Estudian dar luz verde al cultivo de marihuana

La ministra de Seguridad, Sabina Frederic, puso el tema en discusión, pero la provincia tiene seis distritos que regulan la producción y cultivo de la planta.

A más de 30 años de sancionada la ley que regula el tránsito, la producción y el consumo de drogas, el Gobierno nacional piensa en una iniciativa para cambiar la legislación y avanzar con el fin la criminalización del cannabis en Argentina.

Desde el Ministerio de Seguridad de la Nación aseguraron que estudian legislaciones de países como Canadá, Uruguay y once distritos de Estados Unidos. En principio, la idea es despenalizar la tenencia de cannabis para consumo personal y el autocultivo.

La intención, explicaron, es avanzar con la regulación este año para sacar el mote de “sustancia prohibida” a la planta de cannabis. Incluso, en la campaña presidencial el propio presidente Alberto Fernández señaló que “la solución no es andar persiguiendo a los que se fuman un porro”.

En 2017, el Congreso nacional sancionó la Ley 27.350 de Investigación Médica y Científica de Cannabis Medicinal, lo que permitió a entidades públicas avanzar en el cultivo de cannabis con fines científicos y de producción medicinal.

Justamente, en los últimos dos años, la provincia de Buenos Aires tuvo seis municipios que se plegaron a la norma nacional con la respectiva autorización de los concejos deliberantes. ¿Cómo y con qué fines lo hicieron?

En octubre de 2018, General La Madrid fue el distrito que se puso a la vanguardia para regular la producción de cannabis y, gracias a la aprobación unánime del Concejo, el Ejecutivo tiene autorización para cultivar cannabis con fines de investigación médica y científica.

En julio de 2019, San Vicente fue el segundo municipio que adhirió por decisión del ex intendente Mauricio Gómez. La ordenanza fue impulsada por la Red local de Usuarios de Cannabis Medicinal y permite desarrollar un área de cultivo comunitario, llevar un registro de pacientes y crear un Consejo Consultivo.

Hurlingham lo imitó en septiembre del año pasado y generó un poco más de repercusión porque su intendente, Juan Zabaleta, es uno de los conocidos que se pasea por los sets de televisión y el territorio tiene una alta densidad poblacional.

Ahí, la iniciativa fue aprobada por unanimidad en el Concejo y prevé un cultivo comunitario con fines de investigación y establece que los derivados de ese cultivo permitan incorporarse al sistema público, y se den para el tratamiento de enfermedades”.

En noviembre pasado, Berazategui también fue autorizado por el cuerpo deliberativo y se autorizó a instituciones locales a llevar a cabo protocolos de investigación con cannabidiol. La norma reconoció el uso medicinal para varias patologías y creó un Consejo Consultivo.

En el mismo mes, Castelli hizo lo propio y autorizó el cultivo de cannabis para utilizaciones medicinales en el distrito. “Un nuevo tiempo comienza para trabajar en el desarrollo de este proyecto de salud”, expresó el intendente Francisco Echarren luego de que se dio luz verde a la ordenanza.

El último municipio que se plegó fue Punta Alta, en diciembre, que aprobó la regulación para producción y el acceso al cannabis con fines médicos. La norma abre el juego para que instituciones del distrito celebren convenios para la investigación de los derivados del cannabis.