Destinos: Europa

(por Cecilia Lastiri)

Polonia, la sorpresa.

Polonia fue muy castigada durante la Segunda Guerra Mundial y la posterior era comunista no ha ayudado a perfilar un paisaje arquitectónico amigable. No obstante, el país sigue ofreciendo un legado medieval apasionante, plazas históricas que te dejarán con la boca abierta, una buena gastronomía y un repaso a la historia reciente de nuestro continente que no deberíamos olvidar nunca.

Cracovia, la indiscutible reina de Polonia un par de días  son necesarios para perderse por las callejuelas del casco antiguo, la espectacular Rynek Glowny -una de esas plazas históricas que te dejan abrumada- y el castillo de Wawel,. Durante la Segunda Guerra Mundial, los nazis apreciaron la belleza de Cracovia y la dejaron prácticamente intacta, su intención una vez terminada la guerra era alojarse en esta bonita ciudad

Gdansk, elegante y señorial, es la puerta al báltico en Polonia. Con antiguos edificios levantando y un colorido constante en sus fachadas, Gdansk llena los ánimos de sus visitantes con una cromática alegría. La puerta de Wyzynna separa la ciudad antigua de la nueva y a través de ella se abre la calle Dluga -también llamada Ruta Real- que nos muestra los edificios e iglesias más sorprendentes de la ciudad.

 

Poznan La ciudad está más relacionada con el mundo de los negocios, con múltiples bancos en sus calles céntricas, y no tanto en el turismo. Aun así, el casco antiguo parece un oasis y ofrece una bella imagen de casitas de colores e iglesias barrocas.

 

Auschwitz  Este enorme complejo nazi destinado al horror constaba de cuatro campos de concentración. Hoy en día pueden visitarse dos de ellos: Auschwitz I y Auschwitz-Birkenau.El primero se realiza a través de una visita guiada y ha sido reformado y -aunque el ambiente y la historia pese sobre el alma- su itinerario es mucho más amable que adentrarse en solitario en Auschwitz-Birkenau.Este último complejo, Auschwitz-Birkenau, apenas ha sido renovado y las barracas donde se amontonaban los presos aparecen intactas después de siete décadas de lágrimas. La estación y las vías del tren que cruzan el campo de concentración nos harán recordar películas memorables sobre el holocausto nazi como La vida es bella.

Varsovia, la capital de Polonia no tuvo la suerte que su hermana Cracovia y fue arrasada por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Aun así, conserva un bonito casco histórico, de pequeñas proporciones comparación con Cracovia- donde poder pasear y disfrutar de las terrazas en plazas históricas alrededor de las antiguas murallas de la ciudad.

Stare Miasto significa Casco Antiguo y Śródmieście es el barrio central donde se concentra lo mejor de Varsovia como la plaza del Castillo -o plaza Zamkowy-.Alrededor del centro el gris de la arquitectura comunista domina el escenario con el Palacio de la Cultura y de la Ciencia presidiendo el horizonte, regalo de Stalin en sus mejores épocas.

En la Salida Grupal Acompañada a Europa del Este 4 de agosto 2019, recorreremos Polonia, Hungria, Rumania y Bulgaria.

Acercate a Extramuros Viajes para más detalles sobre la salida y el itinerario.

La Rioja 1176 casi Vedia  Tel 02317 425025/425006   envía tu consulta por mail  [email protected] o visita nuestra web www.extramurosviajes.com.ar

¡17 años viajando juntos!