiempo, poner en una asadera cuadrada y estirarla con la mano, haciendo Hoyos en la masa con los dedos, allí poner los ajos que previamente los hervimos en la leche y el laurel. También los tomates y el tomillo. Terminar espolvoreando con sal gruesa por toda la superficie. Llevar a horno fuerte 220° por 40 minutos o hasta que este dorado por los bordes.