Descubre qué es el sexting y cómo practicarlo

La revolución digital ha cambiado las normas del juego. La sexualidad, por fin, ha explotado y hoy tenemos mucha más información que ha eliminado complejos, traumas y tabúes. La forma de ligar también es distinta. Hoy ya no esperamos a que un amigo nos presente a alguien ni vamos a bares o discotecas con la única intención de tener sexo esa noche. Y sí, la forma contactar con alguien que nos gusta, la manera de mantener su interés, las herramientas para mantener una sexualidad activa (incluso a distancia), esto también ha cambiado.

 

Quizás más de uno recuerde llamadas por teléfono subiditas de tono. Tal vez alguno incluso contactara con una línea erótica con la que poder darse placer gracias a un relato telefónico. Hoy, con los smartphones, todo esto es cosa del pasado. Nuestros celulares ya no tienen límite de caracteres e incluso podemos mandar imágenes y vídeos a tiempo real. Esto ha dado lugar a una práctica conocida como el sexting, que se puede practicar desde con el último ligue que hicimos en Tinder hasta con discretas escorts en BA.

 

Existe mucha confusión en torno al término sexting. ¿Se refiere a texto? ¿Se refiere a imágenes? Lo cierto es que el sexting se refiere al intercambio de mensajes de contenido erótico o sexual a través de smartphones, ya sean en formato texto, audio, imagen o vídeo. Qué sistema utilizar depende de lo inspirados que estemos o de cuán explícita se vuelva la conversación, aunque siempre hay que tener presente que el sexting debe ser recíproco y, por tanto, no debemos mandar mensajes no solicitados ni forzar a la otra persona a seguirnos el juego si no lo desea.

 

Sobre el sexting tenemos ciertos datos de interés que debemos conocer. Algunos estudios demuestran que un altísimo porcentaje de parejas utiliza el sexting como método de comunicación diario, probándose que este hecho tiene una repercusión en su vida sexual, aumentando la frecuencia y la calidad de los encuentros. Por otro lado, debemos tener mucho cuidado con las plataformas que utilizamos para mandar estos mensajes y con las personas a las que los enviamos. La posibilidad de una brecha en aplicaciones no seguras o de que personas a las que no conocemos bien acaben con imágenes comprometedoras en sus teléfonos son dos cuestiones a las que debemos prestar mucha atención si no queremos llevarnos una amarga sorpresa.

 

Ahora, ¿cómo y dónde practicar sexting? El sexting, por un lado, puede ser una efectiva solución para parejas que no vivan juntas o que incluso mantengan una relación a distancia. Es un método efectivo para mantener encendida la llama del placer, así como para sentir más cercana a la otra persona. Por otro lado, determinadas personas (y parejas) utilizan el sexting como un juego previo al sexo con mucha antelación al encuentro sexual. Si estamos en el trabajo, siempre habrá un momento para escaparse al baño y, quizás, mandar una foto picante o algún audio sugerente. O si, por ejemplo, estamos en una cena, dando un paseo o hemos quedado al día siguiente con la otra persona, ¿por qué no jugar un poco y prepararnos para lo que viene?