Hantavirus: ¿Qué hay que saber sobre la enfermedad?

El brote de hantavirus que aún no está controlado en Epuyén, Chubut, dirigió todas las miradas a esta enfermedad, que es potencialmente mortal si no se detecta a tiempo. La aparición de nuevos casos positivos en el resto del país causó gran impacto y preocupación. Ante esta situación, es necesario estar informado y evacuar algunas dudas. Aquí, los principales puntos a tener en cuenta sobre el virus hanta.

  1. DESCRIPCIÓN Y SÍNTOMAS:El hantavirus es una enfermedad zoonótica aguda, que se presenta con síntomas parecidos a los de la gripe: fiebre, dolor de cabeza y trastornos gastrointestinales, inicio repentino de insuficiencia respiratoria e hipotensión que puede llevar a la muerte. El periodo de incubación del virus es de una a tres semanas. En Argentina, circulan al menos 10 genotipos diferentes. La cepa de Epuyén no es la misma que la que circula en territorio bonaerense ni en otras provincias donde fueron detectados casos, que son frecuentes en esta época del año en zonas endémicas del país.
  2. ZONAS ENDÉMICAS:en Argentina hay tres regiones endémicas, es decir, donde la enfermedad es frecuente: Norte (Salta, Jujuy), Centro (Buenos Aires, Santa Fe y Entre Ríos) y Sur (Neuquén, Río Negro y Chubut). Dentro de la provincia de Buenos Aires es más común en las zonas rurales, hábitats que pueden ser aptos para la vida del ratón “colilargo” que transmite la enfermedad.
  3. TRANSMISIÓN:se transmite habitualmente por el contacto a través de la saliva, las heces y la orina de ratones infectados. La transmisión al humano generalmente ocurre al introducirse en el hábitat de los roedores en zonas suburbanas y ambientes rurales, y durante el desarrollo de actividades laborales, recreativas, o en lugares cerrados como galpones o depósitos infestados por roedores. La infección dentro del domicilio puede ocurrir por invasión de roedores silvestres en busca de alimento o refugio.
  4. DE PERSONA A PERSONA:en 1996, a raíz del estudio de un brote ocurrido en la localidad de El Bolsón, y que involucró cerca de 20 casos, se planteó por primera vez la evidencia epidemiológica y virológica de transmisión persona a persona, lo que se consideró como un mecanismo excepcional. No está confirmado todavía que ese modo de contagio esté presente en Epuyén pero es la hipótesis de trabajo más probable dado que con la información disponible actualmente, existen casos que no se pueden explicar por otra vía de transmisión.
  5. GRUPOS DE RIESGO:se considera que presentan mayor riesgo de exposición los siguientes grupos de población: 

– Pobladores rurales, camioneros o transportistas, guardafaunas, guardaparques, gendarmes, policía, trabajadores de vialidad, trabajadores municipales, recolectores de residuos, de sectores rurales donde habita el reservorio.

– Turistas, acampantes, pescadores, etc. que ocupan cabañas que han permanecido cerradas o refugios naturales en áreas con evidencia de roedores. 

– Convivientes, familiares directos de la persona enferma, agentes de salud, vinculados a la atención de estos pacientes que no hayan tomado medidas de aislamiento respiratorio y adecuada protección.

  1. POSIBLE MUTACIÓN: en el Instituto Malbrán, el laboratorio de referencia, estudian las características de la cepa del virus de Epuyén, llamada Andes Sur, para detectar posibles mutaciones. Por precaución, la Secretaría de Salud Nacional recomendó no viajar a la zona y los colegios han aplazado el inicio de las clases, previsto para la próxima semana.
  2. PRINCIPALES RECOMENDACIONES:

– Sellar con materiales resistentes (acero, cemento, etc.) todas las aberturas por donde puedan ingresar roedores.

– Eliminar elementos en desuso, que puedan servir como refugio a los roedores.

– Realizar adecuada disposición de basura, en recipientes cerrados con tapa.

– Mantener alimentos almacenados en envases herméticos 

-No dejar restos de alimentos, incluidos los de mascotas, al alcance de los roedores. Lavar en forma inmediata lo utilizado y disponer los residuos correctamente en tarros de basura.

– Previo al ingreso de lugares que han permanecido cerrados, ventilar por 30 minutos, abriendo puertas y ventanas. Posterior a esto rociar con solución de cloro para evitar la formación de aerosoles.

– Mantener despejado, limpio y libre de elementos que sirvan de alimento o refugio para roedores todo el perímetro de la vivienda.

– Desmalezar y mantener el pasto corto, en un perímetro de 30 metros alrededor de la vivienda.

– Acampar en lugares abiertos, donde no existan evidencias de roedores. Siempre ir a camping autorizados.

 

  1. CASOS EN LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES:se producen entre 20 y 25 casos promedio cada año, cifra que varía de acuerdo a las condiciones climáticas y del medioambiente. En 2018 hubo 25 casos, y cuatro personas fallecieron. Las autoridades bonaerenses destacan que el promedio de letalidad es menor que a nivel nacional.

 

  1. CASOS EN TODO EL PAÍS:en el país, anualmente se registra un centenar de casos de hantavirus. El año pasado hubo 93 casos en las provincias de Salta, Buenos Aires, Chubut, Jujuy, Entre Ríos, Santa Fe, Río Negro, Neuquén y Misiones por las cepas endémicas del virus. Murieron 14 personas en Buenos Aires, Salta, Neuquén, Río Negro, Santa Fe y Chubut.
  2. TRATAMIENTO: actualmente no existe un tratamiento específico. Aquellos pacientes con síndrome cardiopulmonar por hantavirus deben ser asistidos en establecimientos hospitalarios, de preferencia con unidades de terapia intensiva que cuenten con asistencia respiratoria mecánica. (DIB) MCH