Bajo sospechas

Matadero
Matadero Municipal

Inversiones oficiales en el Matadero Municipal. Continúan las repercusiones sobre las faltas de controles y sobre si fueron por desidia o por acción deliberada. También hay incertidumbre respecto a las posibilidades de recuperar las inversiones realizadas por toda la comuna. Lo único que quedó claro hasta el momento es que las actividades del matadero municipal están suspendidas por 90 días y que la cooperativa El Horizonte dio un paso al costado para que tome la nueva concesión, un privado.

Se trata de Carlos Zuliani que negoció directamente con el propietario del lugar, Locatelli. Aseguran que de aquí en más es un contrato entre privados y que el municipio ya no tendría nada que ver.

Sin embargo existen dudas si el municipio recuperó la inversión y por ende, si fallaron los controles por omisión o deliberadamente. Este justamente es el punto de debate que generó (durante la última sesión del Concejo Deliberante) que el bloque del FPV pidiera informes al Departamento Ejecutivo y que el bloque oficialista a su vez solicitara una comisión investigadora.

Con mesura y antes de que se realice una pronunciación oficial al respecto, el concejal de Cambiemos, Paolo Barbieri reconoció ante los micrófonos de Un Plan Perfecto que si bien “fue un acierto para la ciudad” su traslado también es cierto “que se cometieron muchos errores”. “Por lo que hemos podido constatar no se habría custodiado el patrimonio municipal ni la inversión que hizo el municipio con el dinero de todos los vecinos”, denunció.

 

Matadero público o privado

En coincidencia con otros ediles como la concejal Marianela López, opinó que su bloque entiende “que el municipio ya no tiene por qué hacerse cargo de un matadero municipal. Eso sucede en pocos distritos en que en la mayoría de los casos funcionan mal. Eso es un negocio digno de la actividad privada, pero eso es como norma filosófica de nuestro espacio político”, recalcó.

“Como oficialismo nosotros hubiésemos invertido todo ese dinero en extender las redes de servicios públicos, hacer  pavimento y  cloacas…Hubiera sido mucho más provechoso para la ciudad porque el sector privado, de igual manera, hubiese abierto el matadero y hubiese podido mantener los puestos de trabajo y la actividad”, resumió.

 

¿Qué es lo que no cierra?

Barbieri remarcó que entre uno de los “errores” más graves de la gestión radical es “que no haya custodiado el patrimonio del municipio”. Este habría realizado una  inversión cercana de tres millones de pesos (1.800.000 en bienes y 1.200.000 en trabajos) y no habría recuperado la inversión ni cobrado el total del alquiler.

“El predio terminó en muy mal estado, incluso los bienes que aportó el municipio- aseguró-. Por eso digo que los funcionarios no custodiaron el patrimonio porque justamente el municipio a cambio recibió muy poco”. Barbieri se refería así el canon que debía recibir el municipio en concepto de alquiler e inversión “y que prácticamente no lo recibió a lo largo de los  cinco años”. “Esos son los papeles que tiene el Poder Ejecutivo y a raíz de eso pedimos una Comisión Investigadora, no para juzgar a alguien, porque no está dentro de  nuestras facultades sino que todos los concejales tengan la misma información que el PE y que saquen cada uno sus conclusiones. Después si a alguien le cabe algún tipo de responsabilidad penal se hará, por supuesto, las denuncias pertinentes”, remarcó.

Si bien reconoció que “en el municipio existe una carga burocrática muy importante y puede suceder que se cometan errores” y que “ningún gobierno es ajeno a esto”, también objetó que “en un contrato de este tenor y con estos montos, se falta al deber el funcionario público cuando durante cinco años no se reclama los pagos que debía percibir”.

“Claramente no hubo una buena predisposición, al menos, de quienes estuvieron a cargo, porque incumplieron con esta parte y el daño es importante, económicamente hablando –enfatizó-. La responsabilidad no se puede evadir. El municipio tendría que haber reclamado constantemente el pago de ese canon, más aun, cuando el matadero nunca dejó de funcionar y tuvo una actividad plena”.

En cuanto a las posibilidades de que se recupere la inversión, el concejal de Cambiemos  aseguró que el municipio está trabajando justamente en ese sentido. “El municipio está trabajando para recuperar lo más que se pueda. Del canon y de las tasas, porque también se deben tasas importantes por el funcionamiento mismo de un predio comercial de esta envergadura que no se han abonado. También hubo un proyecto propuesto por el Departamento Ejecutivo anterior, en algún momento, intentando que el municipio absorbiera parte de los servicios que consumía el matadero, que fue parado en el Concejo Deliberante, hace dos o tres años. Estando en conocimiento que no se abonaban ni el canon ni las tasas, se quería hacer cargo al municipio de los servicios que consumía, el Concejo Deliberante dijo que no. El principal equivocado en todo esto ha sido el municipio de 9 de Julio”.

Treinta días es el tiempo que se estipuló para que los concejales de todos los bloques estudien y se junten para analizar qué pasó con el matadero.

Ahora será función de la Comisión Investigadora determinar si la falta de controles y de exigencias para recuperar la inversión y cobrar los cánones por alquiler fue por  desidia y/o negligencia o si existió cierta complicidad en esta suerte de que todo los nuevejulienses pagaron a un privado 3000.000 de pesos. Tres millones que hoy, con la inflación serían muchos más…

 

Continúan las repercusiones sobre las faltas de controles y sobre si fueron por desidia o por acción deliberada. También hay incertidumbre respecto a las posibilidades de recuperar las inversiones realizadas por toda la comuna.

