Doble Pedal

Con mucho esfuerzo y poca preparación, el equipo de los Martínez tuvo una destacada participación en la pasada Doble Bragado. Ciclistas de una ciudad que, dicen, parece no tenerlos en cuenta.

 

                Aun tienen frescas en la memoria las imágenes de hace una semana, cuando el pelotón de ciclistas que disputaba la Doble Bragado entró a veloces 60 kilómetros por hora en 9 de Julio. Llegaron de Ruta 65, entraron derecho por Mitre, doblaron en AgustínÁlvarez para encarar el sprint final en la Urquiza a la altura del club Libertad. Gente. Mucha gente agolpada a los costados de ese trayecto alentando a todos pero, en especial, al equipo local de los Martínez y a su sprinterGastón que, en un esfuerzo inmenso, se quedó con esa parte de la prueba justo en su ciudad.

                Para la familia Martínezel ciclismo es una pasión y un hobby. Gastón y Ezequiel (primos que  a su vez comparten apellido con otros ciclistas) le dan al pedal desde hace años, pero  confiesan que “habíamos  tenido que dejar de pedalear por los laburos”. Las Pre Bragado son las carreras que clasifican a los ciclistas para disputar la legendaria prueba. Las últimas tres fechas les dieron la  clasificación a la DB.

                Ezequiel cuenta que “Gastónestaba sin bici y 10 días antes empezaron a pedalear. Los compañeros de equipo estaban bien y con él solo aspirábamos a completarla”.

                Para su primo Gastónesta edición de la Doble Bragado fue rara, peleada, fuerte, porque hubo muchos equipos de afuera. “Nosotros estábamos fuera de ritmo y el mismo domingo me quería venir. El miércoles también. Igualseguí y llegué al viernes hecho pedazos. Pero se pudo dar y ganamos el sprint acá.La gente en 9 de Julio te hace sacar fuerzas de donde no sabés”, explica el sprinter del equipo.

                SE: ¿Cómo es la comunicación en carrera con el equipo?

                GM: A veces es medio raro. Vas punteando, miras para atrás y no ves a los otros muchachos. Así que te retrasás y le pegás una “puteadita” …a veces son haraganes (risas). Cada cual tiene su rol. Esta el velocista, el de sprint, como yo y otros que tienen que ayudarme o refugiarme del viento, como Ezequiel, aunque es bastante haragán…Pero este año no hubo mucha comunicación porque no llegamos en condiciones para andar exigiendo nada a ninguno. Este año no fuimos a buscar los resultados y se dieron. Primero acá, cuartos en Bragado y siempre entre los 15 primeros.

                Siete fueron los  corredores por cada equipo. Además de Gastón y Ezequiel, el team Martínez tuvo en su formación a Tomás Tabares, Agustín Suárez (Chascomús), Mariano Manso (San Pedro), Alexis Galvano (Rosario) y a Santiago Carpio (Arrecifes).Darío“El Chato” Martínez, papá de Gastón, es el que se encarga de todo. Hay un equipo familiar que los apoya en sus necesidades, técnicas, mecánicas y hasta en el lavado de la ropa.

                Es un deporte caro. Y ellos se financiantodo apulmón. Los costos son altos. Una computadora de esas que marcan el ritmo y otros datos importantes en carrera no baja de los 15 mil pesos. Las bicicletasde marcas deportivas llegan  hasta los ¡500 mil pesos! Los sponsors para el TeamMartínez siempre vienen del sector privado.

                SE: Hay equipos que corren auspiciadospor Municipios ¿por quéacá no?

                EM: Hace 6 años que el ciclismo en 9 de Julio no existe.Otros municipios apoyan a esos equipos.

                SE: Pero para la foto los llaman.

                EM: Esta todo muy lindo para la foto. Pero lo bueno fue que este año nadie nos llamó paraesa foto.

                Ezequiel cuenta que “nosotros pedimos dos fechas de la Pre Bragado. Tuvimos una en Dudignac,  con 156 corredores,porqueacá en la ciudad no nos dieron bolilla. Y agradezco a la delegada de esa localidad. Pero acá me buscaron todos los pero que había, y no la pudimos traer. Es en un circuito callejero. También pedimos el autódromo pero por costos era imposible”.

                Tienen un deseo: “Queremos traer el ciclismo a 9 de Julio. Queremos que la etapa termine acá, como hace siete años. Cuando armamos el equipo, ese privilegio se acabó. La gente nos apoya. Cuando entramos veíamos gente y más gente. Es un deporte convocante y cada vez hay más ciclistasy no todos compitiendo.Pero ojaláeste año podamos hacerlo”.

                Es año electoral, ese período cada cuatro años en el cual los políticos tienen el si fácil, los bolsillos sueltos y están más permeables a los más variados pedidos.Quizás sea un buen momento para intentarlo nuevamente.

                La temporada de competencia fuerte del ciclismo va de agosto a marzo. Así que pronto comienza la etapa de la preparación física para empezar de nuevo.El equipoMartínezva a seguir, con algunas bajas, pero va a haber caras nuevas para este 2019.

                “Ya dijimos que vamos a hacer la cosas bien para una buena Pre Bragado y volver por cosas importantes”, apunta Ezequiel.            

                SE: ¿La tecnología hace la diferencia o es el equipo?

                GM: Lo único que te hace la diferencia es un ciclista que esté pago, que se dedique a eso. Podés tener la mejor bici pero quizás no las condiciones.No entrenando como corresponde estuvimos a la altura de los que entrenaron todo el año.

                Los Martínez están acostumbrados a pedalear (término que también se aplica a otra práctica muy argentina pero menos deportiva). Y a remarla también. Durante mucho tiempo Ezequiel tuvo a cargo la escuela de ciclismo en el Club Ciclistas de nuestra ciudad. Hasta que un día eso se cerró. ¿Motivos? quedan en la interna de la institución. Y surge una pregunta:

                SE: ¿Cuál es el futuro del ciclismo en 9 de Julio?

                EM: Rodrigo Corro tiene 15 años, es muy talentoso, pero es el último que  nos queda. Corre para Bragado. Atrás de él no hay nadie. Teníamos una escuela de ciclismo y la cerraron. Si eso no le importa, sea al Municipio o al club de Ciclismo entonces no hay semillero…Teníamosmuchos chicos que los sacás de la calle, les da la merienda, y un día te cierran las puertas. Creo que debe haber un cambio, por el ciclismo. Mas allá de apoyar el equipo, pedimos que le den bolilla a ellos”.