Otro potencial trastorno para los electores: la boleta única de papel

Tal como reflejó Diputados Bonaerenes, hace por lo menos 68 años que la provincia de Buenos Aires lleva adelante sus elecciones enganchadas a las presidenciales y con el sistema de boleta múltiple.

Por eso, al igual que con el posible desdoblamientolos especialistas cuestionan la premura para discutir una reforma electoral de semejante envergadura en tan sólo tres meses, al tiempo que remarcan “la falta de tiempo para capacitar al elector”.

De esta manera, en caso de que avance la serie de cambios que por estas horas discute la Comisión Bicameral de Reforma Electoral de la Legislatura, los ciudadanos bonaerenses deberían votar con dos sistemas diferentes –en Nación se usará la boleta múltiple.

En caso de que los comicios sean en la misma fecha, la Provincia adhiere al mecanismo utilizado por Nación -quedarían sin emplementarse los cambios- y en caso que se desdoble la fecha, los electores utilizarán la boleta única de papel primero y luego en la presidencial la boleta múltiple. Es decir, utilizarán los dos sistemas. 

Aunque con valoraciones distintas sobre los beneficios y puntos negativos que podría traer aparejado la boleta única de papel, dos de los especialistas que consultó este portal hicieron eje en estas complicaciones.

Es necesario una capacitación y una educación electoral muy importante para implementarla. Sobre todo en nuestra provincia, donde el gran número de población la vuelve excepcional”, aseguró Sebastián López Calendino, sub director del Observatorio de Estudios Electorales y Político Institucionales de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la UNLP (OEEPI).

En esta dirección también opinó Emilio Raffo, ex director general electoral de la Junta Electoral de la provincia de Buenos Aires, para quien realizar este cambio seis meses antes de los comicios directamente representa “un salto al vacío”.

“Yo el año pasado hubiera promocionado la ley, la hubiese discutido, debatido, y este año lo hubiese puesto en aplicación. Poner la Boleta Única de Papel ahora me parece que es un salto al vacío”, señaló a Diputados Bonaerenses.

“Desde 1983 venimos votando de una manera y de repente seis meses antes se define cambiar el sistema de votación, es una decisión complicada”, amplió López Calendino.

“No subestimo al elector, pero hay que simplificar cada vez más la tarea, para que entre y salga en el menor tiempo posible, que no tenga problemas. No veo viable una implementación así de golpe”, agregó.

 

PROS Y CONTRAS DE LA BOLETA ÚNICA DE PAPEL

Sobre los pros y contras de la boleta única de papel, las opiniones de los dos especialistas se bifurcan. “Estamos a favor del sistema de boleta múltiple que tenemos porque viene funcionando. Mientras menos toquemos el sistema de votación, mejor”, explicó López Calendino.

Así, para el subdirector del OEEPI, además de la falta de educación electoral, aparecen tres objeciones: el tamaño de la boleta y la logística que implica, el factor económico y la facilidad para hakearla.

El tamaño en algunas localidades puede ser muy grade y eso complica la logística para imprimir las boletas. Además se debe definir la confección, si va con foto o sin, si va el  logo del partido o no”, detalló López Calendino.

En cuanto al argumento económico, el especialista sostuvo “con el sistema de boleta múltiple hoy los gastos los afrontan los partidos si se implementa la boleta única de papel, el gasto lo va a tener el Estado”.

En relación al “hackeo” López Calendino aseguró que sólo basta “con una lapicera bic”. “Si no hay fiscales y presidentes de mesas capacitados,  haciendo una marca en cualquier lugar de la boleta ese voto se transforma en nulo”, sumó.

Por eso en muchas elecciones donde se usó la boleta única de papel, por ejemplo en Santa Fe y en Córdoba, el número de votos nulos se elevó considerablemente”, evidenció el integrante del OEEPI.

En cambio, para Emilio Raffo “sin duda” el mejor sistema de votación es la boleta única de papel. “Se está imponiendo en el mundo, si el proceso de confección y la realización está bien hecho, no hay objeciones para realizar”, afirmó.

Es un sistema de fácil lectura para elector y por el uso de urnas separadas para cada categoría el recuento de votos en mucho más rápido”, enumeró.

En paralelo, el ex director de la Junta Electoral afirmó que “la fiscalización siempre tiene que estar presente siempre y es la mayor garantía de un proceso electoral”. El presidente de mesa puede hacer una marca como cortarle un pedazo a la papeleta en caso de boleta múltiple”, puntualizó.  

Es el fiscal el que tiene que controlar que el presidente no tenga una lapicera en la mano. Si los fiscales están presentes la boleta no puede ser adulterada, es una cuestión de fiscalización”, agregó Raffo.

En cuanto al tamaño de la boleta, el especialista aportó que “podría darse la situación que sea grande en el caso de haber una gran cantidad de candidatos, pero históricamente no hay una gran atomización de listas”.

Puede ocurrir en la interna previa, pero en las generales esto se va decantando. De manera que, en la elección general no se van a encontrar con una gran cantidad de candidaturas para la misma categoría”, cerró Raffo.