Libra: la moneda de facebook

¿Se reinventará el dinero?

La red Zuckerbergaspira a que esta nueva divisa sea un eslabón principal para la era de Internet y en foco de los países en vías de desarrollo.

(Lic. Gonzalo Merlo – GH Soluciones)

Facebook lanzará en 2020 su propia moneda: libra. Los usuarios de WhatsApp y Messenger podrán intercambiar dinero desde su billetera digital y Facebook también ofrecerá el servicio como una app independiente.

En el documento de presentación dice que el objetivo central de esta nueva divisa será facilitar el intercambio de dinero en el mundo en desarrollo: “1.700 millones de personas no tienen una cuenta bancaria, un 31% de la población del mundo”, dice la compañía en la web de presentación del proyecto. Libra aspira a llegar a esos usuarios, donde pueden ahorrar, pagar y enviar transferencias. Sobre el precio de los envíos, Facebook solo dice que será “sin costos o a muy bajo costo”.

La compañía ha presentado su nueva moneda con un vídeo centrado en países en vías de desarrollo, donde aparecen Manila y Ciudad de México y apenas hay una persona blanca. El lanzamiento ha sido a una hora en la que en Estados Unidos duermen, pero el resto del mundo está despierto. Es un mensaje evidente de que el país de origen de Facebook no es la prioridad de libra, cuya sede legal estará en Suiza.

Con la expectativa de crear una revolución en el sector financiero, la compañía que preside Mark Zuckerberg dice que ha llegado la hora del “Internet del dinero”, como si fuera la siguiente etapa tras el “Internet de las cosas”. En la última conferencia de Facebook para desarrolladores, el fundador de la compañía dijo que “debía ser tan fácil enviar dinero por la red como lo es mandar una foto”.

La esperanza de Libra es reunir varios beneficios, logrando que unidos la lleven a ser dominante: fácil de crear, menos comisiones, más accesible a gente sin cuenta en bancos tradicionales, más resistente y expansiva gracias a la descentralización.

En la presentación de Libra, que es el nombre de la empresa subsidiaria de Facebook que proporciona servicios financieros, la compañía aporta un documento inicial donde establece los principios que tendrá la moneda: “Una criptomoneda de baja volatibilidad, basada en blockchain descentralizado con el objetivo de crear una nueva oportunidad para la innovación de servicios financieros responsables”.

Facebook ha creado su blockchain para gestionar libra. Blockchain es un sistema de servidores compartidos mantenidos por grupos independientes que certifican las transacciones que ocurren en esas redes. Libra estará apoyada por una reserva real –la reserva libra– y podrá cambiarse por otras monedas reales basado en una tasa estable de cambio. La estabilidad es clave para el éxito: los usuarios no emplearán libra si creen que al día siguiente puede valer un 10% menos.

“Para ayudar a dar confianza a la nueva moneda y conseguir una mayor adopción en sus inicios, será apoyada por una colección de recursos de baja volatibilidad, como depósitos bancarios y valores públicos a corto plazo de monedas de bancos centrales estables”; en lugar de apoyar libra con oro, como lo hacen los billetes de un país,donde pueden cambiarse por recursos reales. Este detalle es el que más aleja a esta nueva divisa de las criptomonedas comunes, como bitcoin, que no tienen una reserva detrás y su tasa de cambio varía con facilidad.

Las dudas con la privacidad

La privacidad de los datos es una de las preocupaciones de Facebook de cara a que su moneda tenga exito: “Aparte de casos limitados, Libra no compartirá información financiera o de la cuenta con Facebook o cualquier tercer actor sin el consentimiento del cliente”. Libra será una empresa independiente de Facebook.

Esos “casos limitados” incluirán, además de prevención de fraudes y facilitar el funcionamiento del servicio, un aspecto que Libra llama “datos globales” y que explica así: “Libra puede compartir datos globales con Facebook terceros, relacionados con el rendimiento de sus productos y servicios. Un ejemplo sería un gráfico donde aparezca el número total de usuarios del servicio. Libra usará técnicas para prevenir que los datos globales se puedan vincular con una persona”.

Pero como suele ocurrir con los términos de servicio siempre hay algo más: “Si alguna característica de los productos de Libra puede personalizarse o mejorarse con datos de Facebook, primero obtendremos el consentimiento de los clientes para compartir los datos relevantes con Libra”. La petición de permisos en el pasado no ha sido precisamente un ejemplo de buenas prácticas. El ejemplo que pone Facebook de qué datos pueden ser útiles también es significativo: “Es posible que las personas decidan importar su lista de amigos de Facebook en Libra para facilitar el envío de dinero. Esta importación no se producirá de manera automática: obtendremos el consentimiento del cliente dentro del producto”.

La dirección de libra correrá a cargo de la Asociación Libra, basada en Ginebra (Suiza), y que estará formada por los socios de Facebook en esta aventura. La compañía espera tener hasta 100 empresas con nodos asociados al proyecto cuando se lance al mercado en 2020, pero de momento ya hay nombres impactantes de varios sectores: Mastercard, Paypal, Visa, Booking, eBay, Spotify, Uber, Vodafone, Coinbase, Kiva o Women’sWorldBanking. Su objetivo será “coordinar y proveer de un marco al gobierno de la red y dirigir los préstamos de impacto social en apoyo de la inclusión financiera”. Cuando la red esté completa, el poder de Facebook en la Asociación Libra será del 1%.

Entre los socios de momento no están las otras cuatro grandes empresas tecnológicas Apple, Amazon, Microsoft o Google.

Facebook mantendrá privilegios de dirección del proyecto durante 2019, pero una vez se lance será uno más entre sus fundadores: “Facebook, y sus empresas afiliadas, tendrán los mismos compromisos, privilegios y obligaciones financieras como cualquier otro miembro fundador. El rol de Facebook en el gobierno de la asociación será el mismo que el de sus iguales”.

Los usuarios de criptomonedas

Libra tiene pocas características que vayan a satisfacer a los usuarios habituales de criptomonedas: “La gente que utiliza este tipo de monedas valora la libertad de no necesitar un banco para operar. Facebook no es la empresa con mejor reputación para eso y menos junto a muchas otras empresas que verán todas las operaciones de la red”, dicen los expertos en criptomonedas.

Pero sí puede ser “un paso positivo” para los mercados en desarrollo. La preocupación ahora por los ingresos con Libra no parece la prioridad ante la posibilidad futura de convertirse en el gran banco de las personas que no tienen banco. “Si de momento el mercado que intentan atacar es el sector de envío internacional de dinero como Western Union, tienen mucho margen para ganar algo con comisiones”.

Las dudas de fondo siguen estando en qué información sabrá este grupo de empresas que controlan los nodos: “Esa información es muy valiosa. Puede ser que solo vean que alguien llamado pepito15 ha mandado dinero a Juanperez02, pero si uno de los dos hace la transacción desde su Facebook, quizá Facebook sí sabe”. El foco en países en desarrollo –donde la privacidad no es su principal preocupación– puede hacer que estos retos no afecten tanto al futuro de libra.

Otra de las acusaciones tradicionales de las criptomonedas que Facebook propone evitar desde el principio es su uso ilegal: “Libra implementará un programa eficaz para combatir el lavado de dinero y la financiación del terrorismo”.