Música para soñar

13394036_1768171200085103_2586601314186988213_n
CATO Y LA KATSUMI OSHIRO

CATO Y LA KATSUMI OSHIRO: Cato Vaudagna presentará el primer CD de su nueva banda en Nueve de Julio. La cita será el 23 de julio en la exposición y degustación de vinos organizado por Vinoteca Barricas Don Pedro con motivo de cumplir su primer década de vida.

Lo hará con un nuevo género musical al que califica de algo “experimental”: el rock instrumental

 

La cita será a partir de las 21 en el salón principal de la  Sociedad Rural. Nacido en nuestra ciudad y de profesión fotógrafo, siguió toda su adolescencia y su juventud el llamado de su verdadera vocación: la música. Hoy, a los 44 años, en su paso por Nueve de Julio y a unas pocas semanas de la presentación cuenta el por qué del nombre de la banda, que tiene mucho de aromas a nuestro terruño y hacia dónde va:

E:- ¿Porqué la banda se llama así?

La idea era que la banda se llamara solamente La Katsumi Oshiro porque en una época estudié con Katsumi, que tenía la tintorería en la calle salta y fue la época en la que me introdujo a la guitarra eléctrica. Me hizo escuchar a Jimy  Hendrix, Pink Floyd con David Gilmour y me enseñó las pentatónicas, que son las escalas que hoy toco porque me parecen las más puras y artesanales. Me gustaba como sonaba ese nombre y me pareció todo un homenaje. Ahora estoy pensando en cómo homenajear también a Samy Mielgo, que fue también un gran profesor mío y muy querido… Los chicos de la banda quisieron que le agregara mi nombre porque todos los temas eran míos, por eso agregué mi nombre…

E:- ¿Letras no hay?

No, no hay letra. Todo es rock instrumental. Solo hay una sola letra que la puso Martín Dufou, que la escribió y la cantó para el disco. Está muy buena porque tiene que ver con el Andino 70, que era un auto que se hacía en la ciudad y también fue un boliche que tenía un manubrio en la puerta y que estaba donde estaba la heladería Mario.

E.- ¿El primer disco con esta banda?

Sí. El disco se hizo antes que la banda. Tenía unos bocetos grabados, que cuando me fui a vivir a México se los envíe a mis amigos de Brancaleone (Pablito y El Edu) y me dijeron que cuando regresara ellos querían producirme el disco. Pablito se dedica a eso, tiene un estudio y cuando llegué empezamos a trabajar en las ideas de las canciones con mis bocetos. Y armamos la banda…Ahora somos seis…

E:- En qué consiste bien esta cuestión del rock instrumental…Porque parece un poco contradictorio…

Yo tocaba trompeta y me daba cuenta que no podía llegar a tocar como Miles Davis, que es el músico que más me gusta, además de Jimy  Hendrix. Esto no quiere decir que los escuche todos los días, sino porque son los que más me gustan como “modernosos” y los que siempre están cambiando.  Cuando empecé a tomar creí que a los dos años podía tocar bien jazz, entonces comencé a buscar trompetistas nuevos y encontré un noruego, Nils Petter Molvær, que toca una música muy climática y que se vuelve medio Pink Floyd en algunos momentos…Toca re bien pero a veces toca cosas que son mucho más simples que lo que hace un trompetista común de jazz …De ahí quise hacer cosas simples con la tormpeta y mezclarla con la guitarra, que lo que más me gusta son los riff de rock (cuando se repite mucho una idea). Entonces empecé a hacer canciones así: así terminó siendo una banda de rock instrumental experimental. A veces, incluso, se toca desafinado a propósito. (Pero no es teórico, en el jazz se llama así cuando estamos tocando por ejemplo una escala que no es). Pero esto es intuitivo, cuando uno está con mucha bronca por ejemplo, transmitís ese sentimiento por ejemplo con algo desafinado. No sé cómo explicarlo. Todos los de la banda somos como que nos colgamos mucho,   y se arman canciones de 10 minutos como si fueran las del primer Pink Floyd y hay soniditos, cositas, ruidos…

E:- ¿Esta es la primera vez que te presentás en Nueve de Julio?

Sí, con esta banda sí. Nos hemos presentado en La Boca y en Palermo. Todavía no nos hemos presentado en muchos lugares porque la banda es reciente. Nos llevó mucho tiempo para encontrarle la vuelta entre todos, ninguno había hecho esto antes

E:- Si tuvieras que definir en pocas palabras qué e slo que encontrará la gente con este género experimental del rock instrumental…Como lo simplificarías?

Creo que el evento de la rural será un muy buen evento, en donde además de estar probando distintos vinos, podrás charlar con el de al lado, no tenés que pararte o sentarte a escuchar la banda. Si querés la escuchás, sino charlás y la música estará sonando por atrás…

E:- No será como el rock tradicional ni como un festival donde la música es muy ruidosa…

No, para nada. Es rock, pero la idea es tocar bien bajito, además la banda se adapta muy bien a tocar mucho más bajo. Y, lo que tiene, es que no es una banda para decir “Uy mirá como toca este”. Esta es una banda para viajar, hay que engancharse para comenzar el viaje, que es lo que nos pasa a nosotros cuando estamos tocando. Siempre que yo escuchaba Pink Floyd por las noches, me imaginaba la playa donde voy siempre a veranear y que estaba volando en aladelta…La música debe transportarte y eso es justamente lo que logra esta música.

E:- De profesión, fotógrafo y de vocación, músico… ¿Por qué elegiste la música y desde cuándo?

Elegí la música porque debo haber encontrado en ella una manera de comunicarme. Yo tenía a mi tía Patricia Berra, que era muy joven y tenía una barra de personajes como el Flaco Rímolo, Lolo Belloni, Pepillo Castro…Había mucha gente…. Lo que recuerdo es que mi tía me llevó a ver un ensayo de Kenshi (el primero de Katsumi) en la canchita de Fátima, en  frente de la Escuela de Comercio. Y, cuando vi eso, me cambió la cabeza.  De allí empecé a tocar la guitarra, y pasé de profesor a profesor, la primera fue Andrea Capodiferro…

E:- Cuando eras adolescente siempre escribías una frase: La vida es música. ¿A los cuarenta y pico, seguís pensando lo mismo?

Sí, para mí la vida es indudablemente, música. Soy un melómano absoluto. Vivo escuchando música, no puedo estar sin música.

E:- ¿Hay mucha gente que está cerrada a ese mundo?

Depende de lo que nos pasa a cada uno. A mí me pasa que necesito música. Cualquiera. Depende de cómo esté en cada momento. Me he dado cuenta en este último tiempo, que me gusta mucho más escuchar, que tocar…

Sí, para mí la vida es indudablemente, música

Elegí la música porque debo haber encontrado en ella una manera de comunicarme.