27.9 C
Nueve de Julio
sábado, 24 febrero, 2024

Junín: La versión del anestesista tras la golpiza que recibió en el Hospital

Una familiar del anestesista Miguel Rosas, que debió ser intervenido quirúrgicamente tras una supuesta pelea ocurrida en el Hospital Interzonal “Abraham Piñeyro”, dio otra versión del hecho ocurrido el pasado lunes, a la salida del quirófano.

Florencia Rosas, prima del facultativo que recibió la agresión, en diálogo con La Verdad, narró los hechos ocurridos tras una intervención quirúrgica en el Hospital, y que involucró a un médico residente: “Fue una feroz paliza unilateral”, aseguró.

“El día lunes al mediodía Miguel recibió la primera dosis de la vacuna contra el Covid. Esa tarde se sintió afiebrado y con dolor de cuerpo por efecto de la aplicación. No obstante, cuando le avisan por teléfono desde el HIGA que tenían una paciente con un probable cuadro de apendicitis para operar y el próximo turno del siguiente anestesiólogo era a las 20 hs, a pesar de que su estado físico no era óptimo, con la voluntad de privilegiar a la paciente concurre al acto quirúrgico”.

Florencia señaló que durante el acto quirúrgico, “el Dr. Rosas no mantiene conversaciones con el residente de cirugía sino únicamente con el cirujano jefe, Dr. Nogales”, y que “en ningún momento se hicieron cruces verbales agresivos entre ninguno de los galenos, simplemente las acotaciones y comentarios habituales de una sala de cirugía que, como médico anestesiólogo, está facultado y es su deber realizar”.

“La cirugía concluye con éxito, sin mayores motivos de mención. El último que sale de la sala es el anestesiólogo porque se queda tratando a la paciente para constatar la recuperación de la anestesia. Los cirujanos se fueron juntos y antes”, que el anestesista.

Sin embargo,  “cuando el Dr. Rosas se retira, se dirige al office privado de los anestesiólogos, de espacio muy estrecho, al que se ingresa con llave porque es exclusivo de ellos, pues allí se reserva un stock de drogas que se utilizan en la anestesia. Miguel tenía su mochila para cambiarse allí y estaba parado de espaldas a la puerta poniéndose unas ojotas. Estaba totalmente desprevenido, cuando irrumpe violentamente el médico residente y lo empuja, haciéndolo caer al piso en donde empieza a sentir los golpes abdominales y como sólo atinó a cubrirse la cabeza con los brazos, el agresor calzado con zapatillas aprovechó para pegarle fuertes patadas en el abdomen y costillas. En ese momento entra el jefe de cirugía, Nogales, separando al residente quien no cesaba de arrojar golpes de manera enfurecida y alevosa”, contra el anestesista.

“El resultado de la golpiza feroz unilateral, que no fue una pelea porque Miguel sólo atinó a defenderse como pudo, es ya conocido. Perdió más de 3 litros de sangre, al perforarse su bazo, el que terminan extrayendo y sufre la fractura de dos costillas. Por fortuna los colegas que lo atendieron no vacilaron en operarlo de inmediato, ya que hubo riesgo de vida”, aseguró la prima del anestesista, que luego de hacer algunas consideraciones sobre las repercusiones periodísticas que tuvo el hecho Florencia concluyó diciendo “de cualquier manera y por encima de todo, aquí existió un delito gravísimo que no puede dejar de ser condenado sin excusas”. (InfoGEI)Jd

Últimas noticias

Cómo prevenir el Síndrome de Burnout: un trabajador quemado o fundido

Desde enero de 2022, con la inclusión por parte de la OMS de este síndrome en la 11ª edición...

Noticias relacionadas