Unidad básica

Después de varios años y sucesivas derrotas electorales, el justicialismo local parece unificarse detrás de Mauro Esteban para aspirar a vencer en las generales de octubre. ¿Renovación y cambio?

(Por Juan Manuel Jara)

Pasaron las PASO. Dejaron sorpresas y a más de uno recalculando. Los cimbronazos a nivel nacional y provincial parecieron minimizarse para la administración Barroso que hizo una muy buena elección. Con una floja faena electoral de quien, a priori, era el retador, hablamos de Walter Battisttella, y con un Justicialismo con cuatro precandidatos y una historia reciente y repetida de esquiva unidad, auguraban seguros cuatro años más de Barroso en el Municipio. Pero una foto cambió todo.
Sentados y sonrientes, el ganador de la interna, Mauro Esteban, junto con quienes fueron sus rivales “Grillo” Rodríguez, JP Parise y el Doc Giuliodoro anunciando la unidad, sacudió el tablero local de cara a octubre. Esa noche a más de uno del oficialismo le habrá costado conciliar el sueño. La elección de Barroso fue excelente, sin dudas, pero la suma de votos de los cuatro precandidatos justicialistas los posiciona unos 800 votos por encima de lo obtenido por Juntos por el Cambio.
La cuenta pendiente de la unidad parece haberse saldado, al menos de cara a octubre. En la previa a la interna justicialista, la pregunta era si el que ganaba conducía y si los demás lo iban a acompañar, teniendo en cuenta la reciente historia de desencuentros del peronismo local.
Le preguntamos a Mauro Esteban que fue lo que dijo para unificar las líneas internas y contó que “logramos un acuerdo en el que cada uno puso algo. Lo llamé a cada uno. En la previa sabíamos que el que ganara debía tener la voluntad de convocar y los que perdieran, de acompañar. Y así fue”.
Juan Pablo Parise, que tuvo un resultado poco esperado, también consultado por EXTRA confirmó que “la unidad ya es un hecho. La conferencia fue producto de una serie de encuentros de la semana pasada. El objetivo es que después del 10 de diciembre el Peronismo vuelva a regir los destinos del Municipio. Cada espacio va a mantener su identidad pero nos unimos para acompañar a Mauro Esteban y así lo vamos a hacer hasta octubre. No se trata de nombres sino de un proyecto que sirva para dar respuesta a las demandas de los nuevejulienses. Se pedía una renovación. Espero que estemos a la altura de la circunstancias”.
La figura de Esteban es ahora tras la cual se alinea el justicialismo local, como bien marcó Parise, hasta octubre. Un desafío y un cambio de nombres y caras para que este espacio político tenga chances concretas de pelearle mano a mano a la actual administración la conducción del Municipio por los próximos cuatro años.
Está claro que en la previa no se logró una lista de unidad y por eso cuatro líneas fueron a internas. ¿Qué pasó esta vez para torcer la historia? Esteban explica que “no había grandes diferencias entre los cuatro. Los pilares de nuestras propuestas eran similares. Eran cuatro de un mismo frente. Si bien no hubo acuerdo para una lista de consenso pusimos reglas para la campaña para después estar todos sentados en una mesa después de las PASO”.
SEMANARIO EXTRA: ¿Qué creés que influyó para que tengan la cantidad de votos que tuvieron?
MAURO ESTEBAN: Hay varios condimentos. La inercia de la coyuntura política, por un lado. Los que nos votaron dijeron que estaban disconformes con esta forma de conducir los destinos del Municipio. Fuimos mayoría. Votaron algunos a mí, otros a Parise, a “Grillo” o a Giuliodoro. Pero una vez resuelta la interna tenemos que aprovechar esta coyuntura, saber leer lo que dice la gente. Y poder dar el mensaje a los vecinos que nos votaron. El desafío es aglutinar estas voluntades en un proyecto único.
SE: ¿Qué lugar tienen o que acordaron con las otras líneas en este armado?

ME: El Frente de Todos ganó con la sumatoria de votos logrados por las cuatro líneas del espacio Justicialista. La cuestiones de cargos o puestos quedan en un segundo plano en relación al objetivo de llegar al municipio de 9 de Julio. Priorizamos la construcción de este proyecto.
SE: La figura de Martín Callegaro fue utilizada como emblema o modelo durante la campaña. ¿Te pesa esa comparación?
ME: Claramente yo no soy Martín. Es otro mundo. Pero lo que no cambió es la visión del municipio que queremos tener. Recuperar la tónica del vecino en el lugar del intendente. Alguien que se lo encontraba en cualquier lado, que andaba mucho, que tenía la responsabilidad enorme de conducir al municipio. Una gestión abierta es eso, estar permanentemente escuchando, saber lo que pasa y las necesidades de cada parte del Partido. Esa es la impronta que queremos dar a la gestión si llegamos al gobierno municipal. Siento vocación por la política, me gusta la gestión y por eso me postulo, no lo hago solo, si con un equipo para hacer una gestión más integral, más cercana a la gente. Y dar solución a muchos temas que hoy se están tratando. Si logramos el apoyo de los vecinos vamos a poder hacer una gran gestión.
SE: ¿La foto de los cuatro es la unidad ya cerrada o el comienzo de un proceso de unidad definitiva?
ME: Me gusta hablar de procesos, que llevan tiempo. Y hoy lo vemos materializado en esta foto. Sin dudas que faltan cosas pero como gesto esta foto ha sido muy importante. Una señal muy clara para los vecinos. Se dirimió el candidato por una interna y después trabajamos en pos de lograr llegar al Municipio. Es sano que el oficialismo tenga enfrente un modelo de municipio distinto.

La foto de los cuatro justicialistas unidos abre un nuevo escenario de cara a octubre. Mauro Esteban, candidato que promedia los 30, tiene una imagen que rompe con el modelo tradicional de dirigente justicialista, y es parte del cambio generacional natural que así se materializa en este espacio junto con Parise, y que también se perfila en los otros, con Paolo Barbieri en el PRO o Nacho Palacios en la UCR. Marcan las caras de un recambio que se viene o que, se podría decir, ya esta acá.