6.1 C
Nueve de Julio
viernes, 24 mayo, 2024

Mortalidad materna: el impacto positivo de la ley de IVE y negativo de la pandemia

Las muertes maternas por aborto descendieron entre 2020 y 2021, pero aumentaron notablemente por la pandemia de coronavirus.

El ministerio de Salud de la Nación presentó nuevos datos de mortalidad infantil y materna en el país. En esa línea, las muertes maternas por aborto descendieron entre 2020 y 2021, pero aumentaron notablemente por la pandemia de coronavirus.

A nivel nacional la razón de mortalidad materna, que expresa la relación entre las muertes por causas maternas y la cantidad de nacidos vivos en un período, aumentó de 4,1 por cada 10 mil nacidos vivos en 2020, a 7,4 en 2021. Este incremento se explica por las causas obstétricas indirectas, entre las que se remarca principalmente la irrupción de la pandemia provocada por la Covid-19.

De las 393 muertes maternas registradas en 2021, 220 corresponden a personas gestantes que fallecieron debido a Covid-19 durante el embarazo, parto o puerperio. El 56% de las muertes maternas totales registradas en 2021 (80% de muertes maternas de causa indirecta) se debieron a Covid-19. En 2020 se identificaron 37 muertes por esta enfermedad, mientras que en 2021 se registraron 220. Esto coincide con la evolución de la pandemia en el país, siendo el grupo de personas gestantes uno de los grupos prioritarios para vacunación.

En tanto, las muertes maternas por aborto bajaron de 15 en 2020 a 9 en 2021. Es importante destacar cómo impactó la ley 27.610 de Acceso a la Interrupción del Embarazo (ILE/IVE), que generó condiciones para la ejecución de abortos seguros, en un marco sanitario. Esa situación se observa en el descenso de la mortalidad materna por aborto en el primer año de implementación de la ley.

La meta de mortalidad materna por aborto es cero, por lo cual es necesario seguir ampliando los equipos de salud que garantizan la práctica, continuar con la disponibilidad de medicación en el primer nivel de atención y mejorar la calidad de atención en el segundo trimestre y posaborto.

Bajó el embarazo adolescente

Asimismo, se observó un nuevo descenso en la tasa de fecundidad adolescente, que pasó de 15,4 por mil mujeres de 10 a 19 años en 2020, a 13,7 por mil en 2021. Esto representa una disminución de 1,7 puntos en un año.

El sostenimiento del descenso de la fecundidad adolescente tardía se refuerza a partir de la estrategia de implementación de políticas públicas de prevención del embarazo no intencional en la adolescencia y el acceso a métodos anticonceptivos gratuitos, en especial de larga duración LARC (DIU e implantes subdérmicos). (DIB) ACR

 

Últimas noticias

Incontinencia urinaria: solo tres de cada diez pacientes llegan a la consulta

Por vergüenza o temor, muy pocos acuden a la consulta y ven restringidas sus actividades sociales y deportivas, lo...

Noticias relacionadas