No me van arriar con cardo seco…

(por Lic. Hugo Merlo)

Cuando un funcionario incrementa su patrimonio en forma grosera, no me vengan con el verso a decir que hay que demostrarlo, para mí son fundadas sospechas que lo ha incrementado aprovechándose de su cargo. No me van arriar con cardo seco dice el dicho popular…

Quiero aclarar que estas no son opiniones políticas, son percepciones de la realidad, observación pura. Mis opiniones en todo caso son sobre los actos de gobierno y las decisiones políticas. No puedo emitir opinión sobre una “realidad”, el tipo se enriqueció en la función pública, es asertivo, no es una opinión, a lo sumo puedo evaluar sobre el grado de descaro que tuvo, pero no sobre el hecho concreto. Por eso esto habla de corrupción, no de personas, la corrupción parece un problema económico, pero es un tema moral, porque la corrupción causa muertes, esos desvíos de dinero causan accidentes, perjudican a gente en los hospitales, permiten el tráfico de estupefacientes, y obviamente, la lista sería eterna.
Todos los que trabajan o hemos trabajado en la función pública, (funcionarios de menor rango) se nos ha intentado coimear, se nos ha dicho “mi presupuesto es este, pero Ud. la factura hágala por lo que quiera…”
Toda esa masa de fondos está en los bolsillos indebidos, y son carreteras sin hacer, son barras bravas, hospitales sin medicamentos, falta de seguridad, etc. Todos sabemos de esto, no estoy hablando raro, por eso no me vengan con el verso de las presos políticos, como Milagros Sala, cuando se llevan la guita en al auto, déjenme sospechar y déjenme de joder con que son presos políticos, una atorrante a simple vista y, sabe que, si me equivoco lo reconozco y no se me cae un pelo. Pero lo que veo merece una sospecha.
En todas las causas por corrupción, primero miro la actividad previa a ser funcionario y su estilo de vida, el que tenía y el que tiene ahora, y después de su período de funcionario. Y sabe, se ve a simple vista, porque puede ocultarme algo adquirido mediante un testaferro, pero el estilo de vida, la casa, y la burda ostentación es fácil de observar porque “estos nuevos ricos se habitúan enseguida y muestran su nueva vida”, no me vengan a arriar con cardo seco.
Transparencia Internacional entregó el Índice de Percepción de la Corrupción, que califica a los países en función de sus niveles percibidos de corrupción en el sector público. El reporte entregado el 23/1/2020, revela “ que una gran parte de los 180 países incluidos en el estudio prácticamente no muestran avances en su lucha contra este mal, un fenómeno que en América Latina es aún más complejo: la región hace cuatro años está estancada, lo que demuestra que “está fracasando en la lucha contra la corrupción”.
No obstante lo anterior
La Argentina escaló en 2019 al puesto 66 del Índice de Percepción de Corrupción, un ascenso de casi 20 lugares en el ranking global. El país obtuvo 45 puntos sobre los 100 posibles (el año pasado consiguió 40 puntos) y superó, así, la media de todo el estudio compuesto por 180 países.
Roban pero hacen
El pacto de la vergüenza. Hace un tiempo un ex intendente de 9 de Julio me comentó lo siguiente. En una oportunidad había ido a ver si le daban la posibilidad de construir viviendas en la ciudad, la cuestión fue que para dicha operación debía dar un retorno a los que decidían y tenían la llave de la felicidad de algunas familias. A mi amigo le pareció nefasta la propuesta, se levantó y se fue.
El dilema que le plantee fue “qué pensaba él”, qué hubiesen elegido los habitantes que lo habían elegido, casas con el retorno, o sin casa pero éticos. Piénselo.
La semana que viene le contaremos que pasa con el TIN y lo que podría ser la explosión de la actividad teatral en particular y cultural en general en nuestra Ciudad.
Lic. Hugo Enrique Merlo