Vía Crucis

DSC01764
Momento de la inauguración

Multitudinaria inauguración del corredor verde. Luego de dos años, se inauguró el esperado paseo “Vía Crucis”, uno de los más importantes de la provincia. Son 30.000 metros cuadrados de espacios verdes que se incorporan a la ciudad. Una promesa del turismo religioso y de esparcimiento público.

 

“Nunca te quedes con los brazos cruzados. Recuerda que el hombre más bueno del mundo murió con los brazos abiertos”

(Anónimo)

Si alguien comprendió bien esa frase, fueron los dos artistas locales que tuvieron a cargo las esculturas de las 12 estaciones del Vía Crucis, trabajo que demandó dos años y  que  exigió varias capacitaciones para trabajar en un material novedoso como era un nuevo tipo de cemento que salió recientemente al mercado.

Por casualidad o  por casualidad pudo inaugurarse este espacio verde durante la celebración más importante que tiene la Iglesia Católica durante el año: la Semana Santa. “Tuvimos la suerte y la bendición de Dios de poder presentar esto para las Pascuas”, aseguró el intendente Walter Battistella durante el acto inaugural.

Los primeros en hablar fueron los escultores. Gabriel Cardinal agradeció la visión artística de generar esta obra para la gente y de enriquecer la ciudad con el arte y a las personas que los convocaron: Walter Battistella, Eduardo Moscato y  Roberto Castro y a toda la gente de la municipalidad que contribuyó de muchísimas formas. También agradeció a Caio Bibiloni que prestó su lugar para construir la cruz cuyo tamaño dificultó encontrar otro lugar disponible.   “Quiero que miren el Vía, la Cruz y el Cristo que es el fruto de un trabajo conjunto. De artistas, familias, amigos, empresas… Cada uno tome de cada una de las imágenes lo que más le sirva para alumbrar de sus propias vidas. Y ese sería el mejor reconocimiento a la tarea realizada”, manifestó Cardinale.

Por otra parte, el segundo artista, Oscar Tabbita reveló su profunda emoción por llegar al momento de la inauguración de un trabajo que les significó “un enorme desafío”. “No copiamos las imágenes sino que nos basamos en escritos pero el diseño es absolutamente nuestro”, garantizó y dejó una reflexión para los presentes: “Sería útil pensar viendo las imágenes, pensar en lo que realmente sucedió hace siglos. No solamente tener esto como un paseo sino como un verdadero espacio de meditación y de reflexión. Para que tomemos conciencia, en el mundo convulsionado de que vivimos, hoy hay millones de personas que están pasando por un Vía crucis similar a éste”.

En la esperada inauguración – que se realizó el sábado pasado – asistió una multitudinaria concurrencia, se estima que superó las 3.000 personas,  así como también para el recorrido católico del Via Crucis.

La iniciativa surgió de la administración Battistella y se extiende desde Mitre y Acceso Perón hasta Cardenal Pironio (ex Río Negro). El objetivo fue incorporar al égido urbano de la ciudad un nuevo espacio  verde de uso comunitario con una superficie de 30.000 metros cuadrados; generar un corredor verde destinado al esparcimiento y a la recreación de los nuevejulienses; crear un circuito religioso y educativo con la representación de las estaciones del Vía Crucis que puede ser transitado en peregrinación por los fieles durante la celebración de Semana Santa y disfrutado por toda la comunidad todos los días.

La obra comprende la construcción de un sendero peatonal donde se construyeron muros con esculturas recreando 12 de las estaciones de la Pasión de Cristo. 21 farolas acompañan el camino hacia la Cruz permitiendo el tránsito peatonal en horas nocturnas. También se desarrollaron islotes de forestación de similares características a los existentes en el paseo “Juancito de la Trocha”. El recorrido comienza en la intersección de Mitre y Acceso Perón, en donde hasta ahora estaba erigida la cruz de la primera capilla de Nueve de Julio, bendecida por el Cardenal Pironio. Finaliza en Acceso Perón y Avenida Cardenal Pironio 8ex Rio Negro), donde se encuentra emplazada la cruz, en el terraplén ferroviario a una altura de tres metros del nivel de la calle.

Intervinieron en la ejecución de este proyecto la Municipalidad de 9 de Julio a través de la secretaría de Vivienda y Urbanismo, la direcciones de Espacios Verdes, y Urbanismo, Parques y Paseos y Electrótecnica; la subsecretaría de Vialidad Urbana y Rural, el contratista Javier Di Nori , los artistas nuevejulienses Oscar Tabbita y Gabriel Cardinal, la CEYs Mariano Moreno,  las firmas Juan Valinoti S.A. y Weber, que donó productos  ceménticos para la realización de las esculturas y el Club de Leones que donó parte de la forestación.

El intendente Walter Battistella explicó que el espacio se tomó “con una perspectiva de desarrollo para Nueve de Julio y con una perspectiva turística religiosa que nos permitirá trascender en la historia y brindar un espacio más para que la gente que nos visita se vaya encantada de este lugar. Seguramente podremos desarrollar alrededor de esto otro montón de actividades que desarrollarán mucho más este espacio”.

Agradeció al obispo que apoyó la iniciativa y contribuyó para desarrollar el Vía Crucis de acuerdo a la fe católica. Para nosotros es un orgullo haber podido hacer esto y quisiéramos que todos los nuevejulienses se sientan comprometidos con este espacio que es de todos y que debemos cuidar todos y que es realmente un espacio de meditación, donde uno pueda encontrarse con su alma y con su ser espiritual”.

El Vía Crucis de 9 de Julio pasa a ser uno de los más importantes de la provincia de Buenos Aires, exceptuando el archiconocido de Tandil. Cabe recordar que su interés religioso radica no solo en que la  Iglesia Católica es el principal culto de la ciudad (aúna alrededor del 91% de su población) sino que además Nueve de Julio es sede del Obispado de la Diócesis de Santo Domingo de Guzman, sector geográfico que abarca 17 distritos del territorio bonaerense.

Participaron del acto el intendente Walter Battistella;  el obispo, Monseñor Martín de Elizalde;  los artistas a cargo de las esculturas, la cruz y el Cristo:  Oscar Tabbita y Gabriel Cardinal; representantes de las empresas Valinoti (Gabriel Valinotti) y de Weber Iggam (Diego Closter), el diputado provincial Jorge Silvestre, el presidente del HCD, Alberto Capriroli.