10.3 C
Nueve de Julio
lunes, 23 mayo, 2022

Juntos… ¡¡¡Pero diferentes!!!

(Por DHC Arístides Garlo Paz)

La cuarentena ha obligado en muchos  casos a convivencias que nos han hecho evidentes. Alguna cosas que sabíamos pero nos faltaba el botón de muestra: “la mujer y el hombre son diferentes”. Ni mejor, ni peor, diferentes. Por supuesto los dos pertenecen a la misma especie, pero viven mundos diferentes, con diferentes valores y normas divergentes.

Hay algunas diferencias que resultan obvias… por ej. Cuando en un bar un hombre decide ir al baño, lo hace por una sola razón, en cambio las damas lo pueden utilizar como  sala social, para arreglarse, hasta podrían hacer “una amiga en el baño”. Se imagina Ud. a un hombre diciendo…– ¿Cacho me acompañás al baño?

Como en este ejemplo, las mujeres en general critican a los hombres por ser insensibles y descuidados, por no comunicarse, por dejar la tapa del inodoro levantada… y los hombres  critican a las mujeres por su forma de conducir, por hablar demasiado y por dejar baja la tapa del inodoro.

Parece que los hombres nunca encontramos nada y la mujeres pueden entrar a una sala llena y hacer inmediatamente un comentario sobre cada uno de los presentes.

Esto solo quiere decir que hombres y mujeres hemos evolucionado diferente. A principio de la historia los hombres eran cazadores, y las mujeres recolectaban. Los hombres tenían la obligación de proteger a su prole y  las mujeres se encargaban de criar a sus hijos y como consecuencia de estas actividades diferentes, sus cuerpos y cerebro evolucionaron con distintas capacidades.

Por si todavía hay algún desprevenido, estoy  refiriéndome a condiciones innatas de la mujer y el hombre y no a los derechos políticos y morales y no está demás aclarar que diferente no es lo mismo que desigual. Igualdad quiere decir ser libre para tomar propias decisiones y diferentes conlleva el concepto de que tienen objetivos diferentes.

El hombre está sentado y la mujer percibe que algo está pasando y en cambio el hombre necesita una evidencia física, un llanto, un grito… en cambio la mujer percibe rápidamente porque como madre está entrenada para notar inmediatamente cambios de actitud y comportamiento del bebé, es lo que se llama “ intuición femenina” , por eso cuando intentamos esconder algo fracasamos.

Por la composición de los ojos, las mujeres detectan mejor los colores y los pueden describir con más detalles, pero además tiene mejor visión panorámica, en cambio el hombre, por arte de cazador, tiene desarrollado la visión “Túnel”, que le permite mirar a distancia.

En cuanto al oído, las damas pueden  diferenciar mejor los sonidos, pero los hombres tenemos más capacidad para detectar la dirección de los sonidos, adquirido por nuestros antepasados cazadores.

Como corolario, estas cuestiones y muchas más, muchas más que son propias de nuestra evolución como especie y que resultan al menos simpáticas, en estos días  de encierro han quedado más expuestas por el contraste.

                       

 

 

Últimas noticias

Bono de ANSES para familiares de víctimas del Covid: Cómo registrarse y cobrar $75.000 mensuales

Se trata de una pensión de por vida establecida a partir de la ley N.º 27.549, que es compatible...

Noticias relacionadas