Que lindo sería romper la telaraña

(por Hugo Merlo)

A mi criterio, una de causas de nuestro eterno fracaso como país, es que la posibilidad de ganar las elecciones es directamente proporcional al fracaso del gobierno anterior, ergo no hay incentivos para colaborar. Es tan tonto el esquema, que el que gana se queda con el desastre que ayudó a crear, pasa un tiempo echando la culpa y  vuelta al  fracaso,,, y eso se llama ,Inflación , Desempleo, Pobreza, porque todos hacen lo mismo. Quiero aclarar que no parto de la existencia de corruptos, porque esos son delincuentes y deben estar presos

 

Dicho esto, me voy a meter con nuestro  “pago chico” con el deseo que cuando llegue el tiempo de la campaña, los candidatos nos cuenten sus ideas  y NO  el mero relato del fracaso del anterior. Ya lo he mencionado, creo que  el margen de maniobra para un Gobierno Municipal es acotado y lo que hace el funcionario priorizar dentro de alternativas sujeto los recta de presupuesto local, lo que obtenga de coparticipación  Provincial y los proyectos financiados por la Provincia y la Nación. Teniendo en cuenta lo anterior se hace, casi obligatorio, que proyectos de mediano y largo  plazo, se acuerden entre las diferentes corrientes políticas.

Tratare de imaginar una sucesión municipal, en  primer lugar  imagino el ganador poniéndose en lugar del que sale y el que no ganó, bajo la piel del ganador en una comunicación fluida donde se crucen información relevante, se puedan  manifestar cada uno desde  su realidad individual. “Yo tengo un sueño, un  solo sueño, seguir soñando” inmortalizó el líder Martin Luther King en 1963…porque no soñar

Quien sea elegido debe disponer de toda la información  preexistente al momento, pero sobretodo, debe recibir el análisis de los hechos, especialmente de aquellas cuestiones que no se han logrado concretar. Hay carencias en nuestra ciudad de la que todos somos conscientes, por ej. Viviendas, este tipo de temas deben ser trasladados de gestión en gestión, son cuestiones difíciles y exigen el esfuerzo conjunto y permanente.

Otra costumbre que habrá que desterrar es “etiquetar” al competidor yresto de los humanos bajo alguna forma, con el intento solapado de descalificar, eso impide la permeabilidad de las ideas, si formamos prejuicios es muy difícil escuchar al otro.

Todos lo nuevejulienses  en el fondos esperamos que  los dirigentes actúen con grandeza, que el objetivo sea lograr objetivos verdaderamente trascedentes y eso depende de factores tan obvios  como,la voluntad de afirmación, del enfrentamiento a obstáculos poderosos que exigen el máximo de movilización de sus energías intimas, pero además en el conjunto social.

La responsabilidad  política, en todos los estamentos, se encuentra enferma de sospechas, de recelos, prevenciones y mil recaudos, una prisión mental, y todo esto conduce a lo pequeño y de ahí seguramente no saldrán cosas importantes.

Nosotros los ciudadanos debemos velar con nuestras decisiones, por poner  a los más aptos, los que construyan, por eso es lo difícil, derrumbar es más sencillo. Alguna vez habrán escuchado, “con 100 árboles se puede  hacer un  1.000.000 de fósforos, pero un solo fósforo puede destruir un millón de árboles”.

Vieron, que cuando uno pregunta a un amigo, ¿cómo andas?, recibe respuestas como:   ¡ En la lucha !, ¡Tirando!,etc. en eso nos hemos convertido, el pesimismo nos ha invadido, estamos dentro de una  telaraña de la cual debemos salir.

Lic. Hugo Merlo GHS