Rosca a pleno

(Por  Juan Manuel Jara)

 

Horas intensas se viven enlos espacios políticos. Mañana a la medianoche vence el plazo para la presentación de listas y candidatos. Reuniones, teléfonos que hierven. Lo que dicen y lo que no.Bienvenidos a una nueva temporada de caza.

 

                Y si, el año electoral ya se vive a pleno. Reuniones contrarreloj, mucha charla, lapicera, cuaderno, hoja, goma de borrar o liquidpaper siempre a mano. Acá les proponemos una guía rápida para entender un poco más el escenario electoral que se viene en 9 de Julio.

                Arranquemos por el oficialismo.              La alianza hasta hace unos días conocida como “Cambiemos (AP-Antesde Pichetto)” y ahora rebautizada “Juntos por el Cambio (DP)” mantiene su balance desbalanceado.El golpe de efecto del presidente Macri tiró por la borda los e-books de la nueva política y desempolvó el Manual Kapeluz de La Vieja Política. El miedo a perder lleva a borrar con lo que sea todo lo que se usó como estandarte de campaña en la elección del 2015. Se es abierto, dialoguista y democrático hasta que me convenga.

                Verticales sin vértigo, obedientes hasta la última coma de lo que manda el gobierno nacional, los puro PRO del 9 dejaron bien en claro que acá no hay PASO. El Intendente Barroso se decidió (¿o no le quedó otra?) y va a repetir. No quiere internas. Y no las va a haber.Battisttella lo venía venir y armó el plan de escape. El socio radical “Nacho” Palacioshace varios meses que empezó a criticar ciertas cuestiones de la administración municipal y a gritar a los cuatro vientos sus ganas de medirse con el Intendente en internas. Si no, aseguróque iba a ver la elección desde su casa. La negativa del PRO y el efecto Pichetto habrían sido un punto de inflexión en el joven referente radical. Contrariamente a lo que quizá muchos esperaban, Palacios se habría plantado firme en alejarse de la alianza de gobierno local a pesar de los pataleos, recriminaciones y algún que otro epíteto subido de tono por parte del mismo intendente, de los radicales pro locales e incluso de algún enviado del decorativo Vice Gobernador Salvador, demasiado cómodos con mantenerse unidos al PRO a pesar que el papel que hoy les toca sea aun menos decoroso que el de dama de compañía ostentado desde el 2015. Con el portazo de Palacios quedarían varios radicales libres que seguramente podrían ir a rejuvenecer la figura de Battisttella.

                Y el ex intendente va por la revancha. Sabiendo que no se la iban a hacer fácil, que por “adentro” la iba a tener más que difícil, hace meses que venía preparando la salida elegante. El recurso de la Unión Vecinal fue una vía de escape válida. Pero, viejo zorro político, sabiendo que enfrente estaban Silvestre, Vivani y algún que otro ex miembro de su equipo cuando fue intendente, el peligro de quedar descalificado a último momento por una trasnochada impugnación en la Junta Electoral, lo llevó a cerrar filas con el espacio de Consenso Federal de Roberto Lavagna. Timbre para Marianela López que hace poco más de un mes se irguió como la referente de ese espacio en 9 de Julio merced al acuerdo que su jefa, Margarita Stolbizer,hizo a nivel nacional con el ex ministro de economía.Hubo varias reunionesy la pelea por el armado de la lista es un punto de conflicto: Quiero el dos. No, te doy el cinco. Ni lo sueñes. Mas o menos así fueron las reuniones y diálogoscon reminiscencias futboleras. Mañana es eldía de la final. De todas formas, Marianela apuesta a cerrar el frente local y centrarse en un desafío mayor:jugaría en una liga superior e iría por la diputación provincial de la CuartaSección Electoral. Battisttella sabe del poder de fuego con que cuenta. Pero no faltan quienes aseguran que eso también lo pone en una actitud un tanto cerrada, necia según un referente de otro espacio que anduvo coqueteando con el ex-intendente, a la hora de negociar. Lo cierto es que será el retador.

                La avanzada peronista o filo peronista a nivel nacional también revuelve el avispero local. Dispersos aun desde hace años, la novedad en el justicialismo del 9 es que aparentemente y de forma lenta le estaría llegando, paradójicamente, la renovación y cambio. Varias líneas confluyen en un autodenominado frente patriótico, aunque la interna sería un destino insalvable.

                Por un lado, aparece el candidato de la UnidadBásica Juan Domingo Perón, Mauro Esteban, de perfil interesante y sobrio. Algunas voces peronistas valoran su persona y le auguran un buen futuro, pero también saben que, según nos confió un dirigente, “lleva la mochila de Horacio Delgado sobre sus espaldas”, cuestión que tendrá que superar si quiere ampliar su campo de acción justicialista.

                En el otro rincón está Juan Pablo Parise, con el peso de ir por Unidad Ciudadana y el aval de intendentesde la zona.También aparece el “Grillo” Rodríguez, una suerte de tercero en discordia buscando posicionarse y lograr una buena negociación. Sumen a un arrepentido político queestá de vuelta: José Giuliodoro decidió volver al ruedo después de su autoexilio y junto con Eduardo Vicente se anotaron en este frente justicialista con la intención de, por lo menos, hacer un poco de ruido. Otro viejo zorro justicialista de la política local, Roberto Cambello,está en la rosca con el interés de lograr la tan ansiada unidad peronista, indispensable para llegar a la intendencia. Pero hoy eso esta difícil. Las internas seguramente serán necesarias paraelegirel candidato y amalgamar listas. Habrá que ver si en este caso la máxima peronista de que “el que gana conduce y el que pierde acompaña” se cumple. ¿Diagnóstico?Complicado.

                Mención aparte para el Frente Renovador. A Claudio Lovisolo y SebastiánMalis los golpeó duro el “Massazo” de Sergio. El “panquecazo” del tigrense dejó descolocados a sus referentes locales que, con sincera coherencia, saben que no pueden salir a defender o hablar loas de quien hasta hace una semana atrás criticaban con todo, lo mismo que Massa. Al tigrense no le importa darse besitos con CFK, pero a las bases sí. Por lo menos a las del 9 las puso en un aprieto. De todas maneras, habrá que esperar al cierre de mañana para saber que hace este espacio que de todas maneras se mueve en el campo peronista. 

                La medianoche de mañana sábado oficializará candidatos y listas. 9 de Julio tendrá una elección a definir entre dos B: Barroso y Battisttella. Para ellos y para otros actores del escenario localserá la última antes del retiro que, en política, nunca se puede decir definitivo. La de este año no será su batalla, pero Paolo Barbieri, Nacho Palacios, Mauro Esteban, Juan Pablo Parise y algún otro treintañero son los que seguramente dentro de cuatro años pelearán por la intendencia. Hasta entonces, el rosqueo de estas últimas semanas les sirve como fogueo.