Ningún cuento del tío

Los chacareros levantan su voz contra el “modelo de timba financiera”

Este no es el cuento del tío. Este es el cuento de que un buen número de chacareros y tamberos que -reunidos en El Tío, una localidad rural cordobesa-, reclamó al gobierno de Mauricio Macri que ponga fin a “este modelo de timba financiera con tasas altísimas que hacen inviable la producción, particularmente la de alimentos con valor agregado”.

 

En la asamblea, convocada por la Federación Agraria Argentina (FAA) y la Federación de Cooperativas Federadas (Fecofe), los productores mostraron claros síntomas de malhumor por el rumbo encarado por el gobierno de Cambiemos luego de la crisis cambiaria y el acuerdo con el FMI. Por eso decidieron declarar la “emergencia productiva”, una figura que no existe en las leyes pero que resulta sencilla de entender para cualquier cristiano: “Ojo que nos estamos cayendo del mapa”.

 

“Hubo muchos productores, en especial tamberos, que destacaron dos problemas en especial: los financieros y los impositivos. Remarcaron las dificultades en materia impositiva, que es compartida con las producciones de las economías regionales; y también las financieras, derivadas de la falta de créditos acordes al valor producto, que serían necesarios para llegar a septiembre, en particular teniendo en cuenta las pérdidas que han tenido en las zonas inundables”, señaló Elvio Guía, vicepresidente de la Federación Agraria, tras participar de la reunión de El Tío.

 

El dirigente federado explicó que “esta situación se profundiza en el caso de los productores más pequeños”, que dependen del crédito para seguir produciendo porque no cuentan con capital propio. “Hay una evidente falta de financiamiento por parte de los bancos públicos y privados, con tasas inaccesibles”, enfatizó Guía.

Durante la asamblea,se firmó un acta en el que se explicitó la necesidad de reformar el sistema impositivo nacional, con orientación a la producción; se pidieron políticas públicas diferenciadas y el impulso a la industrialización de la ruralidad, desarrollar el interior a partir del agregado de valor; bregar por políticas públicas para impulsar obras de infraestructura en el interior. También se decidió solicitar una audiencia con el presidente del Banco Nación, para buscar soluciones para los productores más endeudados, entre otras cuestiones.

La asamblea fue conducida por el titular de la Federación Agraria Córdoba, Agustín Pizzichini, junto al presidente de Fecofe, Juan Manuel Rossi, y el presidente de la Cooperativa Las Cañitas, Juan Domingo Sola, entre otros Según informó Fecofe en un comunicado, “el disgusto de los productores se enfocó en las altas tasas de interés que hacen inviable el financiamiento productivo, sumado al impacto de los costos dolarizados, sin olvidar las inclemencias climáticas, que en conjunto anulan la posibilidad de sostener la actividad”.

 

 

 

“Por las características de la zona,  los tambos y sus cooperativas fueron actores centrales en el reclamo, en tanto se encuentran en una situación de extrema gravedad y riesgo de cierre inminente. Si bien esta tendencia no es nueva, los productores afirman que se ha acelerado de manera apremiante”, agregaron los cooperativistas.

 

Todos destacaron el rol que está jugando el cooperativismo para sostener a los productores más chicos en este contexto. “Ante la falta de respuesta de los gobiernos y la débil respuesta del Estado, si el sistema cooperativo no estuviera a disposición de los productores, muchos hoy serían prestadores de servicios, lo cual es un paso previo a estar expulsados del sistema productivo”, explicó el vicepresidente de FAA a nivel nacional.

 

El petitorio de El Tío no suena a cuento y mucho menos a chiste. Contiene los siguientes reclamos:

 

Es inviable seguir con este modelo de timba financiera con tasas altísimas que hacen inviable la producción, particularmente la de alimentos con valor agregado.

Activar la participación efectiva de los productores y toda la sociedad a través de las organizaciones libres, como por ejemplo las cooperativas.

Impulsar la industrialización de la ruralidad, desarrollar el interior a partir del agregado de valor.

Reformar el sistema impositivo nacional con orientación a la producción.

Convocar a un gran acuerdo para un Plan Agroalimentario Nacional.

Bregar por políticas públicas para impulsar obras de infraestructura en el interior productivo.

Defender al Banco Nación como instrumento de la producción, resistir el vaciamiento y la desaparición; el Estado debe estar presente.

Es inadmisible que se siga postergando el sector lácteo y el porcino, entre otros, cuya situación fue agravada por las inclemencias climáticas.

Reclamamos políticas públicas diferenciadas. No todo el campo es lo mismo.

Disponer, desde las organizaciones, un estado de Asamblea Permanente.

Conformar una mesa con representantes de los productores para mantener una acción continua.

Declarar la Emergencia Productiva.

Solicitar una audiencia urgente con el presidente del Banco Nación, para pedir soluciones para los productores más endeudados.

Unificar el reclamo en todas las entidades de base.

En el marco de la actividad gremial para instalar reclamos de las economías regionales que la entidad viene realizando también en Entre Ríos, Mendoza y Chaco

 

FAA en asamblea de productores en El Tío, Córdoba

 

Como medida de urgencia, los productores a través de sus entidades peticionarán audiencias a las autoridades nacionales y provinciales, si bien con estas últimas hay canales de dialogo abiertos.

 

Por Bichos de Campo