28.3 C
Nueve de Julio
jueves, 29 febrero, 2024

Todo lo que nadie te contó del universo yerbatero y por qué podría duplicarse en los próximos meses el precio del paquete en góndola

(Por Mónica Gómez)

La primera pregunta que surge de alguien que escucha que uno vive en Misiones es ¿Cuánto sale el paquete de yerba en esa provincia? Para el imaginario colectivo, un kilo de yerba debería ser más económico en las zonas de producción que en el resto del país. Sin embargo, resulta lamentable constatar que esto no es así: tomar un mate en la tierra colorada, muchas veces, puede ser hasta más costoso que en los bosques de Palermo.

Esta incongruencia es una decisión de la última cadena en el proceso de la yerba mate. Entre las grandes cadenas de supermercados, la industria de la yerba mate -un pequeño grupo de no más de 3 empresas-, y los molinos orientan el precio. Pero, aun así, sigue sin ser entendible que, en la zona de crecimiento de este producto, sea hasta un 10% más caro que en el resto del país. Y el problema va en aumento.

En los últimos días, los productores yerbateros realizaron tractorazos y varias medidas -como el “cese de Cosecha”- en reclamo de un precio justo para la materia prima de lo que llaman hoja verde o canchada. En este sentido intentar dilucidar cuánto puede llegar a costar un kg de yerba en los próximos días resulta una incógnita, dado que si se logra lo solicitado por los yerbateros el precio por kilo sería de $505 en relación a lo acordado anteriormente, producto de la gran inflación.

En principio hay que entender que la yerba mate es una economía regional que no se trata de hectáreas ilimitadas de producción en manos de pocos, son casi 13.000 productores con pequeñas chacras. Además, es un cultivo perenne, es decir que se planta una vez y tarda alrededor de 5 años para su primera cosecha, así como también tiene una estacionalidad y que lo que se cosecha en abril podría llevar de 9 meses a un año hasta su venta en góndola. Por otro lado, su mercado es en su gran mayoría interno, con excepciones de exportación como a Siria.

Según fuentes del Instituto Nacional de la Yerba Mate el consumo de este alimento viene en ascenso: alcanzó un récord histórico de consumo y superó los 325 millones de kilos envasados en 2023. Esto se refiere a una salida de molino hacia el mercado interno de casi diez millones de kilos más que en 2022, así como también un incremento del producto para exportaciones.

Si la yerba atraviesa este gran momento, pese a las inclemencias de los años anteriores que afectaron a muchos cultivos, ¿por qué nos vaticinan que en góndola su precio va a ser mayor? Las hipótesis son variadas y complejas y me animaré a proponer algunas.

En Argentina, desde siempre, los costos de producción suben a mansalva; y en los últimos meses los alimentos de la canasta básica tienen aumentos exacerbados.  Por otra parte, no son los industriales o las grandes cadenas de supermercados las que están en déficit sino los colonos de las chacras misioneras o correntinas, que sufren con el precio congelado en la venta de su materia prima, ya que, por laudo, el 1 de diciembre del año último, comenzaron a percibir $210 por kg de hoja verde y $643,57 en yerba mate canchada puesta en secadero. Cabe destacar que en ese entonces la obtención de este precio histórico fue considerada un hito en la defensa de los productores, los mismos que hoy están exigiendo un precio mínimo de $505.

A toda esta realidad incierta, se suma que el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que presentará Javier Milei, que quitaba las facultades de fijación de precios al INYM, una de las más relevantes para la protección de los yerbateros, en la que se expresa en el artículo 4°.

Ante esta situación tan angustiante, los productores se ven tan desamparados como cuando hace 20 años, en medio de una profunda crisis que afectaba el sector primario de la yerba mate, se disolvió de la Comisión Reguladora de la Yerba Mate (CRYM) y el Mercado Consignatario Nacional de la Yerba Mate Canchada. Como entonces, hoy vuelven a convocarse a realizar tractorazos para luchar por sus derechos.

La historia ya conocida en los yerbales

Este escenario actual que hoy viven los yerbateros con gran dolor e incertidumbre,  es semejante a aquel que derivara, en 2001, a la movilización conocida como “el tractorazo”, que reunió a productores, referentes del sector cooperativo y trabajadores rurales durante varios días en la Plaza 9 de Julio de Posadas, capital de la provincia de Misiones, concluyendo con el nacimiento del INYM, un logro de las lucha de las familia yerbatera, la misma que hoy deciden volver a batallar por todo lo conquistado.

Si bien ya fue publicado en el portal de la secretaría de Ganadería y pesca de la Nación, la designación de Daniel Notta como presidente del INYM, dado que el instituto contaba con un presidente interino Jonas Petterson, nombrado por los miembros del directorio, esto mismo provoca el desaliento de los productores y los convoca a seguir movilizados, porque como se dice en los pueblos “nos conocemos todos”, el Ingeniero Notta significa un sabor amargo de esa época.

El presidente Notta, cuyo cargo aún no fue oficializado en el Boletín Oficial, es un viejo conocido para los productores. Los medios de la provincia de Misiones, ni bien salió su nombramiento, sacaron a la luz el porfolio del Ingeniero, sosteniendo que pertenece al “riñón de Puerta, ex gobernador de Misiones, ex presidente provisorio de la Nación durante la renuncia de De la Rúa en 2001 e industrial yerbatero”. Si bien explican que Notta ya no está en el manejo de los molinos de Puerta, es un hombre mirado con mucho descontento por los colonos, dado que él formó parte de la historia del INYM y también de la CRYM, aquella comisión reguladora disuelta en la década de los 90 por el ex ministro Domingo Cavallo que había nombrado a Notta como representante nacional en la misma antes de su final.

Conociendo apenas este universo de yerba mate y el porqué del posible aumento del precio del paquete, se entiende que estas resultantes no están alejadas ni de la historia social de nuestro país ni de la coyuntura actual y es por ello que comprenderla, dilucida aún más las incongruencias que vive el sector productivo con respecto al sector industrial y que son algunas de las razones por las cuales el precio de la yerba subiría sustancialmente en los próximos meses. Haciendo peligrar un consumo que forma parte de nuestra idiosincrasia nacional y es así que, muy lejos de los yerbales, sentados en escritorios desde Capital Federal entre mates dulces con edulcorantes, internas políticas y arreglos comerciales de dos o tres personajes, se gestan las políticas que son la base del ingreso de pueblos enteros y la economía de miles de familias que se ven atravesados por la yerba mate.

 

 

 

 

 

 

Últimas noticias

¿Cómo hacer para ahorrar $61.000 en marzo con Cuenta DNI?

Rubro por rubro, los porcentajes d descuentos y los topes y los días de vigencia. Quienes forman parte de la Comunidad...

Noticias relacionadas