La leyenda del “Martín pescador”

Sucedió hace muchos años, que un muchachito llamado Martín motivado por sus éxitos como pescador, se atrevió a desafiar la voluntad de su madre: se dirigió sin permiso al río, a pocos metros de un gran remanso.
Su madre, al darse cuenta de la ausencia del hijo, se dirigió a la costa. Al llegar, su alma se estremeció horrorosamente al ver a su hijo agarrado de un tronco que giraba en el sentido de un gran remolino. Sin dudarlo se tiró al agua, al tiempo que su hijo clamaba para que no lo hiciera.
Su amor de madre pudo más que la fuerza del río y terminó engullida por el remolino. Martín, mirando como desaparecía su madre, vio como el dios Tupá lo miraba desde abajo del agua, condenándolo a vagar y seguir el curso de los ríos, en los que podrá pescar por siempre aunque lamentando a su madre con el graznido del ave que conocemos como Martín Pescador