20 C
Nueve de Julio
lunes, 15 abril, 2024

Informática y capacitación en el sector rural

(Por Martin Aboaf Petit de Murat

IBM Senior Programmer – Microsoft Excel Expert Specialist – Certified Microsoft InnovativeEducator / Docente ISEA-SRA, AACREA, Fund. Libertad, CADIA y FEPALE / Asesor Técnico de la Dirección Nacional de Lechería / Consultor)

Los comienzos

 

1974, todavía en el secundario, solía participar de las reuniones del grupo CREA Samborombón que había fundado mi padre entre otros, ayudando a los asesores en su momento Ing. Alberto Lesser y el Ing. Mariano Mendizabal a completar las cartulinas con la información que cada miembro traía sobre su establecimiento y ya ahí empecé a notar que pocas veces esos datos tenían que ver con el negocio en sí, se hablaba de litros, de suplementación, etc., pero pocas veces de dinero y eso, por alguna razón, ya me hacía ruido. Y estaban todos, de alguna forma, enfocados en una carrera productivista que muchas veces no tenía que ver con el negocio en sí, es decir, como hoy sabemos todos, producir mucho a pérdida es también perder mucho, en fin…el tiempo siguió su camino.

Ya en la Facultad de Agronomía de la UBA, descubrí la materia Estadística y, eso sí, fue un antes y un después.Esto hizo que las calculadoras “científicas” me empezaran a motivar más que la química orgánica.

Casi 20 años después, era un clásico “productor de fin de semana”.Finalmente, en 1994, lo que fue toda una patriada, levantar a toda la familia desde Santa Fe y Pueyrredón en Caba, dejando un cargo de gerente general de una empresa, y llevarlos al medio del campo para levantar un tambo bastante alicaído en la zona Abasto Sur y con 10 km de tierra y barro, terminó siendo el comienzo de un camino que, muy influido por la mentalidad adquirida en otras actividades,fuera con la convicción de que contar con información era imprescindible para manejar un negocio, por lo tanto, de la misma forma en que con los años nace el proyecto de mi empresa de servicios y el software Gestambo y los libros y cursos de Excel para el Agro,todo surge, primero, de mis propias necesidades insatisfechas como productor agropecuario, en cuanto al uso de herramientas informáticas, lo que se completa luego, con la idea de compartir esta experiencia para el bien común. Creo que esta sociedad ha ido cambiando y rotando hacia un paradigma mejor en donde “el saber” comienza a pesar, en algunos casos, más que “el tener”, ¡por suerte!

Veamos si no, como ejemplo, la evolución de la agricultura de precisión, en donde el conocimiento, la investigación y su aplicación es lo que han permitido el enorme desarrollo que ha tenido la actividad. Los productores antes no podían ni soñar con cosechas y resultados como los que se obtienen hoy en día gracias al “saber”.

 

Inercias a romper y herramientas para hacerlo

Hoy, en épocas de post verdades, hay una fuerte creencia de que al productor no le interesa la informática y/o la tecnología y, si bien es cierto que se debe romper una fuerte inercia, el problema está más en recolectar y cargar la información que en la informática en sí. Sólo hay que vencer ciertos prejuicios al respecto y es verdad que influye el poco avance en cuanto a comunicaciones en el interior del país y, por lo tanto, al acceso a la tecnología, comparando la situación del campo con la de las grandes ciudades. De todas formas, una frase que repito siempre es que nadie se imaginaría una empresa de Buenos Aires con el capital que tiene hoy una explotación agropecuaria, manejada sin un sistema informático y con personal sin capacitarse.

Esto plantea un escenario complicado, pero también vías de recambio generacional que van a producir otra relación entre el campo y la tecnología y, justamente, creo que debemos acompañar al productor en ese camino.

En definitiva, hay que desmitificar un poco el tema, incluso para que adquiera su real importancia que no es poca. El manejo de la información en cualquier sector, básicamente, nos debe proporcionar herramientas más precisas que nos permitan tomar decisiones en tiempo y forma. Por otra parte, el hecho de usar un sistema, inevitablemente nos obliga a trabajar “sistemáticamente”, por lo tanto: mejor, ya que, al repasar procesos y hábitos que no siempre son los mejores, sin dudas, todo esto redunda en nuevos cuestionamientos y replanteos, por ende,en una mayor sustentabilidad del negocio.

