Terapia anual

Lo que dejó el año que se fue y lo que se puede esperar del nuevo y flamante 2019.

 

(Por  Juan Manuel Jara)

 

            Y se fue nomás. Se lo despidió sin mucha nostalgia. Buena suerte y hasta luego. Total el que tomaba la posta ya estaba en la gatera listo para hacerse cargo. Sabía que a las 23:59:59 del 31 de diciembre le tocaba saltar a la cancha. Una cancha embarrada, pisada, nada de verde césped. Pero otra no le quedaba. Se fue el 2018, y el 2019 ya está en marcha.  En continuado, como suelen ser estas cosas. Pero es imposible no detenerse, aunque sea nomás un instante y echarle una pispeadita a lo que pasamos en el año que ya no es más. Y de paso, en algunos casos, hacernos una idea de lo que puede ocurrir en el nuevo.

            Intenso, así fue para Semanario Extra este 2018. En este espacio de la nota central saltamos de un tema a otro, como nos gusta hacerlo. De un reportaje a un informe o a una nota de opinión. Personajes, varios. Estuvimos con Néstor Montalbano durante el rodaje y en el estreno de “No llores por mí, Inglaterra”. Seguimos a nuevejulienses destacados en diferentes actividades, como Miguel Sancholuz (h) en el golf, o las peripecias marinas de Enzo Mastroliberto a bordo del buque oceanográfico “Víctor Angelescu”. Tobías Catuogno en la previa y en la presentación de su libro ¿“Por qué no a mí?”. O a Rita Fournier, Lovely Rita, en su cruzada de cambiar pelos por sonrisas confeccionando y repartiendo gratuitamente pelucas para aquellas mujeres que transitan el tratamiento contra el cáncer. Medalla que nos colgamos porque esa nota de tapa de este semanario llegó fronteras afuera de 9 de Julio y generó interés de medios nacionales sobre la labor de Rita. También al eximio platero, Nicolás Crotto, que un añomás estuvo en la exposición rural de Palermo exponiendo su arte. Y las aventuras de Juan Ignacio Charaf en la guardia veterinaria de esa enorme exposición. Relatos e historias que buscamos y contamos a través de estas páginas. Y mucha repercusión también se generó con la nota a Luis Ventimiglia, jefe del INTA local, el rock star de la agronomía, tal como lo titulamos.

            Hubo músicos destacados que llegaron a nuestra ciudad a hacer su arte y, por supuesto,también pasaron por las páginas de EXTRA. Primero fue Botafogo, el legendario bluesman. También otras glorias del rock nacional como Claudio Gabis o el rosarino Rubén Goldin. Finalmente, Alambre González con su viola virtuosa.

            Otra medalla que nos colgamos fue el tema de los perros de la calle, con dos notas que marcaron una problemática que parecía difícil de solucionar, pero algo se hizo porque hoy esos perros prácticamente no se ven. Es cierto, quizás generamos incomodidad en varias personas, pero así es el papel del periodista, si molesta es porque toca donde duele.

            Y si de incomodar se trata, también nos metimos con los temas políticos, y con los políticos y sus temas. Hablamos de las canchas de fútbol de un familiar de concejal en infracción, del tsunami eléctrico generado por el cambio de administración de la Cooperativa Eléctrica Mariano Moreno (tema que tiene mucho de política), del intendente oficial (Barroso) y el intendente virtual (Barbieri), del lobby por y contra la posible llegada de Farmacity tratado en sesiones intensas en el HCD, y varias otras cuestiones que aparecieron durante el año que ya no está.

            El 2019 está radiante y flamante. Impecable. Recién le sacaron el nylon a sus tapizados. Seguramente no le durará demasiado esa condición. El tema es ver cómo llega a cumplir su reinado. Viene con un plus que lo hace distinto: es año electoral. Agárrense de las manos, “Puma” Rodríguez dixit, porque nos vamos a hamacar de lo lindo. A lo que dejó el 2018 le sumamos lo que va a traer por default el año nuevo. El bolsillo aprieta, y ese es motivo suficiente para estar atentos. No será un año fácil. Pero los temas, a diferencia de los políticos, se renuevan, así que ahí estaremos nosotros para molestar un rato.

            Seamos críticos. Quejémonos. Exijamos. No demos nada por sentado. No nos quedemos con lo queremos escuchar. Dudemos de todo y de todos. Del mundo real y del virtual. Dialoguemos. Escuchemos. Abramos la cabeza a otras opiniones. Siempre se puede aprender algo. La verdad está ahí afuera, era el slogan de la mítica serie Los Expedientes X.  Solo hay que buscarla.