Los medicamentos son un bien social

(Por: Ignacio “Nacho” Palacios, Dirigente de la UCR de 9 de Julio)

Como tal deben estar cerca de quien lo necesite, para esto es condición sine qua non que haya una farmacia con un profesional a cargo que nos lo dispense, nos informe sobre efectos secundarios, nos indique como conservarlo y nos dé la confianza para llamarlo por alguna duda, entre otras cosas.

El servicio que brindan las farmacias de barrio constituyen la red más extensa que tiene el sistema de salud en Argentina. En la provincia de Buenos Aires, la Ley 10.606 regula el ejercicio de la profesión farmacéutica, la distribución de las farmacias y garantiza que el acceso de los medicamentos sea de manera racional a todo el pueblo y de forma equitativa.

Por su condición de bien social, la actividad farmacéutica no puede ser sujeta a las reglas del mercado y sí a un régimen legal especifico que garantiza un servicio acorde a un centro de salud, lo cual corresponde a priorizar las necesidades de la población por sobre cualquier interés comercial o económico.

La salud no puede ofertarse en campañas de marketing “2×1”, se trata de salud pública y del bienestar de las personas que requieren algún tratamiento médico.

Estoy convencido que para ofrecer este servicio, quien quiera comenzar con esta actividad, debe cumplir la norma vigente, como lo hacen actualmente todas las farmacias del partido de 9 de Julio.