Me han preguntado varias veces porqué Excel como instrumento de traspaso de conocimientos y, como dijimos antes, al tener que acompañar al productor en su camino hacia la adopción de la informática como unaherramienta más en el campose tienen que atender las distintas situaciones personales y tenemos que pensar en herramientas de fácil acceso para la gente.Por eso diseñamos los cursos eligiendo Excel como aplicación básica.

 

Pensando en el teórico “divorcio” entre el productor/profesional y la informática,al estar justamente en ambos sectores, veo las dos partes del problema. La gente de informática debe entender (y ya lo está haciendo), que el agro es el futuro en muchos aspectos y un sector más que interesante para abarcar. Por otra parte, mis ex colegas productores tienen que trabajar para poseer información precisa que, en definitiva, les va a hacer ser más eficientes, más rentables y, por ende, estar máspreparados para afrontar las crisis por las que, seguramente, seguiremos pasando.

 

Estar conectados, aprovechar las herramientas existentes y generar políticas para universalizar su uso

Internet es la herramienta, sin dudas, que está cambiando la forma de trabajar en el campo. Es sólo una cuestión de decisión política. Si no, veamos el proyecto «Ceibal» en el Uruguay o «San Luis Digital», es decir si hay interés y se vislumbran los potenciales resultados, no hay dudas de que, justamente, el campo por sus distancias es el sector que más se va a beneficiar con estas formas de comunicación. Esto lo vimos cuando pensamos en Gestambo y en los cursos no presenciales: teníamos que hacer que esas distancias desaparecieran de alguna forma y hoy yo me comunico con un alumno o un cliente en Perú, España o Tucumán de la misma forma y a un costo muy pequeño. Todo esto contribuye a trabajar con una eficiencia mucho mayor y todo termina siendo ganancia, oportunidades nuevas y un gran impacto social.

Otro ejemplo: Hace unos años me pidieron que pensara en un proyecto que tendiera a evitar las migraciones desde el sector rural hacia los grandes centros urbanos y, justamente, la comunicación era uno de los pilares del proyecto que presenté, que se basa en el reaprovechamiento de las escuelas rurales y que se llama Nodos Rurales. ¿Para qué Pedro se va a ir de su lugar, de sus raíces, si puede ahora enterarse de que Juan necesita tal producto que él puede producir, y viceversa?

Esto permite situaciones inimaginables hace unos años y, además, hace que no se dilapiden esfuerzos en cosas que ya hay o que nadie compra… Todo es saber, todo es información. Ese proyecto fue seleccionado entre los finalistas para el Premio de Compromiso 2.0 auspiciado por la Fundación Idealistas.org y por Microsoft, veremos…

 

Una herramienta fundamental para el cambio: la capacitación y la democratización del conocimiento.

Luego de más de doce años dictando cursos tanto presenciales como a distancia, considero que los resultados han sido excelentes. Por esos años comenzamos con la Sociedad Rural Argentina a través de ISEA y con la Federación Panamericana de Lechería, sólo con los cursos «Excel para el Agro 1» y “Gestión de la Finca Lechera con Excel”, (nacidos como hijos de mi primer libro del mismo nombre) y, con el transcurso del tiempo, he ido incorporando seis cursos más, tanto a distancia como presenciales (Nutrición con Excel, Presupuesto Agrícola, Manejo y control de Stock, Costo del litro de Leche con Excel, etc.),esto a través de otras entidades del sector que han ido incorporando mis cursos como AACREA, la Fundación Libertad de Rosario, Centro Argentino de Ingenieros Agrónomos, etc., etc.

La cantidad de mensajes que hemos recibido de los alumnos nos ha demostrado que el diagnóstico era el correcto. Hay gran avidez en la gente por estas herramientas y, lamentablemente, poca oferta académica, en particular referido a cursos de informática aplicada a las necesidades del sector.Pensemos que aún hoy en muchas facultades de Agronomía y Veterinaria, la informática se ve en forma muy elemental o extra curricular y he comprobado que en varios casos se están usando mis libros como bibliografía.

Siempre mis cursos están basados en la idea de que tengan una aplicación práctica concreta y no irnos por las ramas hablando de cosas subjetivas, por lo tanto, todos ellos tienen el doble propósito de aprender el uso de Excel a fondo, a medida que se arma un módulo perfectamente aplicable a la actividad de cada uno y están dirigidos a estudiantes de carreras afines, profesionales, productores, administradores, asesores, etc. La informática puede ser un fin para mí mismo, pero es sólo un medio para los productores y profesionales.

