Cultivos de verano: Las lluvias mejoraron las reservas de agua

Las precipitaciones de las últimas semanas contribuyeron a una mejora en las reservas de agua en el suelo para cultivos de verano, tanto lo que ya se sembraron como los que se van a hacer dentro de los manejos tardíos o de ‘segunda’.

En tanto, “no se esperan eventos significativos de lluvias para los próximos 14 días”, reveló hoy un informe del Instituto del Clima y Agua del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria.

Las últimas estimaciones muestran reservas adecuadas u óptimas en la región Pampeana, sin embargo, en el oeste de la misma, las reservas continúan regulares o escasas, y en sequía en el extremo oeste”, indicó el informe

Además, las temperaturas mínimas y máximas promedio fueron, en general, más altas que el promedio para la época, lo que sumado a vientos fuertes en algunas áreas, contribuyó a aumentar la demanda de agua de los cultivos” resaltó.

Respecto del trigo, en el norte de la provincia de Buenos Aires es el que mejores condiciones de cultivos presenta, destacó el relevamiento, que indicó que “puntualmente, el noroeste presenta lotes con excelente estado y se esperan buenos rendimientos. En esta zona el cultivo se encuentra en etapas de llenado, mientras que en la porción noreste, algunos planteos aún están en antesis (floración)”.

El Inta detalló que “la situación más crítica sigue siendo la del centro-oeste y sudoeste, ya que en esa franja la condición de los cultivos es mala a muy mala con bajos rendimientos potenciales.
“Solo en zonas puntuales, de acuerdo a como fueron sucediendo las lluvias de manera localizada, se observan cultivos en mejores condiciones”.

En el sudeste, “el cultivo se encuentra en estado de bueno a muy bueno según la zona y transita etapas desde antesis a llenado de grano, mientras que la zona centro-sur es muy heterogénea en cuanto a condición de cultivo, observándose planteos buenos a muy buenos y otros en donde se evalúa el secado químico o el pastoreo”.

La siembra de girasol ha finalizado en el sudeste bonaerense, en tanto que el centro-oeste, se avanzó en dicha labor pero a ritmo lento, debido a la falta de humedad en el suelo para satisfacer la demanda de la germinación y primeras etapas. En el centro-sur, la condición es similar pero con un déficit hídrico algo mayor”, destacó el informe del TA.

Más adelante el TA puntualiza que “en las zonas maiceras del norte de Buenos Aires, se finalizó con la siembra temprana y los lotes emergidos se encuentran en buen estado de crecimiento. Se realizaron fertilizaciones nitrogenadas y deberá evaluarse la situación de cada lote en cuanto a refertilización de acuerdo a como vayan ocurriendo las lluvias. En la zona central, se sigue avanzando en la siembra y hacia el oeste, en algunos lotes se observan signos de estrés hídrico incipiente. En el centro-sur y sudeste, sigue avanzando la siembra con buenas condiciones de humedad de suelo y de cultivo en aquellas zonas donde ya emergió”.

Por otra parte, se informó que la siembra “se ha generalizado en toda la provincia y hay campos en donde se ha completado el 90% de la superficie destinada. La zona más atrasada en cuanto a siembra es el centro y el centro-oeste, principalmente debido a la falta de agua en el suelo, mientras que en el sudeste se siguió avanzando con la siembra y ya se ven lotes en emergencia. En todos los casos, la condición del cultivo es buena”.