La política de los apolíticos

(Por Eduardo Cerdeira)

Dijo un pensador “La política trata de lo más complejo que existe en el universo,  sin embargo es en la política donde reinan las ideas más simplistas y las más brutales”.

En estos tiempos de elecciones, mucho más cuando se da la pelea del sillón del Dr. West, se suelen escuchar precisamente estas cosas. El otro día me mostraron una publicación en las redes sociales, donde alguien, que estaba trabajando en un nuevo espacio político, proponía como un gran logro que “estamos trabajando en una nueva opción, política sin políticos”. Mi primera sensación fue la gran contradicción de la frase, porque sería como decir “mecánica sin mecánicos”, “medicina sin médicos”, “Inmobiliaria sin agentes inmobiliarios”, o lo que es peor, “educación sin educadores”. Mayor fue mi asombro cuando leí que había gente festejando la idea. Los viejos fantasmas del pensamiento autoritario aún golpean nuestra puerta.

La palabra política viene de polis = ciudad. Los griegos utilizaban muchas palabras derivadas de polis para referirse a lo político. El término politikos es pues sinónimo de social. La palabra politiké techne, el arte de vivir en sociedad o lo relativo a las cosas del Estado o ciudad. Por eso amigos, prestemos mucha atención cuando alguien nos dice que es “apolítico” porque nos estaría diciendo que es un antisocial, que no acepta las leyes o cosa parecida, imaginemos por un momento alguien así gobernando un país, una provincia o un municipio.

En los años de gobierno de facto, la actividad política era considerada como negativa, hasta “delictiva”, recordemos cuantos compatriotas fueron apresados y hasta perdieron su vida por el “crimen” de dedicarse a la política.

Dado el proceso de deslegitimación de la actividad política desde la crisis del 2001 con el “que se vayan todos”, algunos actores sociales consideraban que los gobiernos deberían estar en manos de gerentes y fuera del alcance de los políticos. Que las decisiones de los gobiernos deberían ser tomadas por personas que sepan administrar eficaz y honradamente. Pero,  transformar a los políticos en gerentes ¿acaso no es una concepción política?

Las usinas de pensamiento neoliberal, empujaron y empujaron hasta voltear un gobierno Nacional y Popular, a los que ellos negativamente llaman populista. Un gobierno que más allá de cómo lo llamen, trabajaba para que vos y yo pudiéramos tener un sueldo justo, vacaciones pagas, jubilaciones dignas, precios justos en las góndolas, comprarnos nuestra casa a precios razonables, entre los derechos más extrañados. Pero si la política es capaz de transformar, también, mal utilizada es capaz de destruir. Hoy está gobernando la gente que ellos pidieron, y lo primero que hicieron fue rebajarnos los sueldos y jubilaciones hasta hacerlos uno de los más bajos del mundo, subieron los precios de las góndolas a partir de una inflación galopante, tenemos que ver futbol nacional nuevamente a un bar, subieron la luz y el gas a precios impagables, tenemos que pagar nuestra vivienda familiar más cara que en Manhatan.

Por eso amigo, no escuches estos “cantos de sirenas” que nos prometen nuestro pequeño “país de las maravillas” para 9 de Julio, ¿Cómo vamos construir respuestas colectivas con quienes apuestan a que seamos meros espectadores individuales de nuestras propias desgracias?

Los gerentes, los apolíticos, los incorruptibles nos han gobernado los últimos 4 años, ellos ya están aquí, gobernando exclusivamente para los de su clase y nosotros mirando, pagando su fiesta.

La única manera de mejorar la democracia es con más y mejor democracia, y la única manera de mejorar la política es con más y mejores políticos, eligiendo siempre los que están mejores preparados, por encima de los improvisados y los atrevidos.

EDUARDO CERDEIRA, Concejal m/c

DNI 17.100.840