Jubileo

DSC07163
Padre Joselo Rossi

Nueve de Julio, misericordioso.“El perdón y la misericordia no deben permanecer como bellas palabras, sino realizarse en la vida cotidiana. Amar y perdonar son el signo concreto y visible que la fe ha transformado nuestros corazones y nos permite expresar en nosotros la vida misma de Dios.

 

Amar y perdonar como Dios ama y perdona. Este es un programa de vida que no puede conocer interrupciones o excepciones, sino que nos empuja a andar siempre más allá sin cansarnos nunca, con la certeza de ser sostenidos por la presencia paterna de Dios”. Papa Francisco, 15 de diciembre de 2015.

 

Por Sandra Sueldo.- Con el rito de la apertura de la Puerta de la Misericordia, todos los cristianos del mundo comenzaron a vivir el Año Santo (jubileo) de la Misericordia que comenzó el 8 de diciembre y terminará el 20 de noviembre.

El Papa Francisco lo hizo primero con la apertura de la Puerta Santa en la Basílica de San Pedro y convocó a las diócesis a emularlo. Para el cristianismo, ésta puerta es una invitación a ser perdonado y a perdonar. Como era previsible, nuestra ciudad adhirió a la propuesta y el obispo Monseñor Ariel Torrado Mosconi, junto a un nutrido grupo de sacerdotes de la diócesis,  inauguraron en diciembre este nuevo espacio que está ubicado en la Iglesia Catedral . Consta de cuatro pasos  (recapacitar, decidir, confesar y celebrar) que están estrechamente ligados a la peregrinación, como signo penitencial

El Padre Joselo Rossi explicó el significado de cada uno de los ciclos o pasos que los devotos deberán recorrer para obtener el perdón divino. “Al atravesarla se le ofrecerá a los creyentes el perdón general por sus pecados”, aseguró.

 

El calor agobiaba durante el mediodía del  sábado de enero. Las bolsas con piedras  iban y venían hacia la puerta de la Misericordia de la Catedral nuevejuliense.   Estas eran llevadas por el misionero Guido Gómez y por el Párroco de la Iglesia. “Estamos terminando de acomodarla”, dijo Joselo mientras se resguardaba del calor en la sacristía.

“En el año de la misericordia, el Papa Francisco nos invitó a abrir esta puerta y en la que todo fiel al atravesarla, recibe la indulgencia. Por eso quisiera invitarlos a recorrerla”.

 

Este espacio se armó “en base a la Parábola del Buen Samaritano y es para ir reflexionando sobre el Amor y la Misericordia de Dios en cinco pasos”.

 

Cuatro estaciones hacia Dios

La primera estación invita a pensar y recapacitar para ver dónde estamos ubicados y dónde lo está nuestra vida y es para reflexionar también sobre cómo es nuestra relación con Dios y con los demás.

 

El segundo, es para decidir  y tomar la iniciativa de cambiar y volver al camino de la casa del Padre. El tercero,  es para confesar esa necesidad de ir hacia Él, ya sea mediante el sacramento de la reconciliación  o al confesar la Fe en Dios que nos ama y nos recuerda el camino de la Fe que recibimos con el primer Sacramento: el bautismo.

 

El cuarto paso está destinado a la reparación. “Los actos que uno hace repercuten en los demás, tanto para bien o para mal. Por eso, invitamos a pensar algo concreto que todos podamos hacer para reparar lo malo que hicimos y con una buena acción tratar de restituir el bien”.

A ellos se agrega un quinto paso que es el acceso al templo mismo. “Al final del recorrido se invita a entrar a la Catedral para reencontrarnos con Dios y nuestra Fe”, aclaró el sacerdote.

 

La liberación y el perdón

En cuanto al diseño de este espacio el Padre Rossi “Estuvimos trabajando hasta tarde con los chicos de la misión, por eso también quisiera agradecerle a sus padres por el permiso. Esta es su casa y también deben sentirse parte. Pusimos la iluminación, colocamos el durlock y realizamos la jardinería del lugar”.

 

También la comunidad respondió  con la visita. “Todos los que pasean por el centro entran, miran todo el recorrido y hasta sacan fotos. Viven y sienten la misericordia de Dios.

 

En cuanto a la fachada de esta puerta, el sacerdote destacó que “la estética se hizo en base al logo de la Misericordia y fue realizado especialmente para esta Catedral. El arquitecto Fons nos ayudó con el plano y el diseño del decorado. Es la única puerta en toda la Argentina con esta estética que invita pasar por esta puerta que da la bienvenida a todos y que sale personalmente al encuentro con cada uno de ellos”,

Agregó que “es un error pensar en Dios como alguien que castiga en vez de alguien que perdona los pecados”.

 

Además “cualquiera puede encontrar la misericordia de Dios Padre a través de la actividad solícita de la Iglesia. El signo más evidente de esta solicitud pastoral es la posibilidad de abrir la Puerta de la Misericordia en todas las diócesis”.

 

Finalmente explicó Joselo que “estas puertas, equivalentes a las Puertas Santas de las Basílicas papales de Roma y permitirán realizar la peregrinación jubilar también a quienes no puedan llegar a Roma”.