Traverso cuestionó el intento de sacar por decreto la ley de semillas

El Gobierno había iniciado una convocatoria para empresas y entidades agropecuarias. Para el senador de Unidad Ciudadana, se busca favorecer intereses de grupos concentrados.

El senador provincial Gustavo Traverso (Unidad Ciudadana) salió a cuestionar el intento del gobierno nacional de avanzar con modificaciones a la ley de semillas por decreto, en medio de un debate trunco en el Congreso y con fuertes intereses de diversos sectores en el asunto.

 

De hecho, el Gobierno había realizado una convocatoria a entidades agropecuarias y empresas semillas para las 13:45 de este miércoles para anunciar un decreto al respecto. Sin embargo, unas horas antes desistió del asunto.

 

El legislador bonaerense oriundo de Junín cuestionó el intento. “El Gobierno Nacional en su retirada le entrega un paquete de millones de dólares a las corporaciones agroexportadoras, en detrimento de los pequeños productores”,sostuvo.

 

Según publicó La Nación, el Gobierno tomaba como base en el decreto el dictamen que había tenido aprobación de la Cámara de Diputados de la Nación pero que no había llegado a tratarse en el Senado por falta de acuerdo con la oposición.

 

No obstante, el texto del decreto a firmar excluiría aspectos que no eran del agrado de las entidades agropecuarias y las firmas del sector como la desgravación de Ganancias para la compra de semillas. También se había visto mal por parte del sector industrial la inclusión de la prohibición de controles privados.

 

La necesidad de una ley de semillas actual es un debate pendiente pero hay varios intereses en juego. La actual normativa data de 1973 cuando había solo 400.000 hectáreas de soja; hoy son 18 millones. La industria semillera en la actualidad reclama la aplicación de tecnologías.

 

En su momento, Traverso había cuestionado con fuerza el debate que se había dado en el Congreso. “Si este proyecto se transforma en Ley lo único que van a lograr es monopolizar aún más la actividad”, había manifestado en diciembre de 2018 cuando ya había tenido dictamen en comisión el proyecto que luego fue aprobado.

 

“Lo que se busca es beneficiar a tres grandes multinacionales en prejuicio del pequeño y mediano productor. Si este proyecto se transforma en Ley lo único que van a lograr es monopolizar aún más la actividad,  el Estado perderá su potestad de control y certificación, como así también  el derecho de investigación y desarrollo”; enfatizó.

 

En esa  línea, recalcó: “Le están transfiriendo la potestad de control  y certificación de exportación de granos y subproductos a las propias multinacionales que son los proveedores de la biotecnología.  De aprobarse esta Ley Argentina corre riesgo de perder la soberanía y la seguridad alimentaria”.

(Cuestión Política)