28.6 C
Nueve de Julio
sábado, 27 noviembre, 2021

Musculación de los muslos y de los glúteos

(Por Prof. Fernando “Cocó” Maineri)

Es bastante común decir que el trabajo de los muslos es indispensable en todo programa de puesta en forma.  El refuerzo del tren inferior condiciona el resto de la motricidad.

La flexión de los glúteos y de las rodillas, tronco bien colocado, es un gesto deportivo básico que se ve facilitado por una buena musculatura del tren inferior.

Los músculos que componen el muslo son, por delante, anterior, el cuádriceps, individualmente recto anterior, vasto interno, vasto externo, tensor de la fascia lata.

Es una articulación que cuenta con todos los movimientos posibles, en todos los planos de movimiento del cuerpo humano. Flexión, extensión, circunducción adelante, circunducción atrás, aducción, abducción, rotación interna, rotación externa.

El tren inferior, las piernas, son palancas y musculos muy importantes en el cuerpo humano.

Las piernas, muslos, son nuestra independencia, quienes nos permiten movilizarnos, movernos, de un lado a otro.

Es por ello la importancia del cuidado y entrenamiento, fortalecimiento del tren inferior. Importan te para cualquier tipo de actividad deportiva, desde deportes individuales a colectivos. Y como medio de locomoción y apoyos, palancas.

La locomoción es su naturaleza por excelencia, caminar, correr, y los cambios de nivel, que nos permiten mover, acomodar nuestro centro de gravedad y masa corporal.

Las piernas son nuestras vigas donde se apoya el cuerpo y quien se encarga del traslado y el movimiento en general.

Los trabajos de fuerza normalmente se realizan sobre bases estables, tierra, suelo. También se puede estimular en bases inestables, como desarrollo del equilibrio, propiocepción, rehabilitación, etc. Los músculos que componen la triada de fuerza y movimiento, son lo ya nombrados, los isquiotibiales, Por detrás, posteriores, individualmente semimembranoso y semitendinoso, que junto al glúteo tienen el poder del inferior y zona media

La parte inferior de las piernas, con los músculos peroneos, tibilaes y el tríceps sural (por detrás) o gemelos, se encargan de todos los movimiento. Unidos el muslo a la pierna por las diferentes inserciones de todos estos músculos, donde se observa La Rodilla: aparentemente el funcionamiento de la rodilla es sencillo: flexión –extensión  de la pierna sobre el muslo.

Pero las superficies óseas involucradas no se encajan de manera perfecta, como en la cadera. El fémur se parece a una especie de diábolo cuyas mejillas ruedan  sobre las correspondientes superficies de la tibia, pero estas superficies tibiales son casi planas, de donde resulta una incongruencia entre ambos huesos que es atenuada por los meniscos.

Las superficies articulares se mantienen una frente a la otra mediante ligamentos laterales, solidos, que impiden el juego lateral y los ligamentos cruzados que se contraen o extienden según el grado de flexión, y que mantiene la articulación en sentido antero-posterior. Estos ligamentos tienen un papel pasivo y no pueden por si solo asegurar la estabilidad bajo esfuerzo.

Esta estabilidad se verá asegurada por los musculos, los cuádriceps sobre todo, pero también los isquiotibilales, de aquí la importancia del mantenimiento de estos musculos sin los cuales la rodilla no podría hacer frente a los esfuerzos mecánicos que la requieren.

Es así que numerosos pasos postoperatorios pueden ser tratados eficazmente con los ejercicios de musculación previamente descriptos-

Desgraciadamente ciertos casos dolorosos prohíben toda flexión de la rodilla. En flexión, la cara posterior de la rótula es aplicada por los cuádriceps contra la garganta del diábolo femoral con tanta más fuerza cuanto más pesada es la carga. Si los cartílagos involucrados están algo deteriorados por un traumatismo anterior, o por un desgaste prematuro, la presión va a aumentar el desgaste y el dolor percibido será mayor. En este caso la musculación no podrá hacerse más que en extensión: levantar las piernas extendidas, isométrica en el extensor de la pierna. Por otro lado todo el trabajo en flexión (dorsal del muslo) podrá realizarse sin problema.

Ejercicios básicos para el trabajo de las piernas:

Sentadillas (squat) Medias sentadillas. Sentadillas en máquina y Hack. Sentadillas a una pierna.

Prensas. Máquinas para isquiotibiales (femoral). Peso muerto. Extensiones de pierna (cuádriceps)

Glúteos en máquina de pie. Circuitos para glúteos. Aductores. Abductores.

Rotadores. Bombas de gemelos. Triple amenaza, etc.

Prof. Fernando “Cocó” Maineri

Últimas noticias

La Coalición Cívica celebró sus primeros 20 años

En la localidad de Open Door, y en el marco de su Asamblea Federal, la Coalición Cívica celebró sus...

Noticias relacionadas