14.1 C
Nueve de Julio
lunes, 16 mayo, 2022

Deportista: Entrenamiento y cuidados

(Por Prof. Fernando “Cocó” Maineri)

El entrenamiento físico adecuado para la participación deportiva debe preparar al deportista para un rendimiento elevado, a la vez que le ayuda a prevenir lesiones inherentes a ese deporte. La preparación física preventiva de lesiones debe incluir la preocupación de la fuerza, flexibilidad, resistencia y coordinación neuromuscular.

El acondicionamiento físico es una tarea de todo el año.

La preparación física debe seguir el principio de SAID, adaptación, específica a las demandas impuestas.  Debe trabajar para conseguir un cuerpo con la menor grasa posible, adecuado al deporte del deportista. Un calentamiento adecuado debe preceder al acondicionamiento, que ira seguido de un protocolo de vuelta a la normalidad correcta. Son necesario de un mínimo de 15-30 minutos de entrenamiento gradual para que el cuerpo adquiera un estado adecuado para el entrenamiento y la participación enérgica. El calentamiento consiste en una actividad general seguida de otra específicamente relacionada con el deporte. La flexibilidad optima es un atributo necesario para el éxito en la mayoría de los deportes, aunque si es excesiva se puede producir lesiones articulares, mientras que si es demasiado baja aparecen desgarros o tirones musculares. Hay que evitar los ejercicios de estiramiento balísticos. El medio más seguro para conseguir flexibilidad son los métodos estáticos y resistidos (retención-relax)

La fuerza es la capacidad para ejercer una fuerza o realizar un trabajo frente a resistencia. Existen numeroso medios para conseguir el desarrollo de la fuerza, incluyendo la contracción muscular isométrica, isotónica e isocinética. El ejercicio isométrico genera energía calórica por contracción forzada del musculo en una posición estable. Que no produce cambio de longitud muscular. Los ejercicios isotónicos incluyen el acortamiento y alargamiento del musculo en un rango motor completo. El ejercicio isocinético incluye el acortamiento y alargamiento del musculo, haciendo que se mueva una parte del esqueleto por ejercicios con acomodación de la resistencia. Los ejercicios pliométricos maximizan el estiramiento reflejo, alargando primero un musculo y acortándolo inmediatamente contra resistencia.

Para evitar la lesión deportiva, el deportista debe tener un nivel elevado de coordinación neuromuscular, que incluye una compleja interacción entre músculos y nervios para realizar una acción voluntaria y segura.

El exceso de ejercicio puede producir dolor muscular o lesiones, que incluye el dolor agudo y crónico, rigidez muscular y calambres. Los músculos que presenten signos de exceso de ejercicio dejaran de funcionar adecuadamente y son candidatos a lesiones graves.

La resistencia es un factor necesario en la mayoría de las actividades deportivas, en unas más que en otras. Es la capacidad de soportar una actividad prolongada, que implique tanto al sistema cardiorrespiratorio, como al muscular.

El cansancio supone la pérdida de capacidad para relajar y coordinar los músculos adecuadamente, haciendo al deportista más propenso a las lesiones.

La participación deportiva es un estresante físico y emocional. Como otras conductas el deporte puede ser, un estresante positivo, o negativo. Una respuesta normal al estrés es la previa al juego. En ella, el cuerpo y la mente se aceleran para cubrir las demandas anticipadas de la competición.

Un deportista sometido a estrés prolongado producido por un exceso de entrenamiento puede perder su forma o quemarse. Los síntomas del deterioro pueden deberse a varias razones,  aparte de las emociones, por ejemplo, una mala dieta o una enfermedad desconocida.

Un entrenador demasiado exigente o un deportista demasiado intenso, pueden llevar al sobre entrenamiento. El entrenador es el primero en reconocer la falta de forma o deterioro de un deportista. El deterioro puede deberse a sobre entrenamiento, o al refuerzo negativo del entrenador. El preparador físico también ocupa un lugar importante para reconocer los signos de un deportista con exceso de estrés.

Cada vez es más frecuente el competidor-deportista infantil que participa en actividades físicas intensas. Cuando se entrene e intervenga en un deporte abra que tener en cuenta su inmadurez física evitando las lesiones de zonas de crecimiento. Hoy se observan demasiados jóvenes debutar en diferentes ligas deportivas a muy temprana edad.

Prof. Fernando “Cocó” Maineri

Últimas noticias

Crean una comunidad digital para que productores agropecuarios compartan datos

Un grupo de productores agropecuarios y las empresas de sistemas de gestión Finnegans y Albor, lanzaron Agrology, una comunidad...

Noticias relacionadas