Kicillof es el gobernador electo

Axel Kicillof se impuso hoy con claridad sobre María Eugenia Vidal y será el nuevo gobernador de la provincia de Buenos Aires, aunque por una diferencia menor que la que había obtenido en las elecciones primaras del 11 de agosto, tras lo cual describió como “tierra arrasada” el estado del distrito que deberá administrar.

Con el 92,23% de las mesas escrutadas, la fórmula de Kicillof y Verónica Magario obtenía el 52,15% de los votos, contra el 38,53% de Vidal y Daniel Salvador, lo que marca una diferencia de 13,62%. En números brutos, es una luz de 1.270.946 votos, ya que el binomio opositor obtenía 4.860.086 contra 3.589.140 del actual oficialismo.

Se trata de una victoria amplia en una provincia que no tiene además balotaje, pero menor a la que se dio en las PASO de agosto, cuando la diferencia había sido de 18,5. Con eso, la ahora gobernadora saliente  recuperó 5 puntos porcentuales en dos meses, una recuperación importante pero que estuvo lejos de alcanzarle.

En su primer discurso como gobernador electo, Kicillof calificó de “categórico” su propio triunfo y dijo que para lograrlo fue “crucial” para conseguirlo la “unidad del campo popular”. Respecto de la provincia que recibirá, fue muy dura: “dejan tierra arrasada”, sentenció, por lo que dijo que deberá llevar además una “reconstrucción” del distrito.

El gobernador electo afirmó que luego de hacer  frente  a lo que considera que son los déficits más graves que heredará, se enfocará en “creación de empleo de calidad, ciencia y tecnología, educación pública y universidad”. Y al mismo tiempo que enfatizó que “estamos delante de un fracaso de un modelo económico neoliberal y de una forma de gobernar”, afirmó que “venimos a unificar la grieta”.

Vidal, por su parte, felicitó a “al Frente de Todos y a Kicillof por esta elección”. Y añadió, que “como dije siempre, mi compromiso es con todas las personas de esta Provincia y estoy acá para servir”. Al modo en que lo hizo Mauricio Macri, anunció que “mañana a primera hora empezaremos a trabajar para que la transición sea la mejor para todos los vecinos”.

A los votantes, les dejó una declaración emotiva: “Ustedes nunca me dejaron sola, en todo caso Dios me dio un descanso para que recupere mis fuerzas y para que volvamos a hacer juntos lo que nos falta”, dijo.

 

Las razones

Kicillof casi no perdió votos respecto de lo que cosechó la fórmula de Alberto Fernández y Cristina Kirchner en la Provincia, que tuvo en 52.02% de los votos, pero Vidal sumó dos puntos respecto de la de Macri y Miguel Pichetto. Como ya había ocurrido, el grueso de  la ventaja de la oposición se obtuvo en los distritos de la tercera sección electoral, sur y oeste del Conurbano, donde el peronismo tiene su bastión histórico. Allí, la diferencia fue del casi 20 puntos, la distancia que los cálculos más optimistas de ese frente proyectaban para toda la provincia.

El gobernador electo también ganó en la primera sección,  en el norte del Gran Buenos Aires y, por poco más de un punto, en la segunda sección. Vidal, en tanto, ganó en todo el interior, donde amplió la ventaja que había obtenido en las PASO. Y también en la ciudad de La Plata. (DIB)