15.5 C
Nueve de Julio
viernes, 1 marzo, 2024

La ganadería cerró el 2023 con un fuerte ajuste en los valores

La ganadería argentina deja atrás un año con ajustes muy elevados en los valores y termina siendo un verdadero desafío, en particular para el criador, que resultó ser uno de los eslabones más golpeados de la cadena de ganados y carnes, porque debió desprenderse de la hacienda de manera forzada con precios deprimidos en el primer semestre del año.

El mercado de reproductores también sufrió uno de sus peores años, que abarcó los diez primeros meses de 2023.

El productor de toros enfrentó un escenario sumamente adverso, en medio de un proceso inflacionario acelerándose a ritmo creciente, con costos de los principales insumos ajustando en muchos casos por encima de la inflación, así lo demostró un estudio de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

Al mismo tiempo, resultó afectado por el flagelo de la seca que atravesó todo el sector, viéndose obligado a trabajar con una demanda totalmente exhausta que inevitablemente apeló a restringir por completo su nivel de inversión, posponiendo o incluso rescindiendo el reemplazo de toros para priorizar la recomposición de su rodeo núcleo.

Por otro lado, gran parte de los servicios de otoño no llegaron a completarse de acuerdo con lo programado, mientras que los de primavera se vieron demorados por la llegada de las lluvias.

Esto terminó configurando un mercado sumamente pesado, con escasa capacidad de compra por parte de los productores debido a la fuerte descapitalización sufrida durante los meses de sequía precedentes.

En este contexto, el mercado de reproductores terminó ajustando vía precios. De acuerdo a las estadísticas que surgen de las ventas realizadas en los principales remates y exposiciones del país, los valores pagados por los reproductores machos este año resultaron significativamente inferiores a los de 2022.

Medido en kilos equivalentes de novillo, el valor promedio de los reproductores comercializados durante la presente campaña se situó en valores equivalentes  a 1.760 kilos, que, comparado con los 2.500 kilos promedio resultantes de la zafra anterior, marca un retroceso promedio del 30% anual.

Respecto de la comercialización, en una primera etapa, se observaron condiciones muy beneficiosas para los compradores, con mayores plazos de financiación, bonificaciones de fletes, descuentos por pre ofertas y demás condiciones para dinamizar las ventas.

A partir de los últimos tres a cuatro meses, con tasas financieras mucho más elevadas y en un contexto inflacionario en ala, el mercado terminó ajustando significativamente los plazos ofrecidos.

Si bien esto se dio en convergencia con una demanda que comenzaba a activarse nuevamente ante el alivio proveniente desde el punto de vista climático y, en un escenario en cual la hacienda para faena empezaba a corregir sus valores, el mercado de reproductores no logró acompañar esta adecuación de valores perdiendo aún más puntos en esta relación.

En efecto, una relación incluso más directa se ve reflejada en el valor de reposición de un reproductor medido contra el valor de mercado de un toro de descarte con destino a faena.

En los primeros meses de la campaña, el valor de un reproductor – que por aquel entonces fluctuaba entre 1 millón y 1,2 millones de pesos corrientes – equivalía al valor de aproximadamente 5 toros de descarte, considerando un toro de 700kg al valor promedio marcado para la categoría en el MAG.

En tanto que, en los últimos dos meses del año esa misma relación de valores, caída a la mitad, es decir, que con menos de 2,5 toros de descarte era posible hasta las últimas semanas reponer un reproductor para ser utilizado – dependiendo del manejo – en al menos 3 a 4 años.

 

(NAP).

Últimas noticias

¿Cómo hacer para ahorrar $61.000 en marzo con Cuenta DNI?

Rubro por rubro, los porcentajes d descuentos y los topes y los días de vigencia. Quienes forman parte de la Comunidad...

Noticias relacionadas