23.9 C
Nueve de Julio
sábado, 2 marzo, 2024

Verónica Juan: “Es hora que las mujeres reconozcamos el valor de  trabajar en estos espacios de decisión”

(Por Mónica Gómez)

La veterinaria Verónica Juan, tercera generación de productores tamberos, es la primera mujer en asumir el rol de presidenta de la Cooperativa cordobesa tambera limitada “Las Cañitas” ubicada en la localidad de El Tío, Córdoba.

Situada en una pequeña localidad de casi 3000 habitantes, La cooperativa “Las Cañitas” abarca un radio de 80 km de donde recoge leche proveniente de  53 tambos de aproximadamente 41 socios. Así es que los 9 camiones que dependen de la cooperativa recorren los caminos rurales hasta llegar a las localidades como Marull, Colonia las Pichanas, Arroyito, Tránsito, Sacanta, Villa Concepción del tío, Colonia San Bartolomé, Saturnino Maria Laspiur y Colonia Prosperidad. La cooperativa además de ser una intermediaria láctea, se encarga del transporte y la recolección en cada uno de los tambos de sus asociados hasta la empresa NOAL en Villa Nueva, a  la cual le entregan el 100% de la producción. Hoy está ronda entre los 257,000 litros diarios entre los 50 tambos de la cooperativa.

“Mi abuelo materno fue el que inició la producción lechera. Su familia arrendaba el campo donde hoy funciona la explotación. Fueron años muy duros para ellos, pero con mucho esfuerzo y sacrificio llegaron a comprar la tierra”.  De esta manera cuenta Verónica sobre los comienzos del tambo familiar. Esta producción la cual se fue tecnificando con el correr del tiempo y el ingreso de su padre, aportando conocimientos por su profesión de veterinario. Ya en el 2016 Verónica se hizo cargo del establecimiento y ese mismo año ingresó a la cooperativa como socia: “me invitaron a formar parte del Consejo de Administración, así que me incorporé como vocal suplente.  En ese año también se sumaron dos socias más, fuimos las primeras tres mujeres en ser parte de la dirección”, recuerda.

Verónica está casada hace 16 años con Javier y tiene dos hijos adolescentes: Alfredo de 14 y Candelaria de 11. Tiene su consultorio veterinario que aún con las demandas de  la dirección de la Cooperativa, continua. “Intento estar presente en todo lo que mis hijos necesitan, en la cooperadora del colegio, en la parroquia; pero si bien esta responsabilidad es grande, mi familia es una prioridad”, reflexiona sobre el difícil equilibrio de congeniar las diversas exigencias como profesional y madre.

El acceso a los cargos de alta jerarquía para las mujeres está en crecimiento paulatino. Para muchas la maternidad o la resignación de ella es una de las imposiciones con las que se deben enfrentar. “Me queda aún un año por delante como consejera titular. Es muy probable que deje la presidencia y continúe aportando desde otro puesto. Tengo en claro que estar al frente demanda mucha responsabilidad y tiempo: hay que viajar o ausentarse de la casa y lo sufro”, confiesa.

El crecimiento laboral constituye un gran pesar para las que hacen el esfuerzo de cumplir con su deseo de maternar y ejercer su profesión en un mundo cuyas estructuras de trabajo están dirigidas y pensadas principalmente por y para el género masculino.

“Para nosotras se hace mucho más difícil. Un hombre puede ir a una reunión a las 8 de la noche,  puede viajar en cualquier momento; la mujer también, pero antes de hacerlo tiene que dejar todo preparado para irse”, sostiene.

Verónica reconoce que los hombres del Consejo de la Cooperativa  siempre estuvieron de acuerdo,  en que se incorporarán mujeres. “Cuando vos te sentás en la mesa y les hablas de igual a igual y das tu opinión, con otra mirada, se pueden hacer grandes equipos de trabajo. Tenía miedo, más por el manejo institucional porque no lo conocía. Pero con dedicación y buscando ayuda en personas experimentadas, pude superarlo con éxito”, reconoce.

La producción tambera es una de las actividades agropecuarias que más mano de obra genera de forma indirecta: tamberos, peones, mixeros, guacheros, inseminadores, técnicos veterinarios, ingenieros; son muchas familias que dependen del sector. La cooperativa tiene 60 puestos de trabajo de manera directa, de los cuales casi un 20% son ocupados por mujeres: “si hablamos de nuestras socias, son cada más las que lideran las explotaciones. Ellas no sólo tienen a cargo tareas administrativas, gerenciales, sino que en muchos casos, somos las que realizamos tareas que antes solo eran practicadas por los hombres; podemos subirnos a un tractor, meter una vaca en la manga para inseminarla o sacar un ternero que no pueda nacer”, reconoce esta productora.

Con casi 80 años la Cooperativa Tambera Las Cañitas Ltda, brinda las mismas posibilidades a cada uno de sus asociados, independientemente de los litros que entregan: “Este sistema es absolutamente noble, acá todos tenemos las mismas posibilidades. Nunca se pierde de vista la solidaridad, la equidad y la igualdad, pilares del cooperativismo. En nuestro caso esos están plasmado al 100%”, comenta Verónica con orgullo.

El rol que ella desempeña está respaldado por las grandes redes de trabajo: la colaboración y el acompañamiento de todos a su lado. Lo mismo ocurre con las personas que trabajan en la administración y gerencia de la Cooperativa, incluso gracias al apoyo de FECOFE (Federación de Cooperativas Federadas Ltda ). “Me puse en contacto con Anto y Sofía, les comenté mi intención de organizar algo para el día internacional de la Mujer Rural, que finalmente se realizó en la Cooperativa, el 13 de octubre pasado, en el marco de las fiestas patronales del pueblo. Ellas se encargaron de buscar posibles temas y propusieron disertantes. Lo charlamos y decidimos la temática: la igualdad de género y el trabajo de las mujeres en las cooperativas y mutuales. Estoy agradecida y muy feliz de haber podido concretar este evento; fue una linda celebración.”, cuenta entusiasmada.

Y así en red, y con la sola idea de potenciar el trabajo y la representación de las mujeres en todos los sectores, es que se dio el conversatorio titulado “Mujeres rurales en múltiples escenarios: cuidar, producir, participar y liderar”, donde unas ochenta representantes cooperativistas y mutualistas de la región se acercaron para poner en valor el aporte que las mujeres que históricamente han realizado con su trabajo en el ámbito rural. Reflexionando sobre las distintas dimensiones que hacen que su participación en las instituciones y los ámbitos de toma de decisiones sea más compleja.

“Fue un día muy importante para la cooperativa: es hora que las mujeres reconozcamos el valor de  trabajar en estos espacios de decisión. Somos 8 socias, pero espero que pronto seamos muchas más  y que continuemos involucradas en la vida institucional ya que nuestra presencia fortalece una sociedad más inclusiva”, concluye.

Fotos: comunicación FECOFE Ltda.

Últimas noticias

Club de Leones 9 de Julio informa

Se realizó el sorteo N* 19 de la Rifa N° 12. La beneficiada es el Sra. CUITIÑO, Liliana con...

Noticias relacionadas