Se celebró el día de San José obrero, patrono de los trabajadores

“No hay un trabajo más digno que otro”

 

 

La comunidad católica de la ciudad de Nueve de Julio celebró ayer el día de San José Obrero, patrono de los trabajadores. Lo hizo en la capilla que lleva su nombre y que se encuentra ubicada en Gardel al 300.

             La celebración comenzó con la tradicional procesión por las calles del barrio y fue seguida por la celebración de la misa. Allí, el padre Guillermo Gómez advirtió a los fieles que todo trabajo es digno y que debe vivirse como una ofrenda al Señor. “Cualquiera sea el trabajo de ustedes, háganlo de todo corazón, teniendo en cuenta que es para el Señor y no para los hombres” (Col 3,17). Luego de reconocer la difícil situación laboral que atraviesa el país, el sacerdote incitó a los fieles a no caer en el desánimo y a recurrir al poder de la oración.

Asimismo invitó a los fieles a rezar también por los sobreocupados, otro flagelo de nuestros tiempos, que impide “dedicar tiempo a los afectos y que tiene consecuencias negativas en el seno familiar”.

Por último invitó a rezar para lograr una verdadera armonía entre la fe que se profesa, la fe que se celebra y la fe que se testimonia en el día a día.

Luego de la bendición de las manos, la feligresía compartió en las puertas del templo el tradicional chocolate con tortas.