Lamentablemente esto les llega en general solamente a quienes pueden pagar, por lo que siempre me quedaba el sabor amargo de que pudiéramos, en algún momento, democratizar el conocimiento, generando mejores oportunidades para todos.En 2008 hicimos a pulmón una gira de charlas y donaciones por escuelas agrarias de La Pampa, Entre Ríos y Buenos Aires. 5.500km. de muy ricas experiencias, pero, sin el apoyo de otras empresas o del estado, no es algo que un privado como yo pueda seguir haciendo indefinidamente.

En 2017,uno de mis proyectos fue aceptado y luego impulsado por la Subsecretaría de Lechería de la Nación (de la que fui asesor durante siete años), tuve la excelente experiencia de recorrer casi 20.000 km. pasando por Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, Entre Ríos, Catamarca, Tucumán y Jujuy capacitando en gestión a grupos de pequeños y medianos productores de Cambio Rural Lecheros pudiendo cumplir, aunque sea una parte de mi sueño de hacer llegar a todos el conocimiento y el concepto de llevar registros. Falta unir esto con las escuelas agrarias para que el camino sea completo y abarque todos los ámbitos relacionados con el sector… También debemos asumir que, en ciertas zonas del país uno trata de convencer a los productores de que deben llevar una gestión, aunque sea financiera, para saber dónde están parados y todavía no tienen resueltos los problemas más elementales como, por ejemplo, qué hacer con la leche que producen.¿Podremos continuar y generalizar el programa?

 

Asumir el diagnóstico del estado del manejo de la información en el sector rural

Pensando en el futuro de la informática en el sector, creo que es casi infinito, pero a veces siento que salteamos los primeros escalones lo que hace que el riesgo de la caída sea mayor. Concretamente, ya estamos haciendo que se pueda ordeñar y sembrar en forma robotizada, pero todavía cuesta hacer que un productor lleve sus registros al día.

Hace algunos años nos seleccionaron como empresa para participar del Cuarto Foro Internacional de Capitales de Riesgo realizado en el Hotel Presidente y auspiciado por la Secretaria de Ciencia y Tecnología, la Cámara de Empresas de Software, etc. Una de las premisas fundamentales que nos llevamos del foro fue que la conjunción de alimentos y tecnología es lo que más se busca para invertir en el mundo ya que a corto o largo plazo, el crecimiento demográfico, la falta de tierras, etc. irán trasformando a ese «matrimonio» en el único capaz de hacer sustentable la vida en el planeta. Tenemos que asumir que, en nuestro país, la baja densidad poblacional, la gran capacidad intelectual de nuestros profesionales y el enorme potencial para producir alimentos, nos posicionan en el mejor lugar para el futuro que viene. Pero tenemos que agarrar el toro por las astas y asumir el diagnóstico de que en el sector agropecuario se aprovecha realmente no más del 30% de la información que se genera en él… Sólo pensemos que, recién a partir de 2012, desde mi tarea en la Subsecretaría de Lechería, pudimos conocer por primera vez estadísticas que nos mostraban qué clase de leche producíamos.

Pensando en las diferencias con otros países,en un viaje a Holanda, tuve la oportunidad de entrar en contacto con gente que vive en realidades muy distintas a las nuestras como Uganda, Kenia, Mozambique, India, Armenia, etc., y comprobé que la situación es la misma o peor, existe un serio “analfabetismo” informático en mucha de la gente que tiene hoy en sus manos decisiones importantes en los sectores productivos y,sin información, difícilmente podamos generar las políticas correctas, salvobasados en intuiciones.

En general, en otros países, por ejemplo, de Europa, por tener menos ventajas naturales que en el nuestro, han desarrollado mucho más la tecnología para suplir esas carencias. Tenemos que ser conscientes de que estamos en un lugar de privilegio en el escenario del mundo, sólo es cuestión de asumirlo y de prepararse para ello. Es cierto que llevar registros no va a evitar inundaciones, ni cambios en las cotizaciones del dólar o del mercado de hacienda, pero por lo menos lo que sí podemos controlar debemos encararlo con total responsabilidad y no desperdiciar más oportunidades por «cortoplacismo» pensando de una buena vez en el bien común: si nos va bien a todos, justamente (verdad de “Perogrullo”), nos va a ir bien… a todos.

 

Últimas noticias

Bajan los casos de dengue en Argentina, salvo en dos provincias

En las últimas horas, el Ministerio de Salud de la Nación informó, a través de los informes que fueron publicados en...

Noticias relacionadas