Pergamino: La furia de la naturaleza

Un violento temporal de viento y granizo se descargó el miércoles por la noche sobre el norte de la provincia de Buenos Aires y provocó importantes destrozos en Pergamino y Carmen de Areco, evacuados y suspensión de clases. Además del tamaño de las piedras de hielo, semejantes a pelotas de tenis, lo que llamó la atención fue la duración de la tormenta, de unos 15 minutos. Quedaron afectados decenas de vehículos vidrieras, marquesinas, toldos, persianas, techos de chapa y hasta se taponaron desagües por la acumulación de hielo, que en algunos lugares formó verdaderos ríos helados. La tormenta que también afectó a otras ciudades como Junín, Chacabuco Mercedes y Arrecifes, aunque con menor intensidad.

Según La Opinión de Pergamino, todo comenzó a eso de las 20. Después de varios minutos de tormenta eléctrica y un cielo amenazante, se abatió un fuerte temporal con lluvia y enormes piedras que duró casi 15 minutos sin interrupción. A priori hubo decenas de vehículos afectados, vidrieras, marquesinas, toldos, persianas y techos de chapa. También se supo de taponamientos de desagües producto de la acumulación de hielo. Recién esta mañana se iba a conocer el impacto del fenómeno en el campo. Se temía por pérdidas en los sembradíos de trigo, ya complicados por la persistente sequía.

En videos y fotos subidos a redes sociales por usuarios de Pergamino se ve la gravedad de la situación. En un video, se ve cómo una calle se convirtió en un virtual “río de hielo” a la cual le caen piedras de granizo de gran tamaño. Algunas zonas se quedaron sin luz y, al verse afectadas en consecuencia las bombas de extracción, otras se quedaron sin agua.