Destinos: Caribe

(por Cecilia Lastiri)

St Maarten & St Martin

Si hablamos del Caribe lo primero que se nos viene a la mente son sus playas. No estamos equivocados, como en el resto de la región St. Maarten/St. Martin es dueña de esa arena inmaculada y unas aguas tan transparentes que podemos espiar desde afuera lo que pasa adentro. Pero esta isla tiene mucho más para hacer, conocer y disfrutar más allá del sol y el mar.

Para organizar un viaje de una semana, les acercamos una serie de actividades, ideal para aquellos espíritus inquietos o para combinar con la típica estadía de playa.

Pero antes de partir, hay que saber que St. Maarten/St. Martin comparte dos nacionalidades: la parte francesa y la holandesa. No existe una frontera física entre ambos territorios, por lo que las personas pueden viajar libremente entre las dos partes.

Bañada por las aguas del Atlántico y del Caribe, está rodeada por un rosario de islas como Anguilla, St. Barths y Saba, accesibles por ferries.

Seguramente durante el día nos quedaremos en la playa,pero por la tarde, nuestra recomendación es explorar otras áreas de la isla, teniendo en cuenta que en 70 km. de costas se distribuyen 37 balnearios: los del norte balconean al Caribe y los del sur al Atlántico.

Las de parada obligada –del lado francés– son: Long Bay, al oeste, una de las más largas, con un ambiente sosegado; FriarsBay, ya más al norte, visitada por familias, con restaurantes y conciertos por las noches; HappyBay, una playa paradisíaca cuyo ingreso requiere un trekking de 10 minutos; Grand Case Beach, rodeada de restaurantes y con aguas perfectas para practicar buceo (en Creole Rock, frente a Little Beach, otro imperdible); Anse Marcel, con aguas protegidas por una bahía, lo que significa óptimas condiciones para ir con chicos; y OrientBay, ya al este, una de las más frecuentadas por su amplia oferta de restaurantes, hoteles, opciones deportivas y tiendas.

Del lado holandés, merecen visitarse Dawn Beach, situada al este, junto a la marina OysterPond, y enmarcada por cocoteros; Little Bay Beach, ya al sur, un destino de playa único; Simpson Bay, junto al Aeropuerto Internacional Princesa Juliana; Maho Beach, desde donde es posible divisar a los aviones aterrizar en vuelos rasantes al mar; MulletBay, junto al campo de golf; y Cupecoy, ideal para ver la apuesta de sol.

Hay varios destinos cercanos a St. Maarten/St. Martin, accesibles con lancha y que constituyen otros sitios paradisíacos para pasar el día. Además, ya embarcarse representa un paseo atractivo, sobre todo con este mar único.

Pinel Island, al este, es uno de ellos: a 20 minutos de navegación se trata de una isla de aguas prístinas, ideales para hacer esnórquel a pocos metros de las reposeras. Las iguanas son las reinas de este paraje exótico pero encantador, donde se puede entrar en contacto directo con la belleza más genuina del Caribe.

La capital del lado francés, Marigot, es un lindo lugar para visitar después de la playa. De hecho, existe una arteria bonita para caminar que se extiende desde Fort Louis Marina hasta el cementerio e incluye un mercado donde comprar artesanías, frutas y licores.

Allí también se pueden ver las construcciones típicas de madera y colores brillantes, que hoy fueron restauradas y reconvertidas en boutiques de lujo. En materia de compras hay que decir que es un destino libre de impuestos, con un enfoque en el lujo y la moda francesa.

Asimismo, vale la pena darse una vuelta por una de las calles principales, Rue de la République, que exhibe fachadas tradicionales del siglo XIX. El Fuerte Louis, erigido en el siglo XVIII y que ofrece buenas vistas; y la iglesia, son otros destinos recomendados dentro de la capital.

Philipsburg, la capital del lado holandés, exhibe las ruinas de los fuertes y las edificaciones más antiguas de la isla. También se pueden ver las casas de madera de colores.

Es el lugar para hacer compras –libres de impuestos– y disfrutar de la vida nocturna, en particular por sus clubes nocturnos, pubs, restaurantes y sobre todo los casinos.

Las raíces francesas posicionan a St. Martin como el epicentro de la buena gastronomía: incluso en los restaurantes de playa es posible degustar platos de la alta cocina.

Pero Grand Case constituye “el” lugar para disfrutar de los sabores de la cocina francesa. Por eso, después de una jornada de playa, recomendamos una caminata nocturna por este sitio, en particular por el Boulevard de Grand Case, donde conviven restaurantes internacionales con aquellos de la culinaria local. Los días festivos, la cita se completa con música de bandas de jazz y orquestas del Caribe.

Muchas islas paradisíacas se encuentran a corta distancia de St. Maarten/St. Martin, por lo que realmente vale la pena elegir al menos una para conocer.

Anguilla, por ejemplo, está a 45 minutos de navegación: se trata de un paraíso solitario, con espectaculares playas y un mar sosegado. Hay que llevar pasaporte, ya que es otro país, de raigambre inglesa.

Si queres organizar tu viaje a la Isla de StMarteen  , acércate a  Extramuros Viajes  La Rioja 1176 casi Vedia, 9 de Julio   Tel 02317 425025 /425006  o envía tu consulta por mail [email protected]

O visita nuestra web   www.extramurosviajes.com.ar      ¡17 años viajando juntos!