16.1 C
Nueve de Julio
miércoles, 10 agosto, 2022

EDITORIAL

Hospital-julio-de-Vedia-Nueva1
Hospital Julio de Vedia

El hospital ajusta sus velas.

“Estoy a favor de la verdad, la diga quien la diga. Estoy a favor de la justicia, a favor o en contra de quien sea.”   Malcolm X (1925-1965)  Activista político estadounidense.

 

 

La reciente designación de un nuevo director para el Hospital Julio de Vedia trae paños fríos pero abre un interrogante sobre lo que sucederá en los próximos meses. ¿Sus colegas y el personal en general avalarán su autoridad? ¿Tendrá el suficiente respaldo para redirigir el curso de sus velas? ¿Tendrá la capacidad de liderazgo necesaria? ¿O la coyuntura, las mezquindades y los intereses espúreos ganarán la batalla sobre la salud pública?

Lo que sucede con el hospital Julio de Vedia se replica no solo en toda la provincia sino en el país. Por estos días, el boicot a un resonador magnético, los 25 ascensores que se rompieron al mismo tiempo y las heladeras del vacunatorio que se quemaron en simultáneo en el hospital Posadas, dejó al desnudo el grado de resentimiento y la maquinaria de “mafiosidad” que predominó en las diferentes esferas públicas  en todo el país durante esta última década.

Personal que no cumple, nombramientos oscuros, licencias abusivas, discrecionalidad en los recursos públicos, boicots (cuando no robos) a la maquinaria como al instrumental hospitalario, déficit edilicio y humano y un largo etcétera,  fueron las consecuencias de un largo período en donde la salud pública fue dejada a la deriva. La falta de ejemplos en sus direcciones, la desidia (deliberada o no), y la política que, desde sus lugares más oscuros, utilizó a muchos hospitales como búnkeres de propaganda y/o de “prebendas” políticas, fueron un cóctel letal que hicieron de los hospitales (como también de otros ámbitos públicos) verdaderos estandartes de la injusticia. Pecaban los justos (que debían acarrear con todo el peso de las responsabilidades) a favor de los pecadores, que salían impunes.

Así lo aseguró, aunque con otras palabras, el nuevo director de la Región Sanitaria II, el Dr. Walter Battistella la semana pasada. Las irregularidades se conocen a nivel ministerial (aunque pocas se denuncian públicamente) y hay una firme decisión de revertirlas. “No todos los médicos cumplen del mismo modo”, reconocía. Aunque también aseguraba de que el que no lo hiciera en adelante “se va a tener que ir”. Con el ejemplo de los profesionales médicos se refería también al resto del personal.

A simple vista, los tiempos de cambios que promete el nuevo gobierno nacional intentan subsanar estructuras deshonestas que también jugaron en estos últimos años con la salud pública.

La tarea será titánica. Pero como dijo Abraham Lincoln, la probabilidad de perder en la lucha,  no debe disuadirnos de apoyar una causa que creemos que es justa.

 

Últimas noticias

Se dió el inicio al taller de orientación vocacional y laboral

A través de la Dirección de Educación y la Universidad Popular de la Municipalidad de Nueve de Julio,...

Noticias relacionadas