“Una dieta a la medida de tus genes”

La nutricionista Luciana Lasus desarrolla en Sudamérica la tendencia europea que propone, mediante un estudio, conocer la programación de ADN de las personas para tomar decisiones beneficiosas para su salud, prevenir enfermedades y lograr una mejor calidad de vida

Luciana Lasus es Licenciada en Nutrición y experta en comunicación y marketing nutricional. En formación permanente, se asoció a Genia, un laboratorio especializado en genética molecular, para desarrollar la nutrigenética en Sudamérica. 

Al respecto explica que esta tendencia, en auge en Europa, se sustenta en “estudios científicos que vinculan cómo se relaciona nuestra programación de ADN, es decir, la información que nosotros traemos desde nuestra concepción que es única e intransferible, con aspectos de salud, enfermedad, nutrición, deporte, vitaminas, minerales e inflamación celular, entre otras”. Estos datos obtenidos acerca de la predisposición genética de las personas, son combinados con otra información vinculada a la etapa de la vida, tipo de trabajo, hábitos, preferencias y objetivos, a fin de diseñar un plan de alimentación, suplementos y actividad física a medida.

Cabe destacar que el estudio no es para nada invasivo, sino que se hace en consultorio “tomando una muestra de saliva con un hisopado bucal” y lo único que se le exige al paciente es que tenga dos horas de ayuno total para que la concentración de ADN en saliva esté al máximo. De esta manera, se obtiene una muestra de 33 genes agrupados en cinco áreas, que son los que se incluyen en el informe, y a partir de los cuales pueden conocerse todas las sensibilidades, intolerancias, metabolización y preferencias para armar un plan alimentario con suplementos y ejercitaciones a medida y en función del objetivo de la persona”.

Otro punto importante de este informe es que no solo es para personas que tengan como objetivo bajar de peso, sino para aquellas que quieran alcanzar un mejor estilo de vida optimizando la salud, la energía y mejorando el descanso. 

En esta línea, Lasus comenta: “El tema de control de peso es una de las consultas por las que más recibo pacientes, pero no es la única. Y espero que cada vez sea más gente que lo realice proactivamente; porque esto es algo que te permite prevenir y tomar decisiones beneficiosas para vos”. 

En este punto la Licenciada remarca que no es un examen de diagnóstico, sino un examen de pronóstico;  y destaca que “partiendo de la base se pueden prevenir todas las enfermedades vinculadas a los hábitos de alimentación, tales como sobrepeso, hipertensión, diabetes, hiperinsulinemia; o tomar medidas beneficios para manejar aquellas afecciones crónicas, como la diabetes o celiaquía, y llevar un mejor estilo de vida”. Claro que todo estos es sin eliminar nada de la dieta, sino adaptándolo a los requerimientos del organismo del paciente. 

NO MAS DIETA

Educar para erradicar el concepto

Hace 24 años que Lasus ejerce la profesión y asegura que “todos los planes de dieta, por más que cambien el nombre o el concepto, trabajan en la punta del iceberg que es el número en la balanza”. En esta línea sentencia: “Entonces, se obtienen resultados muy vistosos, pero muy 
efímeros porque constantemente “se pasa del modo dieta al derrape y visceversa”.

En este aspecto, la experta promueve hacer planes alimentarios integrales y equilibrados. Para ello,  promueve “enseñar a buscar estabilidad” porque aunque lleve más tiempo y trabajo, sólo lo real puede sostenerse a largo plazo. Desde esta perspectiva, remarca: “Por eso, siempre hablo de alimentación posible y real; y de comer y disfrutar como premisas básicas en la vida de cualquier ser”.

NUEVO PARADIGMA

“Somos lo que absorbemos”

“Somos lo que comemos” era la frase estrella a la hora de hablar de nutrición. Pero Lasus asegura que en realidad “somos lo que absorbemos” porque el partido final se juega en el intestino. “En esa barrera de bacterias buenas y no tanto, que son las que definen lo que pasa”. Desde esta perspectiva y, diferenciándose de las dietas que “trabajan sobre la punta del iceberg”, ella propone ver a la persona como un todo (genética, hormonas, metabolismo, emociones); para entender que la clave está en lo que se incorpora y no en lo que se ingiere. 

Interpretar los datos es la clave

A partir de los resultados puede establecerse un plan integral acorde a la medida de los genes de la persona. 
En esta línea, Lasus remarca que ella organiza planes alimentarios, pero no arma rutinas. Sin embargo, puede orientar al profesor/entrenador para que organice los planes de ejercitación.

DESTACADOS

Genia: su tabla de contenidos

1- Sensibilidades. En el estudio puede detectarse las sensibilidad a la lactosa, celiaquía, cafeína, alcohol, sodio, etc. 

2- Nutrientes. También se detalla el requerimiento de ácido fólico, viatminas C, D, A, E, B6, B12, Grasa Omega 3, Calcio.  

3- Gestión de peso.  Puede determinarse el riesgo de obesidad, metabolismo de glucosa, nivel de colesterol, reducción de lipólisis, sensibilidad a grasa saturada, a carbohidratos, capacidad de ganar peso, falta de saciedad.

4- Actividad física. Tasa metabólica baja en reposo, capacidad aeróbica, desempeño en el ejercicio. Esto sirve para determinar qué tipo de actividad va mejor con la persona (aeróbica, de fuerza o mixta) y el tiempo de duración. 

5- Desintoxicación.  Inflamación, capacidad de desintoxicación, actividad antioxidante.

(La Tecla)