El debate… algo es algo

(por Lic. Hugo Merlo)

Bienvenido sea, aunque no fue estrictamente un debate, es lo que hay, y es lo que los candidatos soportan y de alguna manera permite verlos todos juntos y sacar algunas conclusiones.
Un cartel en un comercio decía “HORARIO DE ATENCION / Abrimos cuando venimos / cerramos cuando nos vamos / y si viene y no estamos / es que no coincidimos” esta frase es siempre verdad y siempre lo será. Es lo que se dice una verdad, obvia, lo que se conoce como una verdad de Perogrullo, hay temas que por ej. Malvinas, todos apuestan a tratar de recuperar la islas y ratifican que son argentinas y la lucha es diplomática, desde la obviedad más obvia. El candidato Espert, dejó entrever que cuando Argentina tenga un nivel de vida como Inglaterra, se podrá ofrecer una alternativa viable para integrarse. En cuanto a Venezuela, como la relación lo precede y es una relación de Cristina, Alberto Fernández, chicana de por medio, dejó la sensación de que Argentina podría mandar hombres a un eventual conflicto.
Cuando hablamos de economía, obviamente los números a Macri no lo ayudan, y AF ahí dijo – Nunca entendió como funciona-, dando a entender que él si entiende, cosa que no es cierta. Después subas y bajas de porcentajes en el presupuesto, esos datos no se pueden largar así, cuando se habla de porcentajes hay que poner un punto base, si no nadie sabe de que está hablando. La creación del Ministerio de la Mujer me suena a una “cueva” más.
Una amenaza tragicómica de AF a MM, cuando le dice que sus amigos se llevaron los dólares y que lo va tener que explicar, seguramente olvidado de los presos, incluido el Vice del gobierno de Cristina, la jefa de la banda, que solamente está libre porque la protegen los fueros.
Se habló del consumo como fuente de crecimiento, suena a populismo, las empresas no invierten si solo aumenta el consumo, el factor que hace aumentar la Inversión es el Ahorro, no el consumo.
Lavagna es economista y de eso habla, los derechos humanos, las relaciones internacionales, todo pasa por crear trabajo, es lo que permite decir “ya lo hicimos” y ponerse en alternativa.
La izquierda mostró su discurso ideológico y remanido, un discurso para los propios, nada nuevo.
No hubo muchas propuestas, solamente Espert planteó una dicotomía, abiertos y comerciando con el mundo o la trampa de economía cerrada de baja productividad, prebendaria, protegida, pero sin deuda. Inclusive de verse fuera de la corporación política, a la que tilda de “impresentables”. ¿Nadie replicó …?

Una cosa que llama mucho la atención es la escasa referencia al sector Agrícola Ganadero como proveedor de dólares.
Yo particularmente en este pseudo debate, donde decir que se va a hacer parecen verdades de Perogrullo, por lo menos hubiese asignado un orden de prioridad, porque si todo es prioridad, nada es prioridad.
Espectacular al compañero Scioli, lo llevaron para hacer el “priming” del debate de las elecciones que perdió en el 2015, lo que AF hizo notar inmediatamente. Déjense de joder …

Sin pena y algo es algo, pasó el primer capítulo del debate, esperemos el próximo.

Lic. Hugo Merlo