De Ideas y de culpas

(Por Lic. Hugo Merlo)

Trate de captar la imagen …un señor viene caminando, de repente alguien le tira un tomate que le estalla en su frente, el tipo se da vuelta y a su espalda dice – ¿Quién fue? Parece que los responsables de nuestras desgracias, siempre vienen de atrás, desde donde no las vemos. ¿Es así?,  

Desde 1983, cuando volvimos a la democracia han transcurrido 35 años, y estamos como estamos, que no relato, pero advierto que nosotros “el pueblo / demos en griego” alguna responsabilidad tenemos. ¡El tomate viene de frente! De todo el período democrático, 23 años fueron gobiernos peronistas, con sus variantes Menem, Kirchner y el interregno de Duhalde, el resto Radicales, la Alianza y tres años de Cambiemos, resultado: inflación, pobreza, tasa altísima, recesión….

Algo nos ha salido mal, y los responsables no pueden hacerse los boludos como si nada,                                                                                                                                                  Ud. me comprende… como decirlo de otra manera: hacerse los distraídos, estar en Babia. Es como si nada hubiese sucedido, pero no, ENTENDAMOS que somos en mayor o menor medida TODOS responsables, los que los elegimos y los pusimos ahí y ellos por su manifiesta incapacidad para hacer que la gente viva mejor.

Lo peor que siguen estando los mismos, para muestra, el día de la lealtad, para los peronistas,17 de octubre, escuchamos a Camaño gritando como una desaforada ¡A LA MIERDA CON LOS PROLIJITOS! ¿Qué querrá decir? tendrá algo que ver con el viaje de su jefe Massa a Estados Unidos a decirle al FMI que llegado el caso va a revisar los contratos, esta es una señal de que está lejos de ser presidente. De los que están presos huelgan los comentarios en cuanto a su responsabilidad, si no, diga, Jaime aceptó que se enriqueció con la corrupción en un juicio abreviado y devolverá un yate, un avión y un Dpto. en Av. Libertador. En total unos 40 millones de pesos… Así nos fue… así estamos. Los últimos tres años, mucha garra, optimismo, de a semestres, pero no salimos del pozo. En definitiva todos sabemos lo que pasó en estos 35 años, pero como la vida da nuevas oportunidades, en poco menos de un año hay elecciones. Buen momento para poner el cronómetro en cero y empezar a hacer las cosas bien, no querer construir sobre el fracaso del otro, si no, tener ideas y estrategias que superen.

Por supuesto que hay cosas que mejorar desde lo institucional, por ejemplo la lista sábana. Nosotros los de a pie que elegimos nuestros representantes somos prisioneros de listas sábanas donde no se puede elegir lo que uno quiere si no a granel.

Pero sobre todo y en lo inmediato, indaguemos a los candidatos, que ideas tienen para mejorar, en nuestro caso, la vida de los habitantes de nuestra ciudad, cuáles son sus objetivos, que indicadores nos van a mostrar, que muestren sus equipos de trabajo, el diagnóstico y que sea realista. Empecemos a exigir certeza y no tanta esperanza.

Una buena administración no es una política, es una obligación del gobernante, lo que me tiene que mostrar y tenemos que verlo, es como el manejo eficiente del erario público mejoró nuestra calidad de vida.

Estoy convencido que la época marca que el desarrollo se pergeñe desde lo local y ahí tenemos que exigir.

De nosotros depende, dice el preámbulo de nuestra Constitución, “El pueblo no delibera ni gobierna sino por medio de sus representantes” y eso nos obliga.