20.5 C
Nueve de Julio
miércoles, 21 febrero, 2024

Época de siembra de raigrás: beneficios de este verdeo para los tambos

El raigrás es el verdeo invernal preferido para muchas zonas productoras de leche en Argentina y ha sido la especie anual de crecimiento invernal que mayor incremento evidenció, en regiones húmedas y subhúmedas, en cuanto al área sembrada.

Por sí solo garantiza una excelente provisión de pasto de calidad desde mayo hasta septiembre, fecha a partir del cual comienza a elongar buscando florecer.

También se lo puede combinar con avena (mezcla que adelanta el primer pastoreo) y/o con trébol rojo (se alarga el verdeo hacia el verano e incluso -si se deja semillar- tenerlo nuevamente el invierno siguiente).

El raigrás de esta foto se sembró, a razón de 30 kg/ha, el 5 de marzo 2019 y se veía así 15 días después, en Las Marianas, Navarro, BA.

Por su alto nivel de producción forrajera, superior a la avena, es un cultivo que demanda mayor fertilización con nitrógeno (N) y responde muy bien a altas dosis de fertilizante, aún aplicado en invierno (temperatura media mensual 8 °C).

En un ensayo que hiciéramos con Estancia La Luminaria en General Las Heras, Buenos Aires, obtuvimos las siguientes respuestas a diferentes dosis de fertilizantes:

-El caso A, con la dosis habitual (siembra con 140 kg Fosfato Diamónico (FDA)/ha + 360 kg de Urea/ha en 3 aplicaciones después de cada 2 pastoreos) rindió 13.428 kg de materia seca (MS)/ha y costó -a pesos de hoy- 1.716 $/tn materia seca consumida (MSC= asumiendo un 50% de aprovechamiento con el lote con alta producción individual).

-En el caso B aplicamos una fertilización que completara el 100% de los requerimientos del raigrás según análisis químico del suelo (16 ppm de fósforo -P Bray-, 4% de materia orgánica y pH 7 de una Media loma Serie Brandsen, Argiudol franco arcilloso, Capacidad Uso IIIw) con la dosis de N en 6 aplicaciones posteriores a cada pastoreo. El rendimiento fue de un 40% más con respecto al caso A, a un costo de 2.411 $ por tonelada de materia seca consumida.

Es importante tener en cuenta que para lograr estos rindes hay que alargar los intervalos entre pastoreos para maximizar la respuesta al N aplicado (ideal 40-45 días).

La producción de pasto al nivel A de input sólo representó el 6,5% del ingreso leche y aportó el 50% de la comida de las vacas. En cada campaña recomendamos elegir un lotecito donde duplicar el nivel de fertilización habitual para ir avanzando en cada campo con este tema tan importante para los planteos pastoriles. 

 

(Noticias AgroPecuarias)

Últimas noticias

Ganadería: Primeras señales de un cambio de escenario

Pese al cambio de escenario en las proyecciones de la cosecha de terneros, que aparentan ser más moderadas, es...

Noticias relacionadas