17.2 C
Nueve de Julio
lunes, 22 julio, 2024

El arte de recibir en el campo, turismo rural en crecimiento

(Por Mónica Gómez)

Las adversidades son las circunstancias que la vida nos coloca para que salgan a flote nuestra fortaleza. Para que los pilares que hay en nosotros nos guíen como totoraras en los senderos. Las adversidades nos muestran cuan valientes somos y cuanto miedo podemos superar. Al mira hacia atrás una vez superadas nos damos cuenta que la vida nos reconstruye más fuertes, listos para sortear las próximas desventuras.

Trinidad Mujica se presenta así, ella es cocinera, estudio la carrera de gastronomía y hotelería en Buenos Aires, amante del oficio y una gran conocedora de la hospitalidad. Entre las ollas, la cocina y productos que junto a su familia siembran y cosechan en la, huerta son el combo ideal para un día de turismo rural. A partir de sus comienzos en las cocinas de hoteles desarrollo interés en la buenas prácticas para recibir. Aun así, con toda humildad que la caracteriza se reconoce una laburante de la gastronomía. Fiel defensora de los oficios y del trabajo manual que las personas desempeñan de forma artesanal, los identifica con la reminiscencia de nuestros inmigrantes llegando al país con las manos como herramientas de trabajo. Defiende ese tipo de labor ya que siente que son el motor de un país en movimiento. Mas allá del amor que pone al producir alimento, actualmente abre las puertas de su casa para que visitantes se acerquen a descubrir su pequeña casa de campo que se encuentra en Udaquiola , un pueblo sureste de la provincia de Buenos Aires con tan solo 95 habitantes . Caminar por los senderos del campo disfrutar de las cálidas tarde de sol en cada rincón que detalladamente reconstruyen para recibir a cada visita con un cálido abraso. Sentir ese primer saludo, la primera charla con Triny es incorporar un miembro más a nuestra familia. Su recibimiento entre los arboles, las paredes de su hogar que ellos mismos levantaron, cada planta, cada fruta o verdura de la huerta contagia confianza y libertad.

Esta aventurera cocinera es mujer de campo, si bien la vida de la ruralidad no fue la tarea más habitual en su vida si la vive plenamente. Todo lo que tuvo que pasar antes de llegar ahí la hace ser quien es hoy y amar en que se convirtió. Ahora se encuentra viviendo entre moto cierras, arboles ciados, leñas, el campo la tierra, tractores, los caminos su familia y la cocina. Lleva ya 10 años viviendo en la misma localidad, en principio con su hijo mayor siendo un niño, su esposo y coronando con la llegada su pequeña Flor. Cada paso y cada integrante de esta familia llenan la casa de alegría y completo a mí entender el logro de su vida. Los cuatro conforman un bloque, una unidad que pone todo de sí para brindarles a aquellos que pasan por su casa un momento inolvidable, depositan su alma y su trabajo en cada detalle de esos encuentros. Se reconoce como una mujer activa y en movimiento constante y esta característica lleva a que día a día cada recibimiento sea único y especial. Entre la elección del menú, la preparación de las delicadeces a degustar, el recorrido por los senderos y el disfrute del aire libre del campo son los momentos que se atesoran en el corazón de cada visitante.

Después de tantas idas y vueltas por varios rincones de nuestro país Trinidad siente que Udaquiola es su lugar en el mundo y nos invita a descubrirlo abriéndonos las puertas de su maravillo hogar en el campo. Aparte de cocinar y deleitarnos con los productos de su huerta, trinidad también prepara dulces y conservas que son los souvenir de un día distinto para los viajeros. Hoy ella con su receta nos invita a descubrir un pedacito de esas hermosas jornadas.

Mónica Gómez

 

Últimas noticias

22 de julio: Día Mundial del Cerebro: Todo lo que debes saber sobre las enfermedades

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre las afecciones neurológicas que más contribuyeron a la pérdida...

Noticias relacionadas