 

Lo único que quedó claro hasta el momento es que las actividades del matadero municipal están suspendidas por 90 días y que la cooperativa El Horizonte dio un paso al costado para que tome la nueva concesión, un privado. Se trata de Carlos Zuliani que negoció directamente con el propietario del lugar, …………… Locatelli. Aseguran que de aquí en más es un contrato entre privados y que el municipio ya no tendría nada que ver.

Sin embargo existen dudas si el municipio recuperó la inversión y por ende, si fallaron los controles por omisión o deliberadamente. Este justamente es el punto de debate que generó (durante la última sesión del Concejo Deliberante) que el bloque del FPV pidiera informes al Departamento Ejecutivo y que el bloque oficialista a su vez solicitara una comisión investigadora.

Con mesura y antes de que se realice una pronunciación oficial al respecto, el concejal de Cambiemos, Paolo Barbieri reconoció ante los micrófonos de Un Plan Perfecto que si bien “fue un acierto para la ciudad” su traslado también es cierto “que se cometieron muchos errores”. “Por lo que hemos podido constatar no se habría custodiado el patrimonio municipal ni la inversión que hizo el municipio con el dinero de todos los vecinos”, denunció.

 

Matadero público o privado

En coincidencia con otros ediles como la concejal Marianela López, opinó que su bloque entiende “que el municipio ya no tiene por qué hacerse cargo de un matadero municipal. Eso sucede en pocos distritos en que en la mayoría de los casos funcionan mal. Eso es un negocio digno de la actividad privada, pero eso es como norma filosófica de nuestro espacio político”, recalcó.

“Como oficialismo nosotros hubiésemos invertido todo ese dinero en extender las redes de servicios públicos, hacer  pavimento y  cloacas…Hubiera sido mucho más provechoso para la ciudad porque el sector privado, de igual manera, hubiese abierto el matadero y hubiese podido mantener los puestos de trabajo y la actividad”, resumió.

 

¿Qué es lo que no cierra?

Barbieri remarcó que entre uno de los “errores” más graves de la gestión radical es “que no haya custodiado el patrimonio del municipio”. Este habría realizado una  inversión cercana de tres millones de pesos (1.800.000 en bienes y 1.200.000 en trabajos) y no habría recuperado la inversión ni cobrado el total del alquiler.

“El predio terminó en muy mal estado, incluso los bienes que aportó el municipio- aseguró-. Por eso digo que los funcionarios no custodiaron el patrimonio porque justamente el municipio a cambio recibió muy poco”. Barbieri se refería así el canon que debía recibir el municipio en concepto de alquiler e inversión “y que prácticamente no lo recibió a lo largo de los  cinco años”. “Esos son los papeles que tiene el Poder Ejecutivo y a raíz de eso pedimos una Comisión Investigadora, no para juzgar a alguien, porque no está dentro de  nuestras facultades sino que todos los concejales tengan la misma información que el PE y que saquen cada uno sus conclusiones. Después si a alguien le cabe algún tipo de responsabilidad penal se hará, por supuesto, las denuncias pertinentes”, remarcó.

Si bien reconoció que “en el municipio existe una carga burocrática muy importante y puede suceder que se cometan errores” y que “ningún gobierno es ajeno a esto”, también objetó que “en un contrato de este tenor y con estos montos, se falta al deber el funcionario público cuando durante cinco años no se reclama los pagos que debía percibir”.

“Claramente no hubo una buena predisposición, al menos, de quienes estuvieron a cargo, porque incumplieron con esta parte y el daño es importante, económicamente hablando –enfatizó-. La responsabilidad no se puede evadir. El municipio tendría que haber reclamado constantemente el pago de ese canon, más aun, cuando el matadero nunca dejó de funcionar y tuvo una actividad plena”.

En cuanto a las posibilidades de que se recupere la inversión, el concejal de Cambiemos  aseguró que el municipio está trabajando justamente en ese sentido. “El municipio está trabajando para recuperar lo más que se pueda. Del canon y de las tasas, porque también se deben tasas importantes por el funcionamiento mismo de un predio comercial de esta envergadura que no se han abonado. También hubo un proyecto propuesto por el Departamento Ejecutivo anterior, en algún momento, intentando que el municipio absorbiera parte de los servicios que consumía el matadero, que fue parado en el Concejo Deliberante, hace dos o tres años. Estando en conocimiento que no se abonaban ni el canon ni las tasas, se quería hacer cargo al municipio de los servicios que consumía, el Concejo Deliberante dijo que no. El principal equivocado en todo esto ha sido el municipio de 9 de Julio”.

Treinta días es el tiempo que se estipuló para que los concejales de todos los bloques estudien y se junten para analizar qué pasó con el matadero.

Ahora será función de la Comisión Investigadora determinar si la falta de controles y de exigencias para recuperar la inversión y cobrar los cánones por alquiler fue por  desidia y/o negligencia o si existió cierta complicidad en esta suerte de que todo los nuevejulienses pagaron a un privado 3000.000 de pesos. Tres millones que hoy, con la inflación serían muchos más…