Mentime que me gusta

(Por Lic. Hugo Merlo)

Hay una ciencia del engaño, sino estimado lector, piense cuantas veces por día tiene la sensación o el pálpito que le están alterando una realidad y por ende las veces que Ud.estáhaciendo lo mismo. Es penoso describir lo obvio, pero me estoy refiriendo al engaño que tiene que ver con la falta de coherencia, donde te dicen una cosa y ves que hacen otra. En dónde hay libertad de discurso, escuchamos individuos que le dan vuelta a las cosas, como poniendo un velo sobre nuestros ojos (o tratando) de ponerlo para que no veamos la realidad. Después nos apropiamos de esas realidades y creamos el mundo que creemos.  Desde nuestras percepciones prontamente encontramos culpables para las cosasque nos suceden.

Pero no solo mentimos a los demás, sino que nos auto engañamos, si logramos creernos lo que decimos, seremos ser creíbles para los demás. Alguna vez ví alguien que se copiaba las respuestas del crucigrama y contento venía y alardeaba “lo terminé”. Le cuento una anécdota al respecto: Una vez siendo muy joven, iba con un amigo y como el semáforo estaba dañado, para cruzar la calle, simulé dificultad para caminar.  Mi amigo me tomaba del brazo como una ayuda, pero cuando llegamos a la vereda de enfrente, en la puerta de la facultad había un agente de policía que se ofrece a colaborar con mi traslado y pide al portero asistencia para que pudiese ingresar, a esta altura del partido yo estaba tan  compenetrado con el engaño que hasta comenté en qué circunstancias me había ocurrido la desgracia, por supuesto llegué al laboratorio con auxilio de un personal de la institución, alguien más arrimó el hombro y estuve toda la clase simulando, hasta yo estaba convencido de mi trastorno.

Así, los que nos rodean engañan, Uds.engañan y yo engaño, de vez en cuando.  Groucho Marx, decía “Hay una forma de saber si un hombre es honesto: preguntándoselo. Si dice que sí, es un sinvergüenza”.

Sin hacer un análisis muy exhaustivo, cuantas veces por día escuchamos que lo importante es sentarse a una mesa y lograr consenso. Por lo general lo piden los que no están en el gobierno y que son parte del problema. ¿Usted cree que si juntamos por casualidad gente, políticos, en una mesa, se van poner de acuerdo? Yo le digo que no, porque para eso hay que tener un objetivo previo definido y estar convencidos que solo no se salva nadie… y además el sistema Republicano Federal consagrado en la Constitución con sus tres poderes lo contempla. Hay que ponerse de acuerdo en el Congreso. Por ej. esta semana se trató en comisión, en el Congreso, el bloqueo laboral, la CGT no fue a la reunión y seguro que el empleo en negro, es prioridad.

Otra, ahora aparece, “productos con rentabilidad administrada” o sea control de precios, dentro de un paquete de medidas pre electorales. Me reservo la opinión si está mal o bien, pero me molesta la cobija que le ponen para que no se note.

Samid dijo: – “Me fui un fin de semana porque estaba estresado”. Seguramente en broma, pero entre todo el lío, se supo que cuándo estaba en bailando por un sueño tenía un peluquero exclusivo.  ¿A quién querría engañar?

Hace bastante tiempo,después del que se vayan todos, lospolíticos salieron a la calle, te daban la mano, te decían soy fulano de tal, voy a ser candidato. Hoy todos los candidatos van a la calle a visitar vecinos, pero van a escuchar los problemas que tienen. Si van todos es como que no fue ninguno, no diferencia y por otra parte preguntar ¿qué problemas tiene? hace suponer que el candidato a priori desconoce los problemas de los vecinos. Los vecinos se dan cuenta y exageran los problemas en una maraña de piadosos engaños.

Lic. Hugo  Merlo GHS